Mendoza Mendoza
viernes 13 de octubre de 2017

Esperan que las ventas por el Día de la Madre repunten desde este viernes

Dicen que las condiciones climáticas, el efecto Chile y el escenario económico han provocado una merma en el consumo respecto a otros años. Recibirán a los clientes con novedades y beneficios.

Se viene el Día de la Madre y los comerciantes esperan llenos de expectativas que las ventas en sus negocios repunten de una vez. Y es que a diferencia de otros años, los clientes se acercan tímidamente a las vidrieras para conocer las novedades de temporada y propuestas para agasajar a las mamás en su día.

Después de un recorrido por una docena de locales del microcentro, los testimonios de diversos vendedores reiteran lo mismo: "No hay plata en la calle, las ventas están detenidas, los esposos e hijos están cuidando el bolsillo más que otras veces".

También dicen que las condiciones climáticas no los han favorecido, ya que el Zonda de la semana pasada y la lluvia y el frío de esta se transformaron en motivos más que suficientes para que la gente se mueva lo mínimo por el centro.

El efecto Chile, por el cual cientos de mendocinos cruzan cada fin de semana la frontera para comprar más barato, también es otro de los argumentos que esgrimen para describir su situación. Se quejan de que los alquileres son altos, al igual que los impuestos, y de que el escenario económico nacional no los favorece.

Para contrarrestar esta tendencia apuestan a las tarjetas de crédito y a las cuotas. El Ahora 3, 6 y 12 es la mejor oferta que proponen. Asimismo, han repuesto vidrieras y estantes con mercadería nueva. Hay productos en saldo, promociones de 2x1 y descuentos en la combinación de varias prendas.

Los rubros zapatería, indumentaria, bijouterie, lencería, carteras y libros siguen siendo, en ese orden, los más elegidos para regalar. Las opciones en ningún caso son inferiores a los $200. Un comentario que deslizaron varios de los empleados entrevistados es que muchos hijos y maridos, para no arriesgarse a traer el obsequio equivocado, han hecho "una vaquita" familiar y son las mismas madres quienes van a comprar.
Fuente:

Más Leídas