Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 05 de octubre de 2016

Hermetismo, colores y misterios de un paisajismo mágico

En camino. Muestra de Marcelo Von Der Heyde.

Marcelo Von Der Heyde viene de mostrarse en diferentes espacios de Mendoza, Buenos Aires y el mundo gracias a su incansable trabajo dentro del taller, ese donde pinta todos los días, dando vida a cuadros plagados de color, hermetismo y misterio. El paisajismo abstracto que profesa en su obra el mendocino de 53 años genera asombro, sorpresa y dudas, provocando que uno pueda pasarse ratos enteros frente a un cuadro suyo, tratando de develar qué es lo que quiso representar, decir o plasmar.

En su nueva muestra, titulada En camino, el creador expone una veintena de obras de las cuales ocho son de formato chico y otras tantas son de formato más grande.

En su obra, las pinceladas nunca significan una sola cosa y pueden tener tantas significaciones como ojos se posen sobre ella. De esta manera, en la serie de obras que expone desde este miércoles en la Galería de Arte de Park Hyatt Mendoza aparecen horizontes, cielos, vegetaciones y desierto de tierra que bien podrían estar inspirados en Mendoza, o no.

Estamos frente al trabajo de un alquimista que convierte el óleo y su visión abstracta en un evento cautivante y mágico para el espectador. Cuadros espontáneos, libres, frágiles y coloridos definen un cuerpo de trabajo que todavía puede evolucionar por caminos insospechados.

En diálogo con Diario UNO, Von Der Heyde habló de su proceso creativo y ofreció más detalles de la exposición que se puede visitar hasta diciembre y que fue curada por Cecilia Romera.

–¿Cómo es esta muestra y de qué va la serie que exponés en esta oportunidad?
–Es la primera vez que trabajamos con Cecilia y elegimos el nombre En camino. Hemos elegido obra de 2016 principalmente, aunque también hay algo de 2015, que iba muy bien con la temática. Sigo explorando el paisajismo abstracto y el abstracto en general. Hay algunos trabajos de gran tamaño, como el de la presentación, que tiene 2 metros por 1 metro y 70 centímetros. Pero hay otros que son de un tamaño más pequeño. Decidí incluir en la muestra una serie de ocho cuadros de pequeño formato, de 45 centímetros por 35 centímetros, que generan una composición original.

–¿Por qué decidiste incluir obras de ese tamaño?
–Es la primera vez que hago obras en composición y de pequeño tamaño. He participado de varias ferias en Buenos Aires y vi que son muchos los artistas que implementan este tipo de formato para vender sus obras así. Es ideal para compradores que buscan adquirir creaciones que no sean difíciles de trasladar, pero que no necesariamente por eso quieren comprar una lámina o una reproducción. Incluso, hay galerías que solo hacen muestras de obras de este tipo, destinadas a este tipo de público. Además, por un valor menor al de un cuadro de grandes proporciones, la gente se puede llevar un original que le guste, ya enmarcado.

–¿Cómo definirías tu proceso de trabajo a la hora de empezar una serie como "En camino"?
–Mi trabajo es muy espontáneo. Desde que tengo conciencia pinto así, tanto cuando era chico y dibujaba en carbonilla, como cuando empecé a pintar con óleos y sobre el lienzo. Pienso en un paisaje, siempre abstracto, y empiezo a imaginarlo, lo que voy viendo es lo que voy registrando sobre la tela. Lo bueno de este tipo de trabajo es que cada persona que luego ve mis cuadros puede interpretar lo que quiera de lo que ve. Le llamo paisajismo abstracto a lo que hago porque se puede interpretar que lo que está frente a vos es un cielo, el mar, agua, tierra, un desierto, lo que sea. No es algo definido y depende de cada persona y su estado emocional o creativo.

–¿Te gusta que el espectador te pregunte acerca de la obra y su significado o preferís conservar el misterio?
–Si me lo piden, me gusta hablar de la obra. No tengo problema, pero más de una vez me pasa que la gente interpreta algo que no es ni cerca lo que interpreto yo. Eso no está mal, es más, es divertido que así sea.

–¿Cuánto dirías que dura el proceso de creación de cada obra?
–Es muy relativo. He demorado semanas con los más grandes y horas con otros porque los terminé rápido. Pinto todos los días y es un proceso cotidiano el de empezar y terminar cuadros.

–¿Cerrás el año con esta muestra o tenés más planes para 2016?
–En noviembre, tengo una muestra en Buenos Aires en el estudio de una diseñadora y arquitecta que expondrá mi obra allí porque le gustó lo que hago. Por otro lado, antes de fin de año inauguro una nueva exposición en una bodega de Maipú. Asimismo, estoy cerrando otra muestra, ya para el año que viene, en una galería de Capital Federal.

–Fuiste alumno de Alberto Thormann, quien falleció recientemente, ¿cómo lo recordás?
–Con mucho afecto. Me acuerdo patente de haber pasado por la Galería Santángelo, leer un afiche que decía que ahí se dictaba un taller y descubrir que era el que daba Alberto. Así empecé a animarme a la pintura, de la mano de él. Después, hice un curso con Martín Villalonga. Me acuerdo que al tiempo los tres pintamos juntos en vivo y expusimos en Genco. Fue una experiencia inolvidable para mí.

En camino
Cuándo: se puede visitar hasta diciembre, en horario de comercio
Dónde: Galería de Arte Park Hyatt Mendoza, (1° piso, Chile 1124, Mendoza)
Consultas al 4411234
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas