Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 02 de diciembre de 2016

José Valerio: "Hay que aceptar opiniones y diferencias, pero respetando los principios republicanos"

Lo dijo en su discurso tras jurar ante el gobernador de Mendoza como juez de la Suprema Corte de Justicia.

Lejos de las calientes frases contra algunos abogados "sacapresos" y de jueces garantistas que "no quieren que los delincuentes esperen sus sentencia en la cárcel", de explicar una y otra vez por qué no incorporaba a una mujer en la Suprema Corte de Justicia que pudiera imprimirle al máximo tribunal de Mendoza una perspectiva de género y de resistir las críticas por el estado de los penales mendocinos, el gobernador Alfredo Cornejo se dio el gusto de tomarle juramento a su elegido, José Valerio, como nuevo miembro de la Corte.

Así, logró darle lugar a un factor clave a su entender: equilibrar ese tribunal dividido entre las concepciones garantistas que velan por el interés de los presos y aquellos que buscan aplicar sanciones más duras para finalizar con la famosa puerta giratoria.

Distendido, con tono conciliador, se tomó tiempo para expresarse y quiso aclarar que no quiere manejar al Poder Judicial, como muchos dicen de forma capciosa o "abusando del off de los medios". Es que para el mandatario, si esa hubiera sido su intención, "habría elegido a alguien de mi riñón político, estando en mi legítimo derecho de hacerlo. Sin embargo, he buscado funcionarios judiciales como Alejandro Gullé y José Valerio, con los cuales tengo amplias simpatías, pero por sus ideas para reformar el Poder Judicial".

Por supuesto, pidió que los jueces sean independientes del poder político de turno, tal cual está previsto en la Constitución, pero "no pueden ser independientes de la opinión del ciudadano común", tras lo cual introdujo una crítica al funcionamiento de la Justicia porque "deja mucho que desear". Aunque suavizó una vez más el discurso, al repetir que no es el único poder del Estado que no funciona como debiera, aún cuando se han duplicado los recursos en los últimos diez años.

Y abogó porque los recursos que hoy están disponibles, sean utilizados de forma más eficientes con las herramientas que la Legislatura ha otorgado.

En el mismo camino, el flamante supremo, agradeció por la designación y concluyó que mejor que la jura, fue todo el proceso anterior vivido, ya que le permitió aprender de todos los que opinaron a favor o en contra de su candidatura, incluyendo el debate abierto en la comunidad mendocina entorno a la Justicia que la provincia necesita.

Valerio también usó palabras como "democracia", "disenso" y "tolerancia" para señalar que todos los puntos de vistas son enriquecedores, dentro de un tribunal que debe administrar Justicia, apuntando obviamente a sus colegas que tienen otra concepción del Derecho.

"Hay que aceptar opiniones y diferencias, pero respetando los principios republicanos, hacer lo correcto y no lo políticamente correcto", recalcó el magistrado.

A su vez, prometió cambiar algunas estructuras dentro del Poder Judicial, que en muchos casos ya son totalmente "anacrónicas", en un gesto de acercamiento hacia los reclamos de Cornejo.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas