Mendoza Mendoza
lunes 11 de abril de 2016

Expo Tatoo: "Ya hay en esta ciudad más de 100 tatuadores"

Durante 3 días se realizó en el Le Parc la tercera edición de esta convención "de un arte en progreso"

Marta Quiroz falleció a los 60 años y su retrato quedará eternizado sobre el pecho de su hijo Carlos Castro (34). El joven aprovechó la Expo Tatoo, en el Espacio Cultural Julio Le Parc, para grabarse una foto del rostro de su madre. "Mi vieja era todo, qué mejor forma de llevarla siempre conmigo", dice mientras que el chileno Roberto González (27) continúa inyectándole tinta.

También tiene una imagen de su hija Rocío en el brazo. "Me lo hice cuando era bebé, ahora ya tiene 7 años", confiesa el mendocino que lleva cuatro horas sentado en el mismo lugar, para que Roberto logre plasmarle la imagen de Marta. "Me vine desde Santiago por el fin de semana para poder participar en este evento", cuenta el tatuador sin sacar la vista de la piel de su cliente.

La escena se multiplica cincuenta veces, es decir, por cada uno de los puestos que formaron parte de la tercera edición de la convención, que reúne cada año a los amantes de los tatuajes. "Hace nueve años había unos 10 tatuadores en Mendoza ahora hay más de 100 sólo en la capital", describe Tony Marín (47), uno de los organizadores de la exposición que arrancó el viernes y cerró ayer.

"El tatoo es un arte en progreso, con distintas categorías. Antes las técnicas eran muy simples con dibujos realizados en grandes trazos, planos y con pocos contrastes. Ahora hay un realismo impresionante, dibujos en 3D e infinidad de colores. Los tatuadores de esta provincia no tienen nada que envidiarles a los de Europa. Hay un profesionalismo impresionante", destacó Marín.

Según este emprendedor, para entender el clima de la exposición hay que remontarse a la relación que existe entre los motociclistas y los tatuajes. "Son dos actividades que van de la mano", explica quien además es miembro del club de motociclistas Hellers Angels, que tiene un importante puesto de venta de ropa y otros accesorios además de sus propios profesionales en el arte de tatuar.

A pocos metros de Marín, Fabricio Fioreti (37) trabaja trazando líneas muy minuciosas para dejar sin errores el retrato de la batalla de los cinco ejércitos descripta en el libro El Hobbit. "La verdad es que me apasiona mucho Tolkien. La imagen la tomé de un dibujante norteamericano que ilustra juegos de cartas y es muy fiel a la historia del libro", cuenta Juan Salvadores (25), que atiende una ferretería en Malargüe y aprovechó el fin de semana para venir hasta el Gran Mendoza.

Encuentro joven
Durante tres días se concentraron distintas actividades en el hall central del espacio cultural ubicado en Guaymallén. Tocaron bandas de rock en vivo, hubo sorteos, concursos, entrega de premios al mejor artista en diferentes categorías, venta de indumentaria y artículos relacionados a la cultura urbana. En diferentes locales se realizaron exposiciones, charlas, demostraciones y cursos.

El emprendimiento fue una iniciativa de Big Red Machine Mendoza para promocionar los tatoo, el turismo y la cultura. Según los organizadores, contó con la participación de unas 2.000 personas por día. "Es bueno que la gente de Mendoza viva esta experiencia y pueda conocer este arte, además de sacarse tabúes", dijo María Nievas (26) desde uno de los stands.

Participaron en la expo unos 100 tatuadores de Mendoza, otras provincias y también del exterior. Hubo gente de Buenos Aires, Chubut, Córdoba, Santa Fe, Rosario, San Juan y de países como Chile, Brasil, España y Uruguay. "Hay un crecimiento exponencial de esta práctica, antes nadie se animaba y ahora todo el mundo está tatuado", contó Ángeles Berros (28), espectadora del encuentro.
Fuente:

Más Leídas