Mendoza - Luján de Cuyo Luján de Cuyo
sábado 23 de abril de 2016

Está en Mendoza el joven que unirá Ushuaia con la Quiaca

Solidario. El desafío es transitar toda la ruta 40 corriendo a lo largo del país y reunir un alimento por kilómetro.

Para Martín Rodríguez (25), hubo un antes y un después del pico de estrés que sufrió el 28 de agosto de 2014. En las más de 6 horas que estuvo inconsciente caminó más de 10 km hasta llegar a las sierras de Tandil, ciudad en la que vive. Esa noche debieron internarlo en un hospital, donde soñó que corría por una ruta. Eso lo llevó, apenas se recuperó, a planear el Desafío Solidario por la Ruta Nacional 40, en el que busca unir a Ushuaia con la Quiaca. "Fue el día más triste de todos, pero también el más lindo porque fue el del sueño que empezó a hacerse realidad", recuerda este profesor de Educación Física en su paso por Mendoza.
Es que su hazaña, la de correr más de 5.000 kilómetros uniendo Argentina a lo largo empezó a cumplirse el 19 de octubre. Hoy lo encuentra atravesando la provincia, más específicamente el Valle de Uco, enlazando desde la Patagonia hasta Cuyo.
"Es la provincia más grande en población que voy a cruzar y marca la salida de suelo patagónico después de 5 meses. En el tramo hacia Malargüe fue lindo ver el paisaje con los volcanes y hasta San Carlos llovió. Pero en Pareditas cuando salió el sol y pude ver la cordillera frontal, el Cordón del Plata, quedé alucinado", aseguró Rodríguez luego del recibimiento que la Comuna tunuyanina organizó en la plaza departamental, a donde llegó acompañado de atletas locales. Mañana estará en Ugarteche, el lunes pasará por Luján y el martes, por Ciudad.
Para poder correr y al mismo tiempo trasladar su equipaje, Martín lleva consigo un carro en el que carga agua, comida, ropa, botiquín, caja de herramientas y un anafe.
La modalidad que adoptó para avanzar es que cuando las distancias superan los 30 kilómetros, de una ciudad a otra, hace sólo esa cantidad de metros diarios y va acampando en el lugar más seguro que vea, en la coordenada en la que se encuentre. Cada 7 u 8 días hace un descanso de una o dos jornadas.
Según su hoja de ruta, la idea es llegar el 20 de julio a La Quiaca, después de 9 meses y 1 día de viaje. Estos y otros tantos detalles más son los que va apuntando en un diario personal, además de los sentimientos que le ha despertado la experiencia.
"He podido valorar mucho lo simple. Hay dos cosas que me marcaron: de Tierra de Fuego a Santa Cruz agarré por Chile y el viento me voló el colchón. Entonces, hubo días que dormí sobre las piedras. Uno ahí valora lo simple de una ducha, el dormir cómodo y cuando después de 5 meses volví a ver a mi familia que me esperó en una ciudad", aseguró quien, para el 2017, ya se ha planteado como objetivo regresar a Mendoza para correr en el Aconcagua.
Al momento de hacer un balance acerca de lo que ya ha vivido y de lo que resta por alcanzar, el tandilense también reflexiona acerca del poco apoyo y los impedimentos que encontró durante su preparación, asegurando que fue lo que lo impulsó a concretar su anhelo. "Como profesor de Educación Física y teniendo alumnos y gente que sabe lo que tuve que pasar y que ven que igual lo logré me permite que los eduque con el ejemplo. Eso me pone muy contento", cerró.

Próxima parada: luján.

Mañana el atleta llegará a Ugarteche y desde allí, partirá el lunes a las 9 hacia al centro de Luján de Cuyo. El Municipio estará apoyando la iniciativa y acompañándolo. Llegará alrededor de las 12. El martes correrá hasta la Ciudad.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas