Mendoza Mendoza
jueves 12 de mayo de 2016

En un barrio de San Martín dicen haber visto un fantasma

El rumor se viralizó en las redes sociales. Un sereno se habría encontrado con la figura y compartió la noticia con vecinos que, incluso, le sacaron fotos

Había algunas cosas indudables en el barrio El Trébol ayer por la mañana. Las calles sin pavimentar (la mitad, más o menos) eran un barrial. Los árboles, bien cuidados, lucían la nostalgia del otoño. Las casas, coquetas, le daban al vecindario una imagen de clase media alta. El resto, la aparición de un fantasma el martes por la noche en uno de pocos terrenos baldíos que quedan allí después del acelerado crecimiento de los últimos años, ya es para quien guste creer... o no.

–¿Usted ha visto o escuchado hablar del fantasma, señora?
–No. La verdad que no. ¡Pero mañana compro el diario!

La mujer atiende un almacén. El rumor recién se está esparciendo y no había llegado a sus oídos.
El barrio El Trébol está en el norte de la ciudad de San Martín, a espalda de la avenida Lima y a un costado del Palacio de Tribunales. Es un barrio nuevo, que sigue creciendo, que todavía no está totalmente conformado. Podría decirse que no es un territorio frecuente para los fantasmas, que suelen elegir barriadas más antiguas, con más historia, un terreno más fértil para las almas en pena y que, en lo posible, sean de algún vecino ilustre con final trágico.

Lo cierto es que ayer a la mañana la versión del avistamiento de un fantasma en este lugar comenzó a correr como reguero de pólvora –por más que nadie pueda definir muy bien cuál es el origen de esa frase, pero sí a la velocidad a la que alude–.

Diario UNO no pudo ubicar a ningún testigo directo de la aparición, aunque sí, a alguno que creía con firmeza en el relato.

La cosa es así: el barrio cuenta con seguridad privada. Hay un par de garitas donde los guardias se refugian de la lluvia y del frío entre ronda y ronda.

Uno de ellos fue quien descubrió al fantasma, según la versión. Incluso, se llega a hablar de "varios fantasmas".

En el rumor, viralizado por las redes, se sostiene que el vigilante escuchó "extraños sonidos", aunque no se explica sobre cómo sonaban. Esos ruidos venían de un baldío y allí, cuando el sereno se acercó y alumbró con su linterna, perdió la serenidad.

Se cuenta especialmente de una silueta humana, blanca, con forma de mujer. Todo fantasma que se precie de tal es muy posible que sea blanco y femenino, vaya uno a saber por qué.
El hombre, para tener quién dé fe de sus dichos, fue a buscar a algunos vecinos, que también observaron el fenómeno, algunos de los cuales fotografiaron la imagen, que se reproduce en esta nota.
No sólo se cuenta esto: también se asegura que algunos salieron a buscar a un cura que estuviera de guardia. El sacerdote, en pantuflas, llegó al lugar y explicó: "Son almas de muertos recientes que han sufrido y aún no pueden dejar la Tierra".
UNO buscó. Buscó al fantasma, al sereno, a los vecinos testigos y al cura. No encontró a ninguno. Entrevistó a algún sacerdote de la ciudad, que no tenía noción de qué le hablaba y sólo ofreció confesar al cronista pecador.
Lo que es un hecho es que hoy, cuando este diario esté en la calle, la versión del fantasma de El Trébol será más fuerte en la ciudad, tendrá más detalles y habrá relatos nuevos y mejores. Quizás todo sea como dicen. Seguramente nadie miente, sólo creen en cosas en las que otros no. Así es la vida... y la muerte.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas