Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 24 de agosto de 2017

La adrenalina que se siente cuando se sale para salvar una vida

El Escuadrón III de Búsqueda, Rescate y Tareas Especiales, equipado con los helicópteros SA-315 B Lama, celebró ayer sus 40 años ininterrumpidos de servicio a la comunidad de Mendoza.

Luego de un emotivo acto, en el que entre otras cosas se conmemoró a familiares de militares fallecidos en servicio, el vicecomodoro Cristian Galimberti, jefe del escuadrón, aseguró sentirse "emocionado por un acontecimiento muy importante para toda la unidad y para Mendoza".

Actualmente el escuadrón está conformado por una estructura de seis especialidades: pilotos, mecánicos, personal de comandos, especialistas en grúa, especialistas en carga externa y, desde este año, un perro de búsqueda.

En cuanto a la modalidad de trabajo, es de a dos helicópteros. El número uno o guía es el piloto más experimentado, mientras que en el número dos (llamado numeral), va un piloto acompañado de un médico para el rescate.

Eso en cuanto a la formación estándar, ya que se puede configurar de diferentes maneras dependiendo de la distancia, la altura, el tipo de misión y si es un rescate o se trata de llevar o traer materiales.

El piloto de montaña Santiago Ocampo hizo referencia a la formación habitual y expresó: "El guía generalmente es el que tiene más experiencia y el numeral es el que va atrás, encontrando los obstáculos después que el guía. El hecho de que sean dos tiene el sentido de que hay lugares donde no va a llegar nadie, entonces si uno llega a quedar ahí, el compañero inmediatamente lo saca".

helicoptero-1.jpg
Sereno. Así se muestra Santiago Ocampo a bordo del helicóptero Lama con el que se realizan los rescates.
Sereno. Así se muestra Santiago Ocampo a bordo del helicóptero Lama con el que se realizan los rescates.

Preparación psicológica
Una de las formaciones más importantes para este tipo de pilotos es la psicológica, ya que pueden tener todas las habilidades de manejo necesarias, pero es fundamental tener cierta tranquilidad para actuar en el momento.

"El rescate en montaña es una tarea que tiene implícita la adrenalina de tener que ir a salvar a alguien. La tripulación debe jugar con el tema de decidir dependiendo de muchos factores si arriesga más o no, con lo cual es un tema que se trabaja mucho desde el punto de vista emocional. Hay preparación técnico médica para preparar a la tripulación que realiza esta tarea", explicó Galimberti.

helicoptero-4.jpg

Por último, en cuanto al tiempo que pasa entre un rescate y el siguiente, el jefe del escuadrón dijo que es muy variable. "Nos pasó de que no hemos tenido rescates en meses e incluso años y otras veces que salen varios en pocos días", contó a Diario UNO.

Diferentes tareas
-Evacuación sanitaria , además del suministro aéreo de alimentos y medicinas a poblaciones aisladas por la nieve, o desastres naturales como aludes o inundaciones.
-Rescate de arrieros. A los rescates tradicionales en alta montaña se les suman los de los arrieros y puesteros que quedan varados con los comienzos de las temporadas invernales.
-Instalación de antenas y torres de alta tensión en lugares de difícil acceso, además del soporte a ingenieros y técnicos de distintas instituciones del orden local y nacional.
-Creación de refugios. Y operaciones conjuntas en apoyo con el Ejército Argentino, la Gendarmería Nacional y la Policía de Mendoza en toda la zona de montaña.
Fuente:

Más Leídas