Mendoza - Guaymallén Guaymallén
lunes 17 de julio de 2017

En una carta, la madre de Lucas Carrasco contó por qué iba a quitarse la vida

A Viviana Espina la hallaron el sábado. La policía le encontró un escrito con los motivos de su decisión: problemas familiares y la impunidad en el crimen de su hijo.

En medio de la conmoción por su fallecimiento, los investigadores empiezan a tener precisiones sobre la muerte de Viviana Espina, la mamá de Lucas Carrasco (22), el hincha de Independiente Rivadavia que perdió la vida en 2014 a manos de un policía tras un partido de fútbol. La mujer se suicidó y en un carta que le encontraron en su vestimenta explica los motivos de esta drástica decisión.

El cuerpo de Viviana fue encontrado el sábado al mediodía en el parque lateral del Acceso Este, a la altura de la calle Hilario Cuadros, en Guaymallén. Estaba debajo de un árbol. Luego de que Policía Científica retiró el cadáver le realizaron la autopsia en el Cuerpo Médico Forense, en donde se determinó que no presentaba lesiones de ningún tipo.

Si bien se espera el informe certero de las causas de muerte, para los pesquisas Espina habría ingerido algo para quitarse la vida.

Esta presunción se afirma en que entre las prendas de la mujer la policía encontró una carta en la que ella detallaba los motivos por los cuáles se iba a suicidar. Entre ellos mencionaba problemas familiares –días antes habría tenido una fuerte discusión con su pareja– y la imposibilidad de poder sobreponerse a la muerte de su hijo. Algunos posteos suyos de Facebook también sirven para completar este contexto y entender el momento que pasaba.

Viviana había dejado de ser vista en la noche del viernes y varias horas después su familia radicó la denuncia por su paradero. En las primeras horas del sábado empezó la búsqueda que terminó con la confirmación de su muerte.

Postergaciones e impunidad
El 14 de marzo del 2014 Lucas Carrasco había ido a la cancha de la Lepra para presenciar el partido con Instituto de Córdoba, que finalmente fue suspendido por un corte de luz. A la salida del frustrado encuentro algunos hinchas se enfrentaron con la policía y allí el muchacho resultó herido. Dos días después murió por una hemorragia cerebral.

Guiándose con la declaración de testigos del hecho que aseguraban que la víctima había sido atacada por policías, el fiscal Daniel Carniello comenzó a investigar el proceder de los efectivos. Luego se probó que Carrasco había sido herido con una cápsula que sale despedida cuando los uniformados disparan los gases lacrimógenos para dispersar los conflictos. La acusación recayó sobre el uniformado Diego Guzmán, quien fue imputado por homicidio culposo en concurso real con incumplimiento de los deberes de funcionario público.

El caso llegó a juicio y el 28 de julio del 2016 comenzó el debate en la Segunda Cámara del Crimen. El 15 de setiembre del año pasado debían llevarse a cabo los alegatos, sin embargo, fueron postergados por un problema de salud de uno de los jueces que integran la Cámara. Una semana después otro de los jueces presentó un certificado médico que le impedía estar, por lo que una vez más no se pudieron desarrollar los alegatos.

Con esta nueva suspensión se cumplieron los 15 días hábiles que establece el Código Procesal Penal entre una audiencia y la otra, por lo que automáticamente el juicio fue anulado. Un nuevo debate debe hacerse, esta vez en la Tercera Cámara, aunque por ahora sin fecha de realización. El caso sigue impune.
Fuente:

Más Leídas