Mendoza - Santa Rosa Santa Rosa
viernes 10 de febrero de 2017

Final de una novela: la megaferia La Salada se queda en Santa Rosa

Así lo informó el empresario Jorge Castillo, quien dijo que "yo soy manso, quiero laburar y generar cosas".

Finalmente, después de tantas idas y vueltas y de acusaciones cruzadas, el megapolo de Jorge Castillo La Salada de Cuyo se queda en Santa Rosa.

Así lo informó el empresario, quien dijo que "yo soy manso, quiero laburar y generar cosas". La decisión fue tomada después de llegar a un acuerdo con la Municipalidad de Santa Rosa para regularizar la obra y el funcionamiento de la feria.

"Al final era puro espamento", diría la abuela. Se "picudearon" mutuamente, pero la amenaza de "clausurar" La Salada por parte de la Comuna y la de "levantar todo e irme" por parte de Castillo, terminó en un acuerdo en donde las partes manifestaron su buena voluntad para que la feria continúe funcionando.

"La empresa que presido finalmente ha arribado a un acuerdo con la Municipalidad del Departamento de Santa Rosa a través del cual se pone fin a las divergencias que existían entre las partes", dijo Castillo en un comunicado oficial que difundió por las redes. "En el acuerdo celebrado las partes hemos convenido un plazo prudencial y razonable para organizar, coordinar y regularizar aspectos puntuales que en algún momento fueron motivo de reclamaciones recíprocas", dijo.

Norma Trigo, intendente a cargo de la Comuna y candidata a la intendencia en las elecciones del domingo por Cambiemos, dijo que "él (por Castillo) ya está trabajando en el impacto ambiental, que es lo único que le faltaba; va a hacer la una audiencia pública y en un plazo de 60 días debe entregar el resultado de ese impacto ambiental, para luego proceder a la habilitación".

En diálogo con este medio, el empresario dijo que "es la primera vez que me entregan algo por escrito en donde explican las cosas que hay que hacer" y sostuvo que los ajustes y pasos administrativos para normalizar la situación de La Salada de Cuyo no son algo complejo. "Hay que hacer alguna adaptación en un baño, entregar los planos de una nave que se construirá en el futuro y hacer el estudio de impacto ambiental... y alguna otra cosa menor que no recuerdo muy bien porque no tengo los papeles en la mano", sostuvo.

Además dijo que aún La Salada no tiene conexión habilitada de energía eléctrica. "Estamos enganchados con el medidor de enfrente, que también me pertenece, porque a pesar de que ya entregamos dos veces los planos, no nos han conectado aún", sostuvo.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas