Mendoza Mendoza
martes 29 de noviembre de 2016

Escándalo en la reunión de padres del instituto de Carrodilla

Los progenitores de los chicos que asisten a ese colegio estuvieron en el edificio de calle Boedo, Luján. También se hicieron presentes directivos, funcionarios de la DGE y gente de la fiscalía.

La reunión de padres en el instituto Próvolo de Carrodilla comenzó en un altísimo clima de tensión. Amontonamientos, empujones, defensa de algunos docentes por parte de los padres, acusaciones a los gritos y la presencia de funcionarios de la Dirección General de Escuelas (DGE) "para escuchar".

Mientras se organizaba la reunión de padres en el instituto Próvolo -en cuyo hogar se produjeron aberrantes abusos sexuales- se vivieron momentos de caos, desorden y reclamos a los gritos. Algunos padres intentaban diferenciar a los docentes del colegio de los implicados en el caso del internado, mientras otros reclamaban que no han sido escuchados en ocasiones anteriores.

"Yo quiero que condenen a todos los culpables, pero muchos de los docentes han hecho milagros con los chicos acá" gritaba una madre en la entrada de la sala de reuniones mietras era cuestionada por otros. Después de tensas discusiones el clima se equilibró.

Luego llegaron funcionarios de la DGE, entre ellas la subsecretaria de Planeamiento Educativo Emma Cunietti, quien explicó que la reunión sería a solas con los padres, sin presencia de la prensa, ya que se darían los nombres de menores y, por ley, está prohibido que se difundan a través de los medios.

La DGE quiere escuchar a los padres

Cunietti dijo que en primer lugar quieren "escuchar" a los padres y que su función es "defender los derechos de las personas que estén afectadas y ver la forma de ayudarlos".

Luego explicó que el instituto Próvolo se divide "por un lado en el hogar, en el cual no tenemos participación, y por el otro en la escuela, para la que tenemos que hacer que los chicos terminen las clases el 7 de diciembre".

Cunietti detalló que hay padres que quieren sacar "ya" a los chicos de la escuela y que hay otros que quieren que terminen el ciclo lectivo. La funcionaria destacó que la DGE dará respuesta en ambos casos, por lo que consideró que se podrá llegar a una normalidad.

La funcionaria informó que hay "restricción de acercamiento para que ninguna de las personas sospechadas puedan acercarse a los niños o a los padres. Esto se ha planteado a partir de la fiscalía".

La escuela está intervenida, un hecho sin precedentes

Se ha instruido un sumario administrativo de la DGE, a su vez un sumario pedagógico para instalar la sede de supervisión dentro de la escuela para ver cada caso y charlar con los padres. Es un hecho inédito porque la DGE hizo la intervención en un ente totalmente privado. "Los chicos no corren ningún riesgo, por eso estamos dando la cara" explicó el director de administración del Gobierno escolar.

Entre los padres, aproximadamente unos 50, surgieron diferentes reclamos. Algunos son papás de alumnos que ya egresaron y que se solidarizaron con la conocida y aberrante situación. Otros dieron testimonios acerca de "deficiencias de directivos, docentes y psicólogos" de la escuela que funciona en el instituto que solucionaron desde el momento en que se llevaron a sus hijos.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas