Mendoza Mendoza
domingo 09 de octubre de 2016

Estatales no quieren el bono sino la apertura de paritarias

Desde ATE y el SUTE dicen que lo que necesitan es un aumento, ya que esa suma en negro no incide en el salario. En Mendoza lo recibirían los empleados de comercio, de la industria metalmecánica y los bancarios. Rondaría los $2.000

La góndola de un súper local se va llenando. Una empleada ordena varios adornos para el pino de Navidad y mientras acomoda pieza a pieza divaga si ella este fin de año recibirá algún bono que le permita soñar con poner regalos en su propio árbol navideño. Esa empleada de comercio, algún bancario y posiblemente alguien que trabaje en la industria de la metalmecánica aplicada a la agroindustria sean de los pocos mendocinos que podrían recibir un bono que ronde los $2.000. El Gobierno nacional –debe responder un pedido de la CGT– evalúa darlo a jubilados y beneficiarios de planes sociales "sin desfinanciar al Estado".

En cambio, los estatales mendocinos, cuyos gremios siguen pidiendo reabrir paritarias, deberán conformarse con una "pequeña ayuda navideña", según la calificó el propio gobernador Alfredo Cornejo, aclarando que "no hay posibilidad de agregar más recursos a la planta de personal".

Un hueso duro de roer
Mientras el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, lanzaba un tibio "estamos haciendo números para ver qué se puede hacer" para pagar el bono de fin de año que había reclamado la CGT, en Mendoza a Martín Kerchner, el ministro de Hacienda de Cornejo, le rechinaban los dientes de sólo pensar que la Nación decidiera pagar un bono –se especula con que podría ser de entre $800 y $1.000– y con eso obligar a las provincias a imitar el gesto.

"Habrá que ver el monto para ver si es posible o no otorgarlo. Hay que recordar que en la provincia tiene mayor impacto porque tiene más personal en los servicios que prestan educación, salud y seguridad, con un alto insumo en recurso humano. De cualquier manera no podemos especular hasta que no haya definiciones nacionales. Igualmente hay tiempo para hacer un análisis serio", acotó el mendocino, que debería multiplicar el aumento por los 132.242 empleados que hoy conforman la planta estatal.

En tanto, ATE y SUTE, los gremios que representan a la mayoría de los empleados públicos, coincidieron en que ellos van a insistir en la apertura de paritarias. "Necesitamos un aumento para recuperar el poder adquisitivo que nos licuó la inflación", acotó Adrián Mateluna, titular del gremio docente.

Raquel Blas, histórica referente de ATE, sumó: "Nuestros aumentos han quedado 10% por debajo de la inflación actual y un bono de fin de año no resolvería eso, porque además sería una suma en negro que ni repercute en el básico".

Comercio: suba y monto fijo
Después de una larga discusión para definir el incremento para la segunda mitad del año, la Federación Argentina de Empleados de Comercio y Servicios, que nuclea al sindicato local, pidió el viernes un aumento del 20% y luego discutir un bono de fin de año, pese a que la CAME ofrecía 15% y una suma fija de $2.000, algo que fue rechazado.

"Esto no es un bono de fin de año, es lo que habíamos pactado para este semestre. Después discutiremos el bono según las necesidades de nuestro sector. No es posible que el Gobierno o la CGT vengan a definir un bono universal, porque se debe discutir por actividad. Nosotros por ejemplo el año pasado conseguimos bonos de fin de año con los supermercados que rondaban los $2.200", apuntó Guillermo Pereyra, titular del Centro Empleados de Comercio.

Análisis de empresarios locales
Obligados por la iniciativa nacional, los empresarios mendocinos, nucleados en la Unión Industrial Mendocina (UIM), analizaron esta semana quiénes podrían otorgar un bono navideño y quiénes no. Sobre la mesa se puso el deterioro de la situación económica de algunos sectores y el hecho de que el Gobierno nacional no haya cumplido con las previsiones inflacionarias para este año, con la presunción de que tampoco lo haga para el 2017.

"Aquí hay distintos niveles de actividad económica con situaciones diferentes. Por ejemplo tal vez aquellas empresas que prestan servicios con maquinaria para la agroindustria (a bodegas o galpones) que vayan a comenzar la cosecha puedan pagar algún bono, pero no así el sector vitivinícola o el petrolero, que viene golpeado y tiene altos salarios. Por eso hemos decidido darle libertad a cada empresa para que lo pague", adelantó Julio Totero, titular de Asinmet e integrante de UIM. De otorgarse un bono podría ser de una suma similar a la del año pasado, de $1.400 en dos partes, admitieron.

Para el empresariado, el bono podría ser viable si es que la Nación decide otorgar alguna exención impositiva a quien lo pague.

Negro panorama vitivinícola
"Esta ha sido la peor cosecha de los últimos 56 años", comenzó alertando Carlos Iannizzotto, gerente de la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas Argentinas, al ser consultado sobre si el sector vitivinícola evalúa pagar algún bono de fin de año. El también vicepresidente de la Confederación de Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro) puntualizó: "No lo veo factible para el pequeño y mediano productor. La verdad es que hay un fuerte problema de suspensión de trabajo y el objetivo es frenar eso. Si bien ha habido tonificación de precios, algo interesante para la vitivinicultura, también hay quienes no han cosechado". Aunque abrió una posibilidad al decir que "de darse, tal vez lo pueda pagar el sector agroindustrial".

Hay que recordar que el año pasado el sector no otorgó bono de fin de año.

Bancarios amenazan con paro
En las actuales condiciones, todo hace suponer que quienes más chances tienen de incrementar sus ingresos hacia fines de mes son los empleados bancarios. Es que en su paritaria firmada en abril acordaron una cláusula por la cual las empresas se comprometían a que si la inflación superaba el aumento que recibieron del 33%, volverían a abrir paritarias.

"Eso es lo que estamos pidiendo, ya que se calcula que la inflación terminará el año en el 45%, nos deben ese desfasaje. Por eso enviamos ya tres notas (la última fue el jueves) al Ministerio de Trabajo para que convoque a las partes y reabra las paritarias. Nosotros no queremos un bono como si fuese un regalo de los empresarios que debemos agradecer, estamos pidiendo entre 10% o 12% que son un poco más de $2.000 para el bancario que recién se inicia", explicó Sergio Giménez, el referente del gremio en Mendoza.

A modo de presión, estos empleados ya definieron asambleas y cese de atención durante tres horas de atención al público para los días 18 y 19 de este mes y, adelantándose a lo que estudia la CGT, un paro nacional para el 28.
Fuente:

Más Leídas