Mendoza - Mendoza Mendoza
viernes 27 de mayo de 2016

Escándalo del Zoo: "No estamos seguros de lo que informaron y podrían haber informado muertes inexistentes"

Lo dijo Eduardo Sosa, jefe de Gabinete de la Secretaría de Ambiente de Mendoza.

Sin poder confiar en los informes que el equipo de veterinarios del Zoológico de Mendoza proporciona sobre el estado sanitario de los animales, las muertes de los ejemplares, el momento en que ocurrieron y los motivos por lo que sucedieron, el Gobierno de la provincia decidió ir contra estos profesionales y denunciarlos ante la Justicia penal para que sea en ese ámbito donde la verdad sea develada.

"La verdad es que se mueren los animales y no tenemos muy claro qué hace el equipo profesional de veterinarios, de lo que nos están diciendo", dijo Eduardo Sosa, jefe de Gabinete de la Secretaría de Ambiente de Mendoza.

La medida fue una reacción frente a las heridas cortantes y de bala que presentó el ejemplar hembra de hipopótamo, que tienen varios días de antigüedad pero que fueron descubiertas por la directora del Zoológico, Mariana Caram, durante un recorrido hecho el martes por la tarde, en vez de haber sido informado por los profesionales del paseo.

Además, Ambiente inició el trámite administrativo para separar temporalmente de sus labores a los 8 veterinarios que integran el equipo, en vista de que podrían entorpecer el accionar de investigadores de la Unidad Fiscal de Investigación en Materia Ambiental, o los veterinarios de la Policía Federal, o la que tendrá en marcha un grupo de especialistas de otros zoológicos del país convocados para evaluar la situación sanitaria de los animales y las condiciones de infraestructura del paseo para contener a los 2.138 animales que hoy habitan ese lugar.

Las duda sobre todo lo que pasa puertas adentro del Zoológico ha ganado la parada, y fuera del tiroteo que existe entre el gremio ATE y los funcionarios de Ambiente –se acusan unos a otros de ser negligentes, de alentar espurios negocios o de tramitar una venganza política por no lograr instalar un proyecto propio para manejar una caja de $24 millones– lo cierto es que todo está bajo sospecha. Ni siquiera el lugar de la última morada de Draculín, la pantera macho que falleció hace diez días, es seguro, ya que también el Gobierno de Mendoza dice desconocer dónde fue enterrado el animal y si realmente lo sepultaron entero o sacaron provecho de su preciosa piel.

En este plano, Sosa aseguró que "de ser necesario" harían la exhumación de los cuerpos para verificar que los animales hayan muerto tal cual indicaron los veterinarios en su momento, "ya que no estamos seguros de lo que informaron y podrían haber informado muertes inexistentes".

El problema no es sencillo, ya que no todos los animales se entierran, algunos incluso son incinerados.

Pero la mayor debilidad es la calidad endeble de los registros: las novedades se anotan en un cuaderno con hojas numeradas, a veces a mano, a veces pegando una hoja A4 con un escrito de computadora.

Esas novedades pueden ser comunicadas a la dirección en el día, o no. A veces se hacen semanalmente, otras mensualmente. Tampoco es costumbre de ningún director del Zoológico visitar la sala de necropsias para verificar con sus propios ojos las defunciones, según detalló el veterinario Oscar Ríos.

Las reacciones
Al poner en tela de juicio el accionar de los veterinarios, cuando ya han fallecido alrededor de 64 ejemplares y es muy posible que las muertes continúen, por las condiciones generales en las que viven los animales, las reacciones no se hicieron esperar.

La primera fue la de 4 particulares que se constituyeron en querellantes de la causa ( entre ellos el abogado Oscar Mellado) y el Gobierno para que se determine fehacientemente las responsabilidades sobre las reiteradas muertes.

La segunda es la contradenuncia que hará ATE contra Sosa y Caram por hacerlos responsables del ataque al hipopótamo y porque presumiblemente no han actuado conforme a sus obligaciones como veterinarios.

"Les exigimos que rectifiquen o ratifiquen sus declaraciones en contra de los trabajadores del Zoológico, si no es así los vamos a denunciar en la Justicia penal por injurias y queremos que sean ellos los que respondan con sus bienes", indicó Daniel Baroni, delegado gremial de ATE en Parques y Zoológicos.

Por otra parte, el dirigente desmintió que ATE esté atacando a la gestión por no haber podido imponer su idea respecto al futuro del Zoológico, ya que "ese proyecto nunca se discutió porque se lo presentamos al gobierno anterior, trabajamos con las organizaciones ambientalistas que ahora nos critican y finalmente se abrieron para hacer el ecoparque".
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas