Mendoza - Colesterol Colesterol
lunes 26 de septiembre de 2016

Es alto el consumo de calorías, sodio y grasas en mujeres en época de lactancia

Informe. Lo demostró un estudio realizado por la Universidad Maza y el Lagomaggiore. El dato es alarmante, ya que perjudica la salud de la madre y la calidad de la leche.

Un estudio realizado por la Universidad Maza y el Banco de Leche Humana (BLH) del hospital Lagomaggiore mostró que un alto porcentaje de mujeres en período de lactancia presentó una excesiva ingesta de calorías, grasas y sodio.

Así, la encuesta realizada en la maternidad del nosocomio arrojó que de 164 mujeres encuestadas, 78% presentó consumo excesivo de calorías, el 80% exhibió un excedente en la ingesta de grasas totales y el 87%, de grasas saturadas.

Otro dato alarmante es que el 77% de la muestra superó el consumo recomendado de colesterol y se obtuvo que el 83% pasaba la media de sodio estimada para la población en cuestión.

También hay algunos nutrientes que se presentan en niveles inferiores a los recomendados, como es el caso de ácidos grasos poliinsaturados (en el 55% de las mujeres) y de ácidos grasos monoinsaturados (93% de las participantes).

El mayor déficit de micronutrientes en Mendoza se manifestó en el consumo de vitamina D, donde el 86,6% no alcanzó a cubrir las recomendaciones diarias.

"Esto afecta la calidad de la leche que se le da al bebé; sobre todo incide el tipo de grasa que consume la mamá. Por ejemplo, no es lo mismo que ingiera Omega 3 que grasa trans", explicó Jésica Díaz, encargada del Espacio Amigo de la Lactancia Materna de la UMaza y nutricionista del Banco de Leche Humana.

El tema de calorías –dijo la nutricionista– afecta a las madres en índice altos de obesidad y el sodio incide en el riesgo cardiovascular. "En los bebés esta alimentación deficitaria no cubre requerimientos como para que sea una leche de calidad con todos sus nutrientes".

Aconsejó que la dieta sea variada, que se evite los panificados, las gaseosas, los fiambres y se incorporen verduras y frutas.

"A través de la educación se puede revertir esta situación, aunque es difícil muchas veces por la situación económica y social de muchas familias".

Un alimento indispensable
El período de la lactancia es el más exigente –desde el punto de vista nutricional– en la vida de una mujer, ya que aumentan los requerimientos de casi todos los nutrientes, incluso por encima de las necesidades que se presentan en la etapa de embarazo.

Por eso se insiste en lo fundamental que es la alimentación con leche humana, única capaz de garantizar el aporte nutricional, inmunológico y emocional al bebé.

Por este motivo la ciencia no pierde de vista los análisis y estudios sobre la temática.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) establece tres categorías para conocer si la leche de las mujeres se encuentra bien nutrida o no, en base al promedio adecuado. Si un mineral o nutriente presenta una adecuación igual o inferior al 89%, hay déficit; si en cambio se encuentra entre el 90 y el 109%, la situación es normal, y si supera el 110%, se considera que hay un exceso.

Participación de los alumnos
Esta investigación no es la única en la que participan como becarios estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Nutrición de la Universidad Maza, ya que desarrollan numerosos estudios en los distintos campos de esta disciplina. Actualmente hay trabajos sobre obesidad mórbida, influencia del tipo de alimentación en el envejecimiento del organismo, cualidades de la yerba mate, entre otros.

En cuanto a la lactancia materna se llevan a cabo diversas acciones con la cátedra Nutrición Materno Infantil, en la que los estudiantes de 2º año visitan el Banco de Leche Humana y participan en charlas sobre la temática.

Además, distintos grupos de estudiantes han realizado encuestas a madres en período de lactancia para el desarrollo de sus tesinas de la Licenciatura en Nutrición, en las que se evaluaron diferentes componente de su alimentación.

También la Universidad Maza cuenta con un Espacio Amigo de la Lactancia Materna, en el que las mujeres que estudien o trabajen en la casa de altos estudios y se encuentren en período de lactancia pueden extraerse su leche con las comodidades necesarias y resguardarla de la forma adecuada hasta la finalización de su horario laboral.

Equipo
Jésica Díaz (nutricionista del Banco de Leche Humana), Cecilia Llaver (decana de la Facultad de Ciencias de la Nutrición), Estela dos Santos (docente de la UMaza), Daniel Flores (docente), Natalia Ramos Lombardo (nutricionista), Luis Argés (jefe de Servicio del Banco de Leche Humana), Paola Vega y Paula Sosa, becarias de los proyectos.

78 % de las mujeres que incluyó la encuesta presentó consumo excesivo de calorías, y el 80% exhibió un excedente en la ingesta de grasas totales.


Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas