Mendoza - Junín Junín
lunes 15 de agosto de 2016

Junín, copado por miles de chicos en el Megafestival del Día del Niño

El Parque Recreativo Dueño del Sol volvió a ser el escenario de una jornada llena de actividades. Hubo música, juegos, entretenimiento y también, sorteos.

El escenario llegó al fondo del Parque, al extremo norte. Fue corriéndose durante estos seis años, en cada festival, desde el centro hacia atrás. Fue necesario hacerlo así porque se necesitaba cada vez más espacio en el Parque Recreativo Dueño del Sol, de Junín, para que la multitud pudiera estar cómoda. Y, en el VI Megafestival Día del Niño, el escenario llegó al fondo del inmenso predio. Una multitud de personas, miles de niños, disfrutaron a pleno sol del festejo de su día.

"Estoy sumamente feliz. Nos ha tocado un día maravilloso. Este ya es un evento que trasciende las fronteras del departamento", definió ayer el intendente Mario Abed, debiendo levantar la voz para que su respuesta sobresaliera del bullicio.

"Me alegra mucho la ayuda inmensa que nos ha dado el grupo UNO y la Cámara Industriales Panaderos de Mendoza, que hoy trajo 54.000 raciones para repartir gratuitamente entre todos los niños. Esto es maravilloso: ayudar entre todos para un Día del Niño perfecto", sostuvo Abed, quien subrayó: "Mi más profunda felicitación para el empleado municipal, que hace maravillas con este parque".

También con tiempo para participar de los sorteos y repartir pelotas desde el escenario, el jefe comunal dijo: "Rescato de este VI Megafestival, que ya es una marca registrada. Que este evento podemos hacerlo con artistas nacionales y megaeventos, pero también lo podemos hacer totalmente mendocino, con artistas de la provincia, porque evidentemente este lugar tiene ángel. También es destacable que las familias confíen en que aquí pueden disfrutar y festejar seguros y eso hace al éxito de este festival".

En esa frase está la particularidad del sexto: no hubo nombres rutilantes arriba de la escena, pero, si bien los artistas mendocinos se lucieron y cautivaron al público, el gran atractivo fueron las decenas de juegos distribuidos en todo el parque.

Mientras en escena se representaban las obras teatrales Lo que esconden los sombreros (elenco Marabunta, con dirección de la mendocina Gabriela Garro), La Liga Maravillosa (grupo teatral Cajamarca) y Los Guardianes (Obra ecológica); mientras los títeres y los juegos de Adolfo Lanzavecchia, y los trucos del Mago Kelushon generaban la atracción desde las tablas, en el resto del parque, dentro de la carpa estaba el Circo Trópico, un teatro de títeres, en los videojuegos, en la fotocabina; los 30 peloteros inflables gigantes...

Claro, una de las principales atracciones de este año instalada en el Dueño del Sol fue la del parque de diversiones Royal Park, con todos sus juegos mecánicos. "Es una satisfacción pensar que hay chicos que hoy conocerán lo que es subirse a uno de esos juegos, que nunca antes tuvieron la oportunidad de hacerlo. Eso es una gran alegría", dijo el intendente. Todos los niños pudieron acceder a ellos en forma totalmente gratuita, con el único pago de su paciencia para hacer algunas de las largas colas.

A pleno sol
Los ciruelos ya están florecidos en Junín y el sol ayer pegó fuerte. La temperatura estuvo rozando los 28° y los que buscaron descansar un poco de juegos y colas buscaron refugio en cualquier retazo de sombra.

Padres, abuelos y tíos, después de un breve respiro, volvieron al ruedo y otra vez, a que sus niños pudieran disfrutar el día a pleno. Seguro esos niños se desmayaron a las 20 en el primer colchón, cuando regresaron a sus casas. Incluso es probable que ya se hayan quedado dormidos en el auto o en el micro gratuito que la Municipalidad puso para que trasladaran a cada uno desde y hacia a su distrito. Pero ha que contar todo, ya que la discreción no es virtud del periodismo: Muchos padres, muchas parejitas de novios adolescentes que hasta hace poco eran niños y que ahora están comenzando a escribir el currículum del romance, aprovecharon también algunos juegos y se divirtieron como el más purrete de los festejados.

Se vivieron momentos irrepetibles e inolvidables
La tarde del domingo dejó miles de instantáneas. Cada padre, cada madre, guardará las suyas en su memoria para siempre. Será un recuerdo de mejillas rojas y sonrisa enorme. Aquí solo pondremos dos, bien distintas y como mínimos ejemplos.

Una es la de Abel. El niño fue invitado por el clown Martín al centro de la "arena" del circo Trópico. Por primera vez en su vida, ayudado por el brillante artista, hizo malabares con dos platos, girando sobre dos palitos mínimos; mientras sus ojos asombrados casi quedaban ocultos bajo una peluca enrulada.
La otra es la de Martín, un muchachito de 9 años que con la seriedad de un adulto, vendía globos mientras caminaba de la mano de su abuela Ema.

Abel y Martín, cada uno a su manera, vivió el día de ayer bien profundo. Lo recordarán por siempre. Por eso, solamente por eso, ya hay motivo suficiente para festejar.
Fuente:

Más Leídas