Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 16 de julio de 2017

La automatización de los hogares ya no es ciencia ficción

La incorporación de aparatos modernos para tener más confort y seguridad y consumir menos energía es una tendencia que avanza en Mendoza. El fenómeno se llama domótica

Entrar a una casa y que una voz metálica te dé la bienvenida y se disponga a servirte ya no es ciencia ficción. Es toda una realidad. La tecnología penetra cada vez más en los hogares, que hoy se pueden automatizar en Mendoza por montos que van de los $3.000 a los $60.000 o más.

Este fenómeno se llama domótica y tiene tres aspectos fundamentales: reducir el consumo de energía, incrementar el confort y brindar seguridad ante un robo o un incendio.

Básicamente la automatización consiste en colocar un sistema para controlar de manera inalámbrica las luces de la vivienda, la calefacción, las alarmas, el riego, etcétera.

El control inalámbrico se puede ejercer desde el celular. O sea que tirado en un sillón de casa o desde afuera se puede comandar el pulso hogareño.

Y si bien en Argentina es algo más bien incipiente, en otras partes del mundo está consolidado.
"Con la domótica simplificás la existencia en tu casa porque ahorrás energía y recursos: electricidad, gas y agua", explicó Bene Hugues, un ingeniero en electrónica.

automatizacion hogar.jpg

Precios
En internet se venden a partir de $3.000 algunos sistemas sencillos que funcionan con Wi-Fi, aunque hay empresas de Mendoza que brindan paquetes a medida por un valor más elevado.

César Antunes es dueño de una de las pocas empresas que en Mendoza se dedican a la domótica y explica que un kit promedio cuesta $60.000 porque incluye la central con la que el sistema funciona además de los controladores de luces y cortinas electrónicas.

"Ese es, quizás, el paquete que más se coloca. Y usa una tecnología más sofisticada que se llama Z-Wave. Con los de Wi-Fi podés hacer muy pocas cosas. Igual armamos a medida y por ahí se puede arrancar con algo que cueste $20.000 y luego ir sumándole cosas. No son montos significativos cuando construís una casa. En cambio, la revaloriza a la hora de venderla", explicó Antunes, que está próximo a recibirse de ingeniero en electrónica.

Cualidades
"Los sensores de movimiento que tienen estos equipos son de múltiple target. Podés mandar comandos a distintas cosas: luces, sistemas de calefacción, alarmas", dijo Hugues, que está especializado en el campo de la automatización de empresas.

Es que según cuenta Hugues, esto surgió para optimizar los recursos de las compañías. Y luego el avance de la tecnología allanó el terreno para que se replique en las casas.

"En Europa –agregó el ingeniero– este tipo de equipamiento se usa mucho porque las energías son caras. En realidad estás haciendo una inversión que después la recuperás y estás contribuyendo para tener una casa autosustentable".

Las luces y el gas
El confort , que es uno de los pilares de la domótica, viene dado en parte por la posibilidad de comandar todo desde el teléfono móvil a través de una aplicación.

"Con el celular prendés o apagás las luces. Le podés dar secuencias. De hecho los sensores detectan el movimiento y se apagan cuando no hay nadie. Así se evita muchísimo despilfarro eléctrico", dijo Hugues.

Es más: ya vienen focos que tienen adentro un sistema para controlar desde el celular. No se necesita ni siquiera la central.

"En domótica se llaman escenas. Entonces cuando el GPS detecta que el auto está por llegar, comienza una escena de bienvenida: abre el portón y prende las luces de entrada. O lo mismo cuando ves una película, que disminuye la intensidad de los focos", explicó Antunes.

Para regular el gas hace falta un termostato y válvulas automáticas que van en los radiadores. Con eso, desde el móvil o la computadora se puede programar la temperatura.

"Ocurre lo mismo que con las luces: si no detecta movimiento, entiende que no hay personas y cambia de modo para ahorrar energía", explicó Hugues.

Las dos caras de la seguridad
Existe además del uso cotidiano, el modo vacaciones. El sistema pasa a funcionar a "media máquina".

Pero la diferencia con lo que sería dejar la calefacción al mínimo o algunas luces prendidas, es que las luces rotan, lo que da la sensación de que hubiese personas en la casa. A eso se le puede agregar todo un monitoreo y control de cámaras de seguridad y alarmas.

Es aquí cuando ingresa la variable seguridad en el doble sentido de la palabra. Por un lado, las luces y alarmas para disuadir robos y por el otro las alertas si los termostatos perciben temperaturas superiores a las configuradas, que se interpreta como un incendio.

"En ese caso, si están vinculadas las cortinas o un extractor de aire, se abren para evacuar el humo", agregó Antunes.

Combinación
El secreto, dijo Hugues, está en conjugar el ahorro de energía con energías renovables como el uso de paneles solares. "Si combinás todo esto, podés transformar tu casa. El ahorro de energía significa menos consumo, que se puede cubrir con energía solar. Hasta te puede sobrar energía que la volcás a la red. En países de Europa eso está previsto y podés venderles a las empresas que te dan electricidad", dijo el ingeniero, que trabajó en varios países de distintos continentes.

Con el agua pasa lo mismo. Hay sistemas como los tanques biodigestores para reutilizar las aguas grises. Estos tanques procesan y limpian el agua que, por ejemplo, llega de la ducha. Y esa agua después sirve para regar el jardín.

Son dos los efectos positivos: el agua no vuelve a la cloaca, con lo cual no se sobrecarga la red cloacal, y además se reutiliza. A su vez, lo que procesa el tanque se puede usar como abono. Y es un equipo que no usa electricidad.
Fuente:

Más Leídas