Mendoza - Mendoza Mendoza
lunes 03 de octubre de 2016

"La AFIP está empeñada en cambiar su vínculo con el contribuyente"

Alberto Abaca, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) en Mendoza dijo que el blanqueo es una oportunidad para ser prolijos con el fisco.

Alejandro Abaca, director de la Administración Federal de Ingresos Públicos en Mendoza y San Luis, tiene su oficina en el sexto piso de Garibaldi 18 de Mendoza.

En su despacho -en realidad en todo el piso- todo es silencio y todo en los escritorios está prolijamente ordenado.

Las pocas personas que tienen acceso a este sector se manejan con absoluta discreción, como si se tratase de la escena de una película de espías o detectives. Es en este mismo lugar, donde calmado y sereno, el funcionario (resalta que lleva 26 años "en el organismo") hace una defensa acérrima del blanqueo.

"Es una buena oportunidad para ser prolijos con el fisco y quedarse tranquilos", destaca.

–Alberto Abad, titular de la AFIP a nivel nacional, dijo que este blanqueo será el motor de la recuperación económica. ¿Comparte la opinión?
–Si, por supuesto. El blanqueo debe ser el motor del arranque de la economía Argentina. Es uno de los motores que pueden ayudar a reactivar la economía. Pero más que blanqueo, hay que hablar de un régimen de sinceramiento fiscal. Este régimen involucra tres aspectos: exteriorización patrimonial (que es el blanqueo propiamente dicho), moratoria y beneficios para los contribuyentes cumplidores. Este último punto es una novedad que no se había dado antes y, al mismo tiempo, es uno de los puntos fuertes para respaldar éticamente al régimen. Se trata de un gesto para el cumplidor, para que el ciudadano sienta que no es lo mismo cumplir que no cumplir. Esta es la verdadera fortaleza del régimen que se ha puesto en marcha: premia a los cumplidores.

–En la calle está instalada la idea de que este blanqueo, cómo otros en el pasado, está pensado para beneficiar a grandes capitalistas...
–Es un error pensar eso. Muchos ciudadanos, sin necesidad de ser millonarios, tienen algún bien que no han podido declarar en su momento. Este régimen, entonces, es muy bueno para que estos ciudadanos puedan poner prolijidad a su vinculación con el fisco. En la Argentina hay muchos bienes marginales, mantenidos en negro. Y esto es un problema, no sólo para la economía del país, sino también para el propio ciudadano o contribuyente.

–¿Por qué se lanzó ahora este blanqueo?
–Porque a partir del año que viene se piensa establecer una relación distinta entre el ciudadano y el fisco, más fluida y de mayor confianza. Hay que tener en cuenta algunos cambios que se van a producir a nivel internacional con la incorporación de 50 países, y 40 más a partir de 2018, a un sistema de intercambio de información financiera de manera automática. Eso va a reducir las posibilidades de aquellos que llevan sus bienes a ciertos países para escapar de los fiscos.

–¿Esto es producto de la globalización y de cambios en el Derecho Positivo?
–Esto es producto, según se dice, de los problemas que ha causado el financiamiento del terrorismo. A veces, se han utilizados países con secretos fiscales para financiar actividades terroristas. Ahora, se ha tomado conciencia de lo peligroso que resulta admitir cuentas bancarias sin conocer claramente el origen del dinero.

–¿Qué cambios pueden haber en el plano interno?
–Muchos. La AFIP está empeñada en cambiar el vínculo con el contribuyente, se busca que el ciudadano sepa que no es lo mismo cumplir que no cumplir. De hecho, el eslogan de la AFIP, a partir de ahora, es "el valor de cumplir", lo cual es toda una declaración de principios de hacia dónde se va. Se busca poner en valor el cumplimiento.

–¿Cómo ha impactado en términos de recaudación la caída del nivel de actividad económica?
–En lo que a nosotros nos atañe, que son los impuestos nacionales, se nota una meseta. Esto se ha dado, en parte, por un menor consumo por parte de la población y por las modificaciones introducidas en las retenciones e impuesto a las Ganancias. También hubo cambios en el IVA. Todo esto, claramente, ha impactado en la recaudación en términos globales. Ahora, lo que se espera es que, ante una reactivación de la economía, la recaudación se ubique en los niveles tradicionales.

–¿El blanqueo vence el 31 de octubre?
–No. El régimen está vigente hasta el 31 de marzo de 2017. Lo que está bueno tener presente es que el 31 de octubre vence la posibilidad de blanquear dinero en efectivo. Ese dinero, para blanquearlo, hay que hacer el depósito en una cuenta bancaria abierta exclusivamente para este fin. Para ser más finos, en realidad, tendríamos que pensar el 24 de octubre porque los trámites demoran algunos días. Quien tenga que blanquear dinero en efectivo, entonces, tiene que pensar que el plazo es hasta 24 de octubre.

Una ocasión para regularizar la relación con el fisco
Alejandro Abaca, el titular de la AFIP en Mendoza, afirma que el organismo a su cargo "está haciendo un gran esfuerzo" para atender las consultas que tengan los ciudadanos respecto al blanqueo.

"Siempre decimos que el camino más rápido para evacuar todas las dudas es empezar por el micro sitio de la AFIP (www.afip.gov.ar/sinceramiento) porque es muy completo. Allí cada ciudadano puede ver cuál de las opciones existentes le conviene más: si invertir en bonos, o si le conviene otra alternativa", dice Abaca. Agrega que el contador de confianza de cada contribuyente también está en condiciones de asesorar. Y si aún así existiera alguna duda recomienda "que el interesado venga a la AFIP".

–¿La gente de a pie se siente seducida por estas medidas?
–Es una oportunidad para estos ciudadanos. La idea de que estos regímenes están pensados para los grandes capitalistas no es cierta. Hay gente que, por motivos ajenos al fisco, tienen bienes a nombre de otras personas y ahora puede cambiar esa situación.

Fuente:

Más Leídas