Mendoza Mendoza
domingo 27 de marzo de 2016

Fabricarán en Lavalle bengalas antigranizo

La planta, de origen búlgaro, funcionará en el parque industrial y generará empleo para unas 40 personas inicialmente. Producirá a fin de año lo que necesita la provincia para toda la temporada

Las eternas vigilias de los productores agrícolas, que con la misma cuota de fe intercalaban cruces de sal en el piso y plegarias al cielo para que no cayera granizo, porque las bengalas y los cartuchos escaseaban en la provincia, podrían terminar a fin de año, cuando la empresa búlgara Stroy Project Weather Modification SA comience a fabricarlos en la única planta que par tal fin del país se levanta en Lavalle. Al parecer, las características tormentas graniceras y las demandas que éstas generan han llevado a que otras 3 empresas fabricantes de bengalas y cohetes estén proyectando instalarse en la provincia.

La firma búlgara, que ya comenzó con la construcción del complejo en el parque industrial lavallino, planea una inversión final de $70 millones, generaría en principio unos 40 puestos de trabajo que irán acrecentándose con la producción y no sólo podría abastecer las necesidades de la lucha antigranizo provincial de unas 12.000 bengalas por temporada, sino que a futuro fabricaría también bengalas y cohetes para hacer llover y provocar nevadas.

A fines del 2015, las fiestas de fin de año se vislumbraban negras para los productores locales que a través de los medios de comunicación conocían que a la Dirección de Contingencias Clímáticas (DACC), que comanda el plan de lucha antigranizo, le quedaban sólo 217 bengalas, una insignificancia teniendo en cuenta que para hacer frente a una sola tormenta son necesarias 300. Esa urgencia se fue salvando con puñados que iban llegando a cuenta gotas.

A tal extremo llegó la situación, que el gobierno de Alfredo Cornejo realizó una denuncia en la Fiscalía de Estado por la demora injustificada en la licitación del año pasado para adquirir el stock de bengalas para la lucha antigranizo y para saber si algún ex funcionario no fue responsable a la hora de asegurar la licitación y la provisión del material.

Ese angustiante panorama podría quedar en el olvido, cuando tanto las bengalas como los cohetes comiencen a producirse en Lavalle.

Generar un cambio climático

"La empresa estuvo 12 años buscando el lugar ideal para instalarse y cuando conocimos el proyecto y evaluamos los beneficios, fundamentalmente en cuanto a los puestos de trabajo que generará y que además podrán producir también bengalas para hacer llover y generar nevadas, no dudamos en darles en comodato 40 hectáreas en el parque industrial de la Villa Tulumaya. Ya tienen el aval del municipio y también las habilitaciones de seguridad del Registro Nacional de Armas (RENAR)", confió el intendente de Lavalle, Roberto Righi.

La empresa búlgara Stroy Project era proveedora del Estado mendocino desde hace años y en la temporada pasada recibió una multa por unas fallas en los cartuchos que enviaba desde Europa.

"Las fallas estaban en el material de los tapones de las bengalas que no despegaban bien, y por tanto no liberaban el yoduro de plata en medio de la tormenta. Eso se subsanó porque vinieron especialistas de Bulgaria y repararon unas 1.000 bengalas con las que pudieron terminar la temporada. Con esa multa se cumplió en tiempo y forma, y es más, el Estado mendocino aún le debe a la empresa unos $2.500.000", respondió Alejandro Olaiz, representante de la firma en el país, quien estará al frente de la fábrica que se levanta en Tulumaya.

Tanto las demoras en el envío como las posibles fallas que pudiera tener el producto de resolverían teniendo a la fábrica a 23 kilómetros de la Ciudad, lo que garantizaría la provisión o la reparación casi inmediata.

En ese terreno lavallino ya se construyen las bases de los pararrayos exigidos para la seguridad del lugar, se ha instalado el sistema eléctrico y también el necesario para evitar incendios. Allí se proyectan una planta de 48 metros de largo por 12 de ancho, 6 polvorines de 4 metros por 10 y dos más grandes que también servirán de depósito de 25 metros por 12 de ancho.

Eso se comenzará a construir en abril, cuando el propietario de la firma, el búlgaro Hristo Krousarski, llegue a Mendoza con el capital faltante y dé el visto bueno a la planta.

Presumiblemente la fábrica podría comenzar a producir cerca de octubre, que es cuando comienza la temporada granicera en la provincia, que se extiende hasta marzo de 2017.

"Lo primero será capacitar a la gente, planeamos emplear a egresados de escuelas técnicas que tengan conocimientos químicos. Con ellos creemos que podremos superar la producción de las 12.000 bengalas y unos 10.000 cartuchos, que es lo que viene licitando la provincia para una temporada normal. También desarrollaremos proyectos que ya se implementan en Bulgaria que son bengalas para hacer llover, algo que ha entusiasmado al intendente Righi por ser Lavalle una zona desértica", estimó Olaiz.

Yoduro de plata para hacer llover en el desierto

En la actualidad, cada vez que alguno de los 4 radares de la Dirección de Contingencias Climáticas detecta una tormenta granicera, los aviones Piper Chayenne son los encargados de sembrar en esa tormenta bengalas si se está formando a modo de prevención, o cartuchos si ya es necesario deshacerla.

En ambos casos, el protagonista es el yoduro de plata que sirve para evitar que se solidifique el agua.

En el proyecto que pretende implementar en la provincia la empresa Weather Modification ese mismo compuesto químico se utilizará para hacer llover, algo que podría hacer productivas algunas zonas desérticas de la provincia y modificar también los tipos de producción.

El yoduro de plata es altamente insoluble en agua y tiene una estructura cristalina parecida a la del hielo, que permite inducir la nucleación de cristales de hielo en el sembrado de nubes para provocar lluvia artificial.

"Este sistema se aplica hoy en Texas o Dubai, y sería muy propicio para la provincia. Por un lado se nutrirían nuestros acuíferos, y por otro beneficiaría nuestros campos ganaderos. ¿Por qué no pensar que podríamos crecer en producción ganadera y dejar de importar?", lanzó Oscar Astorga, titular de la Dirección de Agricultura.

"Así mejora la oferta y se ahorra tiempo y gasto de traslado"

"Para el plan de lucha antigranizo es muy beneficioso que se instalen empresas que lo fabrican acá, porque eso mejorará la oferta y vamos a ahorrarnos el gasto y el tiempo de traslado. Para dar un ejemplo, hoy compramos a una empresa de Estados Unidos, que fabrica en Dakota del Norte. De ahí hasta Ezeiza el producto tiene que contar con 13 autorizaciones para llegar a Mendoza", evaluó Oscar Astorga, director de Agricultura y Contigencias Climáticas.

El funcionario precisó que luego de sortear las entregas parcializadas de bengalas y cartuchos que había pactado la gestión anterior, tiene previsto para esta semana lanzar la licitación para duplicar la cantidad adquirida históricamente que rondaba las 12.000 bengalas. "Lo hemos propuesto como prioridad, porque la temporada anterior fue descomunal la cantidad de tormentas que tuvimos que enfrentar por el fenómeno de El Niño. Por eso este año vamos a adquirir unas 25.000 porque lo que está en riesgo es la producción y el producto no es perecedero, con lo cual se puede usar hasta 3 años después. Acá hay que tener presente que el granizo no espera", aseguró.

Sin embargo, Astorga recordó que este sistema de lucha antigranizo que se aplica en la provincia tiene una eficacia estimada del 30%, es decir que logra controlar sólo ese porcentaje de tormentas graniceras de las que se forman.

Otra opción para los productores es el seguro agrícola, pero por el costo –unos $350 por hectárea– de unos 20.000 agricultores, solo 4.400 están adheridos a ese sistema.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas