Mendoza Mendoza
domingo 15 de enero de 2012

“Este año vuelve lo más tradicional de la Fiesta de la Vendimia”

El director del espectáculo Acto Central, Alejandro Grigor, apuesta a recuperar con Te miro… Vendimia de colores las raíces en la celebración.

Por Fabián Sevilla

Crítico de las transgresiones sin sentido y defensor del retorno de lo tradicional. Así se considera Alejandro Grigor (39), director de Te miro… Vendimia de colores, el Acto Central 2012, quien para llegar a ese puesto hizo escuela en fiestas departamentales y renovando su pasión por la “magia y lo misterioso” que, según él, le genera el Teatro Griego.

Mientras otros comenzaron en Vendimia como bailarines o actores, Grigor arrancó en 2004 como director. “Siempre miré fiestas desde atrás, como parte de la producción o colándome con amigos que eran artistas –explica–. Así pude descubrir y aprender cómo era ese universo. Pero desde siempre soy un apasionado de la Vendimia”.

–¿Cuánto de apasionado?
–Cuando era muy chiquito, mis padres no podían pagar la entrada para ir al Teatro Griego. Me escapé y me encontraron en El Challao. No les quedó otra que llevarme y pude ver el espectáculo desde los cerros.

–¿Por qué parece tan importante la Vendimia para vos?
–Siempre tuvo para mí algo misterioso, mágico y cada vez que estoy en el Teatro Griego siento eso.

–¿Cuál es el desafío de ser el director de esa magia y misterio?
–Lograr que el público se sienta protagonista y parte. Partiendo del libreto, más los músicos y artistas conseguir que se vaya con un mensaje en positivo.

–¿Y cuál es “ese” mensaje en Te miro… Vendimia de colores?
–Cuidar lo que tenemos y a nosotros mismos, aprender a mirarnos nuevamente y reencontrar así algunos valores. De eso nace el paralelismo que haremos entre los colores y los valores. Uno de esos valores a recuperar es el sentido de “fiesta”.

–¿Qué pretendés con tu fiesta?
–Que el público, especialmente el mendocino, se vaya con el pecho engrandecido porque su fiesta es imponente, maravillosa y reúne los íconos que nos dan identidad.

–¿Qué será lo distintivo?
–Trabajaré sobre dos columnas vertebrales: la tradicional y la más moderna, pero amalgamadas. La Vendimia va creciendo en tecnología, pero el mendocino quiere volver a escuchar temas musicales que ya han sido olvidados o la aparición de la Virgen de la Carrodilla novedosa pero respetuosa.

–¿No es más de lo mismo?
–Hago el parangón con el Carnaval de Río, siempre es lo mismo porque se lo respeta desde la raíz y la idiosincrasia del pueblo que lo celebra. La Vendimia nos muestra de una manera distintiva al resto del mundo. ¡Qué bonito sería escuchar decir que los argentinos son sinónimo de Gardel, Maradona, Mercedes Sosa y la Fiesta de la Vendimia!
–¿Sos consciente de que quien siempre se lleva los palos es el director?
–Me acostumbré gracias a las Vendimias departamentales que dirigí. Me sirvió la crítica de algunos periodistas y también aprender a entender lo que le pasaba al público en cada cuadro de una fiesta.

–¿Qué sorpresas has preparado?
–El personaje masculino que relata la historia y el femenino, que es un símbolo muy importante para el mendocino. También el modo en que se irán recorriendo las distintas épocas de la historia local y cómo irán surgiendo los colores a los que referencia el nombre del espectáculo.

–¿Y en cuánto a lo visual?
–El retorno de las cajas lumínicas tradicionales, que estaba perdiendo espacio, y el uso de los cerros como escenarios.

–¿Qué habrá desde lo tecnológico?
–Habrá algo muy grande que va a mirarnos a todos desde arriba… Pero en síntesis, vuelve la fiesta, lo más tradicional de la Vendimia.

Fuente:

Más Leídas