Mendoza - Lavalle Lavalle
martes 16 de agosto de 2016

En octubre se hará el segundo juicio por el caso Soledad Olivera

Fue decisión de la Corte, al anular el fallo de 2015 por la desaparición de la mujer 11 meses antes que Johana Chacón. Irá a la Tercera Cámara.

El segundo juicio por la desaparición de Soledad Olivera se hará en octubre. Eso es lo que planifica la Tercera Cámara del Crimen, que, sin embargo, aún no ha oficializado el cronograma de audiencias.

El debate oral y público se repetirá luego de que la Suprema Corte de Justicia anuló, en abril, la sentencia de la Segunda Cámara del Crimen que en septiembre de 2015 había favorecido al acusado Mariano Luque con la absolución –por falta de pruebas– y la inmediata liberación.

Un caso para los libros
La situación judicial de Luque (33) y las sospechas que recaen sobre él casi no registran precedentes en la criminología de Mendoza.

Dos mujeres directamente relacionadas con él, Soledad Olivera y Johana Chacón, desaparecieron con 11 meses de diferencia –entre noviembre de 2011 y octubre de 2012– sin dejar rastros.

Olivera, de 29 años y madre de tres niños, tenía una relación sentimental con Luque –ese vínculo fue admitido por el hombre en el juicio–, hasta que desapareció camino de la finca que el sospechoso administraba con su padre en Tres de Mayo, Lavalle.

La distancia entre la casa de Soledad y la finca no supera los 500 metros, y para llegar hay que ir por un callejón rural.

Johana, la otra desaparecida, tenía 13 años y vivía en la misma finca que Luque. Eran cuñados. Los compañeros de escuela de la chica la vieron bajar del micro frente a la tranquera de la finca, pero nunca más supieron de Johana.

Ninguna de las dos apareció jamás, ni viva ni muerta. Y los padres de Luque, el propio sospechoso y su pareja –Beatriz Chacón, hermana de Johana– negaron una y otra vez saber algo de ambas. En el primer juicio por Soledad, Beatriz Chacón opinó que pudieron haber sido víctima de trata de personas.
El juicio
Luque fue juzgado por el caso Soledad. La fiscalía, a cargo de Darío Tagua –actual procurador subrogante de la Corte– y del instructor Santiago Garay, pidió que fuera condenado a 6 años de cárcel, afirmando que no podía probar que Luque hubiera matado a Soledad, pero sí que la tuvo secuestrada, privada de la libertad.

El querellante por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Fernando Peñaloza, pidió 20 años por el delito de homicidio simple.

El tribunal integrado por Mateo Bermejo, José Valerio y Roberto Uliarte absolvió a Luque por el beneficio de la duda, como había pedido la defensa, y lo liberó.

La fiscalía y el querellante plantearon una revisión en la Corte, que anuló la sentencia por considerarla arbitraria, en la resolución firmada por Omar Palermo, Herman Salvini y Mario Adaro.

Estos ordenaron hacer un nuevo juicio, invalidando la valoración de las pruebas que hizo la Segunda Cámara para absolver a Luque, y dejaron abierta la posibilidad de que Soledad hubiera sido asesinada.

Es octubre la fecha para ese segundo juicio oral y público, pero con un condimento impensado: Beatriz Chacón cambió su versión en noviembre de 2015 y denunció a su ex pareja, Luque. Dijo que él ahorcó a su hermana Johana delante de ella cuando tomaban la mediatarde, el día en que desapareció.

Desde la semana pasada Luque está preso gracias al testimonio de su ex mujer. ¿Qué dirá ella sobre Soledad en el segundo juicio a Luque? Su palabra no es cien por ciento confiable, pero justifica que calló, amenazada de muerte por Luque.

La Tercera Cámara tendrá que desenredar esta madeja.

Dos casos distintos y vinculados
Las investigaciones penales por las desapariciones de Soledad Olivera y Johana Chacón están en dos causas en la Justicia.

Aunque la de Soledad se descubrió después que la de Johana, llegó más rápido a juicio porque hay numerosos elementos incriminatorios contra el sospechoso, Mariano Luque.

El caso de Johana aún no ha llegado a juicio oral y público, ya que está en plena instrucción penal preparatoria.

Esta causa es investigada por el fiscal especial Santiago Garay.

Luque está preso por el caso y Beatriz Chacón, su ex mujer y hermana de la menor desaparecida, es quien lo acusa de haberla matado, aunque lo negó rotundamente la primera vez.

En el futuro, Luque podría ser juzgado por la desaparición de Johana Chacón.

Un nuevo debate sin pronóstico certero a la vista
El nuevo juicio contra Mariano Luque por la desaparición de Soledad Olivera no tendrá muchas más pruebas que las recolectadas para el primero.

En este debate, Luque aparecía seriamente incriminado, pero no había una sola prueba ni testigos que hubieran visto a Soledad en la tranquera de la finca o en su interior y ese es el punto más débil de la investigación, sumado que nunca se halló el cuerpo de la mujer.

El nuevo debate se encontrará frente al mismo desafío y con un fuerte giro de una testigo clave, la hermana de Johana Chacón, cuya credibilidad, sin embargo, está estropeada por sus propios actos. Anticipar un resultado es hacer futurología.
Fuente:

Más Leídas