Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 05 de enero de 2017

Escandaloso cierre de un apart hotel de primer nivel en Mendoza

El San Suites, que funcionaba en calle Mitre 753 de Mendoza capital, dejó de operar. Varios turistas que lo habían contratado se enteraron al llegar.

Camilo Leiva llegó este miércoles por la mañana con su familia desde La Matanza, Provincia de Buenos Aires. De profesión abogado, arribó a Mendoza con la ilusión de iniciar unas inolvidables vacaciones. Ya en tierra mendocina se dirigió hasta el edificio Millennium , donde funciona el apart hotel San Suites, en calle Mitre 753. Allí había contratado el servicio de hotelería. Se alojaría en uno de los departamentos del edificio.

Entonces sucedió lo impensado: el apart hotel ya no prestaba servicios. Camilo Leiva, quien había pagado con tarjeta de crédito $15.000 por por siete días de estadía, estaba literalmente en la calle. Horas después, consiguió un departamento en el mismo edificio pero cuyo alquiler tuvo que pagar aparte.

No fue el único caso de los vacacionistas damnificados que se vivió en la coqueta propiedad que se destaca en las alturas de Mendoza capital, por sus ventanales azul celeste.

En la puerta, mientras Leiva y su familia veían qué hacer, con las valijas en la mano, una protesta gremial contra la empresa San Suites denunciaba una presunta estafa contra los trabajadores de la firma.

Una decena de empleados ya no podía ingresar al inmueble a cumplir con su labor de hotelería.

Su situación es apremiante. Como expresaron a Diario UNO, les deben tres meses de sueldos y el aguinaldo.

Veinticuatro horas antes, la firma San Suites había perdido 15 de los 18 departamentos que administraba en categoría de apart hotel.

Los propietarios de los departamentos habían incautado las llaves, actas de escribanos mediante, por las deudas de varios meses que San Suites tendría con ellos, sobre la renta que les toca por la explotación turística y también por las expensas.

De la firma poco y nada se sabe. Dicen que nadie apareció en el Millennium a dar explicaciones.

El edificio tiene 120 departamentos y fue construido por el empresario Mario Groisman. Él lo levantó, consiguió la habilitación para que el inmueble operara para servicios turísticos hoteleros, vendió las unidades habitacionales y tomó la administración de la explotación turística para quienes quisieran participar del negocio. Algunos dueños contrataron y otros se fueron a vivir allí.

Años después, Groisman vendió la administradora, operación que se repetiría varias veces con los sucesivos dueños. La última vez fue en agosto del año pasado, cuando quedó bajo control de Matías Robustti, presidente del directorio de San Suites SA y Robertino Richardi, director suplente, según dio cuenta el titular del sindicato de UTHGRA (Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina).

Ellos serían los titulares de la administradora que no dejó rastros, según los empleados, quienes esperan en la puerta del edificio por sus salarios como también los propietarios, que quieren cobrar lo que dicen que se les debe.

Sin trabajo ni plata a fin de año
Uno de los empleados afectados por el conflicto y que prefirió resguardar su nombre, contó a Diario UNO que "nosotros trabajamos para San Suites prestando el servicio de hotelería en los departamentos que están disponibles, pero la empresa hace nueve meses dejó de pagar los aportes, hace seis dejó de pagar las expensas y hace tres los sueldos".

"Obviamente -continuó- si no pagás las expensas al propietario con el que la administradora contrató el departamento para explotarlo turísticamente, te lo quita porque para él es una inversión y no le estás cumpliendo el contrato".

El trabajador explicó que "como la mayoría de los propietarios le quitaron los inmuebles a la administradora , a esta le quedaron muy pocos y por reglas del consorcio, esa cantidad les impide manejar la recepción y el housekeeping", que es el servicio de limpieza y arreglo del hogar.

Entonces indicó: "Al parecer la han expulsado del edificio y nosotros en consecuencia no podemos entrar a trabajar ni tenemos lugar dónde hacerlo. San Suites por su parte no nos ha informado ni notificado dónde presentarnos a trabajar, tampoco nos ha despedido o suspendido. No sabemos dónde están".

Cuando se le consultó a la decena de trabajadores si habían reclamado ante la Subsecretaría de Trabajo por la morosidad salarial, admitieron con pesar que no lo habían hecho: "No intervino la subsecretaría porque nos llenaron de promesas, creímos en ellos, que teníamos que aportar nuestra parte para levantar el hotel, nos hicieron creer que entre todos íbamos a sacarlo adelante pero nos mintieron y vaciaron todo".

El gremio intimará
Por su parte, Humberto Montivero, titular de UTHGRA señaló que "los trabajadores han sido víctimas de la mala gestión de la administradora a la que los propietarios le han sacado los departamentos".

Anticipó que "si no hay solución inmediata nosotros vamos a mandar cartas documento contra la administradora y solidariamente contra los dueños de los departamentos porque ellos también eran parte del negocio de la explotación hotelera".

Los dueños también reclaman
Del lado de los propietarios, el titular del consorcio del Millennium es Diego Calvo, quien a pesar de estar de vacaciones, ordenó a una escribana recuperar las llaves de los departamentos que estaban bajo administración de San Suites.

Así lo contó a Diario UNO, Martín Villegas, quien es propietario pero que personalmente no tiene ningún vínculo con el servicio de hotelería que ofrecía San Suites.

Aun así, sabía lo que estaba ocurriendo: "Los dueños de 15 de los 18 departamentos en manos de la administradora les quitaron los inmuebles porque ellos me contaron que no les pagaban las expensas, les adeudaba varios meses de la renta por la explotación y en algunos casos les habían pagado con cheques sin fondos".

Aclaró que "San Suites no fue expulsada del edificio. El titular del consorcio, Diego Calvo le pidió a mi esposa que es escribana, que hiciera un acta y tomara posesión de las llaves porque la empresa había hecho abandono del lugar, situación de la que ni los empleados, a los que conocemos de hace muchos años, estaban realmente enterados".
Fuente:

Más Leídas