Mendoza Mendoza
domingo 02 de octubre de 2016

"Este Gobierno aún está pagando el resultado de las farras anteriores"

El jefe de la Cámara Baja dirigirá el primer debate de un Presupuesto diseñado enteramente por Cornejo. Cómo conciliará con el peronismo para conseguir su aprobación

Además de haber sido el presidente del bloque radical en Diputados durante los años en los que gobernó el PJ la provincia, Néstor Parés fue quien comandó el grupo opositor que más cepos financieros le puso al gobierno de Francisco Pérez. Hoy, al radical oriundo de Las Heras, le toca dirigir la Cámara de Diputados y está frente a un gran desafío: lograr que el peronismo acompañe el primer Presupuesto genuinamente elaborado por el gobernador Alfredo Cornejo, que viene con déficit.

Esta vez, no alcanzan las mayorías simples: cada voto de la oposición cuenta.

Parés no es un político de utilizar eufemismos. Va siempre "al hueso", pero entiende que la Legislatura es un lugar para priorizar el diálogo y generar acuerdos. A estos menesteres se abocará en esta última parte del año, en la que tiene que conseguir aprobación de la pauta 2017.

–¿Qué estrategia va a plantear para mantener un diálogo con un peronismo tan dividido, sobre todo porque para obtener la aprobación de un presupuesto con déficit, necesitan esos votos?
–Este es un problema para el radicalismo. Algunos nos dicen que a nosotros nos conviene que el peronismo no tenga conducción.

–¿Y no es así?
–Le aseguro que no porque no hay un interlocutor y esto complica mucho los temas en los que hay que lograr consensos amplios.

–Sin embargo, ¿usted tiene buena relación con el peronismo?
–Desde que asumí como presidente del bloque, cuando éramos oposición, siempre prioricé el diálogo y siempre prioricé la sinceridad. No me gustan las agachadas y no las hago. Si yo digo: "Vamos a ir para allá", es porque vamos a hacer eso.

–Digamos que su intención no es "hacer pasar el río con botas" a la oposición.
–No, no me parece políticamente correcto. Por eso, he construido una buena relación con el Frente para la Victoria, porque siempre me manejé así. Y con más razón ahora.

–No es usual que un Presupuesto ingrese en setiembre.
–La intención es que haya tiempo para el debate priorizando los acuerdos.

–¿Van a echar mano al recurso de los intendentes?
–Se critica mucho el tema de que recurrimos al diálogo con los intendentes. Creo que el peronismo esperaba, con los intendentes, una relación como la que el ex gobernador Francisco Pérez tuvo con los nuestros. Permanentemente ignorándolos, como sucedía con Cornejo cuando era intendente de Godoy Cruz. Hoy el gobernador es el que primero dialoga con ellos. Hay que entender que tienen que gobernar sus comunas y que el diálogo es necesario. El Gobierno se ha puesto al día con todos los intendentes por igual, haciendo un esfuerzo. A ellos esto los ha hecho reflexionar.

–Además, necesitan el dinero para gestionar.
–Obviamente, tienen obligaciones con sus comunas, entienden de qué se está hablando cuando se habla de la cosa pública. Presupuesto y seguridad son temas de la agenda pública que a ellos también los afectan en sus departamentos.

–Sabemos que la Legislatura es la caja de resonancia de las internas y los problemas políticos, ¿esto en un punto se vuelve difícil de manejar?
–Hay que reconocer que nos afectan estas situaciones. El miércoles el PJ tenía cierre de listas. No se pusieron de acuerdo. Y esto, quieras o no, termina siendo importante para los acuerdos a los que hay que llegar dentro de Poder Legislativo. Por situaciones como esta es que le decía que no es bueno para nosotros que no haya un interlocutor válido dentro de la oposición.

–El punto es que para algunos sectores del PJ, parte de la debacle financiera del gobierno anterior tuvo que ver con que ustedes se negaron sistemáticamente a darles esa herramienta.
–En política como en la vida, tenés que ver la película completa. El primero y el segundo presupuestos de Pérez se aprobaron con el endeudamiento que pedían. Pero cuando empezamos a ver lo que se venía, todo cambió.

–¿Cree que si durante el 2014 y 2015 le hubieran dado la posibilidad de endeudarse al gobierno de Pérez, se hubiera despilfarrado ese dinero?
–No tengo la menor duda. Creo que a cada sector que iba a reclamarle algo a Pérez se lo daba sin pensar en las consecuencias. Y hoy, ese ex gobernador no sé si puede salir a comprar al almacén de la esquina de su casa. Se despilfarró y el primero que tironeaba se llevaba algo. Empleados públicos por doquier, gastos improductivos. En la Cámara voy a terminar diciembre pagando los sueldos, con la misma plata que se utilizó el año pasado, pero asumiendo el aumento paritario. Y puedo hacerlo. Se podía achicar.

–El contexto electoral también pesaba en todo eso.
–Sí, pero no hay que desconocer todo lo anterior. Este Gobierno aún está pagando el resultado de las farras anteriores. Sería buenísimo pedir dinero para hacer obra pública, hospitales, caminos, pero todavía tenemos que equilibrar los sueldos.

–¿Cuál piensa que fue el principal problema del gobierno anterior?
–En política, no saber ejercer el poder es más peligroso que no saber administrar. Pérez no ejerció el poder. Ese fue su principal error político. Un Estado no sólo se destruye por mala administración, sino por falta de conducción.
Fuente:

Más Leídas