Mendoza - Malargüe Malargüe
domingo 13 de agosto de 2017

Estación Espacial Malargüe, la única antena en América

Le ganó la pulseada a Chile para ser la tercera de la Agencia Espacial Europea, en el mundo, que estudia el espacio.

Debía estar ubicada en el continente americano. Y bien al sur. Ese fue, apenas, uno de los puntillosos requerimientos que tenía la ESA (Agencia Espacial Europea) para poner la DSA 3. El motivo no era menor. Después de haberdesembarcado con grandes antenas en Australia (DSA 1) y España (DSA 2), la tercera vendría a ser la pieza clave para alcanzar una cobertura en circunferencia de 360º para sondas de espacio profundo, que suelen operar a más de 2 millones de kilómetros de la Tierra.

Dicen que, primero, hubo en carpeta 20 ciudades latinoamericanas como alternativas donde montar la imponente antena de 35 metros de diámetro. Después de estudios que llevaron más de dos años, las opciones se redujeron sólo a dos destinos: Chile y Argentina. Finalmente, la elegida fue una zona desértica a 40 kilómetros de la ciudad de Malargüe. Allí la estación se sometió a pruebas durante 2012 y entró en pleno funcionamiento en 2013.

Según anunciaron en ese entonces, el territorio mendocino cumplió los requisitos relativos a capacidad, condiciones geológicas del terreno y limpieza del espectro radioeléctrico.

Mendoza y toda Argentina lo celebró: no sólo entraron en la selección de países que juegan en primera en la exploración del espacio, como Estados Unidos, la Unión Europea, China, Rusia, India y Japón, sino que también accederían a otros beneficios. Como contraprestación, se acordó que los científicos argentinos usaran el 10% de la antena que al término del comodato (de 50 años) sería 100% nacional. En los acuerdos, el Gobierno nacional también tenía que avanzar en algunas obras específicas, como la pavimentación de la ruta 186 y la ampliación de una línea eléctrica.

Sobre eso, autoridades de la agencia europea volvieron a hacer hincapié en una reciente visita en la que se anunció la modernización de la antena, ante nuevos desafíos.

Desde Mendoza ya se recibió información de la nave Rosetta y del descenso histórico de su robot Philae a la superficie de un cometa y de otras misiones como Venus Express y Gaia.

Ahora, la DSA 3 participará en los próximos años en la búsqueda de rastros de vida en Marte con la nave Exomars 2020 y será clave para las misiones que buscarán que el módulo BepiColombo llegue a Mercurio; que se inspeccione Júpiter y sus lunas con la nave Juice y de que se ponga en el espacio al telescopio Euclid para buscar materia oscura y energía a 10.000 millones de años atrás en el tiempo.
Fuente:

Más Leídas