Mendoza Mendoza
domingo 12 de junio de 2016

Entre el picnic de Macho y el tímido rebrote del PJ

Mendoza, otra vez noticia. El papelón del dirigente de ATE alcanzó interés nacional. En la UNCuyo, el peronismo vio la luz.

Otra vez un sacudimiento popular originado en la mañana radial de Mendoza, aunque por distintas razones.
Poco antes había respondido a la Balada para un pozo, canción mordaz de Los Cumpas que daba cauce al malhumor general de la población por el pésimo estado de la red vial.
Ahora fue por la extensa entrevista en radio Nihuil del dirigente de ATE Roberto Macho dando explicaciones por su indecoroso yantar, junto a su familia, en el supermercado Walmart de Las Heras.
La pieza de Los Cumpas, que aún hoy sigue rodando por la red de redes y por la blogosfera, tuvo un alto impacto local.
El sketch de Macho, en cambio, alcanzó un súbito interés nacional (en línea con las muertes en el Zoo). Afuera, igual que dentro de la provincia, no podían dar crédito a lo que veían, gracias a las cámaras de seguridad del establecimiento, pero, sobre todo, a lo que escuchaban.
Macho, hablando sin contención ni coherencia, se hundió a sí mismo.

El pez por la boca muere
El episodio del clan Macho podría haber sido un hecho intrascendente, infinitamente menor.
Es probable que no hubiera motivado, siquiera, un escueto comentario en las páginas interiores de cualquier diario.
Daba para un capítulo de Los Simpson, siendo generosos.
Siempre y cuando, claro está, Macho, tras el flemático y sonriente picnic familiar en los pasillos de Walmart, al ser reconvenido en forma pertinente por el personal hubiese aclarado las cuentas rápidamente y, con humildad, hubiese pedido disculpas.
O sea, lo que correspondía.
Pero no.
Macho, primero, intentó hacerse el zonzo, luego fue tirando bolsitas a su paso, pagó a regañadientes y, finalmente, tras ser descubierto por la prensa, ensayó una bizarra explicación fundamentada en confusas persecuciones que nada tenían que ver con su bochorno gastronómico en el interior del comercio.
El santarrosino Sergio Salgado, al igual que otros políticos nacionales en deuda con la Justicia, esgrimió una similar coartada de base conspirativa que le dio poco rédito.
Huelga continuar argumentando sobre el incidente.
La opinión de un "compañero" peronista, el diputado Jorge Tanús, cierra el círculo: "Papelón de Roberto Macho. Una figura pública debe ser y parecer intachable. No hay excusas. Y si uno comete un error o se equivoca, es mejor disculparse".
Según el filósofo Julián Marías, el refrán completo expresa: "Por la boca muere el pez y el hombre por la palabra".

Alegría peronista en la UNCuyo
Hubo otra noticia que no fue el título principal en los portales de noticias con caracteres en tamaño catástrofe. Tampoco duró varios días su explosión de baja intensidad.
No obstante, el PJ lo vivió como si hubiera ganado un título del mundo.
Hablamos de las elecciones intermedias en la UNCuyo, donde sacó el 55% de los votos contra el 45% del oficialismo, que lidera el rector Daniel Pizzi.
Como ha ocurrido en otros actos comiciales, cada bando eligió un argumento para darle un matiz positivo al resultado.
El radicalismo, por ejemplo, dijo que festejaba haber obtenido 10% más que en 2014.
Hasta el gobernador Alfredo Cornejo aportó su cuota interpretativa al señalar que el resultado "está mal leído porque juntan a toda la oposición como un solo opositor, cuando no lo es".
Pero es precisamente la intervención del propio Cornejo lo que más ínfulas le dio al peronismo: "El hecho de que Cornejo haya ido a votar le levantó el precio a la elección", dicen sus analistas.
Y añaden, de manera reflexiva: "El gobernador creyó que iban a ganar y le terminó saliendo mal. Fue un exceso de optimismo que sólo se fundamenta en las encuestas que le vienen arrimando. Nosotros caímos una y otra vez en esa trampa".

¡Por fin una!
Interpretaciones aparte, para el PJ el rédito obtenido en la Universidad fue como ver una luz al final del túnel. Luz pequeña, por ahora, como la que ve la vicepresidenta Gabriela Michetti. Pero luz al fin.
Fue como una caramañola con agua fresca luego de una larguísima travesía en el desierto.
Es que el PJ venía de perder todas las elecciones todas desde 2013 hasta ahora.
Y si bien lo de la UNCuyo no alcanza una gran repercusión popular sí implica, sin embargo, un hecho importante hacia el interior de una fuerza política muy golpeada y desgastada durante estos años.
¿Cómo se trepó a este escalón?
Por un proceso de unidad ausente hasta hace poco.
Fue clave, en tal sentido, la acción de los intendentes, que bancaron y permitieron dicha unión.
Y no es menor que, como nexo entre ellos ("bueyes difíciles para arar", como se los conoce), se haya movido Anabel Fernández Sagasti, trascendiendo ella, cada vez más, los moldes estrechos de La Cámpora.
Cada uno de los referentes, en realidad, salió de su cómodo corralito particular para aportar al conjunto.
No es mucho. Pero riega el mustio jardín del PJ.
Y empieza a parpadear una advertencia para el oficialismo provincial.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas