Mendoza Mendoza
sábado 04 de junio de 2016

En Facebook reviven la visita de Walt Disney a Tupungato

Crearon una página para que los vecinos subieran fotos antiguas de personalidades y pasajes históricos. En San José. Allí reaparece el paso del dibujante y su relación con algunos lugareños, quienes luego lo inspiraron.

Tupungato. El nombre de los Alurralde ya está inscripto en los orígenes del distrito San José, no sólo porque fueron los propietarios de la finca Atamisque, en donde se construyó la casi centenaria capilla Sagrado Corazón de Jesús, sino porque ellos oficiaron de anfitriones de Walt Disney en la visita que hizo a Mendoza en setiembre de 1941. Ellos lo invitaron y llevaron a esta estancia tupungatina para que conociera los paisajes y la idiosincrasia del campo, luego de que recorriera algunas bodegas de Maipú y Luján y de que visitara los cines Avenida y Buenos Aires.

De ese modo fue que, acompañado de su esposa, Lillian, y de un grupo de colaboradores, el famoso dibujante y cineasta llegó al Valle de Uco como parte de un itinerario que siguió por Sudamérica, buscando inspiración para nuevos personajes e historias. No es una leyenda ni un relato fantástico que el creador de Mickey, quien ya gozaba de popularidad por ese entonces, compartió con los lugareños algunas tradiciones cuyanas, como las jineteadas, el arreo de animales y las guitarreadas.

Que los tupungatinos puedan reproducir las anécdotas de esta visita, que se han ido traspasando de generación en generación, sin temor a ser señalados como "fabuladores", fue en gran parte posible gracias a la llegada a la provincia en el 2005 de un equipo de cineastas proveniente de Estados Unidos con el fin de recrear la ruta que Disney siguió y que los llevó hasta este departamento. Y también gracias a las fotos que circulan y que lo muestran allí vistiendo un atuendo gauchesco, tocando la guitarra y posando con los miembros de la familia Alurralde.

El hecho aflora cada tanto en alguna conversación en la que los locales no pierden oportunidad para repetir orgullosos que Walt Disney los visitó para crear nuevos dibujos animados, pero ahora volvió a cobrar vigencia en las redes sociales, luego de que estas fotos fueran publicadas en la página de Facebook "Tupungato y su gente-visto por dentro", creada recientemente para reunir de los mismos vecinos fotos antiguas de personalidades y momentos trascendentes de la historia de ese departamento.

"Los viajeros se dedicaron a filmar y tomar fotos para cargarse de inspiración en pos del propósito del viaje. Walt entabló una linda amistad con un capataz llamado Liborio Sosa, comió asados, se vistió de gaucho, montó a caballo y participó en un espectáculo de destrezas gauchas", relató el cineasta y publicista mendocino Eduardo Arranz, quien reunió algunos testimonios sobre lo que sucedió en ese entonces como parte de su trabajo de escribir la historia de Tupungato.

La figura de don Sosa, un arriero que vivía a unos kilómetros de Atamisque, más específicamente en La Cieneguita, y que trabajaba para los Alurralde ha resonado en varias de las versiones que surgieron luego de este particular periplo del norteamericano. Es que distintas versiones aseveran que Walt Disney se inspiró en Clavel, el perro de Liborio, para crear el personaje Pluto.

"Mi papá siempre nos contaba esa misma historia pero nosotros mucho no lo escuchábamos. Es que al principio no creíamos que Walt Disney hubiera estado acá con su abuelo y que fuera así", comentó David Bellido, bisnieto del arriero que habría creado lazos de amistad con el dibujante. Pero este relato, que fue oralmente transmitiéndose hacia sus descendientes, dejó de ponerse en duda en cuanto a su veracidad cuando en noviembre de 2005 el equipo cinematográfico encabezado por el realizador Ted Thomas los contactó para reconstruir las hazañas en las que el famoso dibujante se habría inspirado para crear, tras su viaje al Sur de América, las películas Los tres caballeros y Saludos, amigos.

"Buscaban a un tal Sosa. Ahí lo relacionamos con don Liborio y con esa historia que él contaba. Así que mi marido, como era su nieto, fue a una reunión en Mendoza con esta gente. Fue vestido de gaucho y todo", recordó Amelia Ormeño acerca del contacto que don Abel Cipriano Bellido –ya fallecido– mantuvo con los enviados por la Fundación Disney, quienes fueron luego recibidos en esta localidad por varios vecinos de San José.

"Querían conocer los corrales de animales de los que Disney había hablado sobre su paso en Atamisque, pero ya no había nada porque la estancia está muy cambiada. Pero igualmente los recibimos y hasta nos animamos a escribirle una carta a Diane Disney, su hija", detalló Nélida Loccioni mostrando el pedido en el que le solicitaban por escrito colaboración para restaurar la capilla Sagrado Corazón de Jesús, que los mismos Alurralde donaron al Arzobispado y que era parte de la estancia donde él había estado. La respuesta tardó en llegar apenas unos meses y a principios de 2006, la comunidad parroquial local ya contaba con 2.500 dólares, en total, que ella y su hijo Walter Elías Disney Miller les habían donado.

El pueblo se revolucionó con Alcón, Salazar y Picchio

También aparecen en la página "Tupungato y su gente-visto por dentro" fotos sacadas por los pobladores durante la grabación en el Manzano Histórico de la película El santo de la espada, uno de los hechos que en 1969 mantuvieron a los tupungatinos exaltados durante 30 días. Hasta ahí llegaban ellos atraídos por figuras como Alfredo Alcón (San Martín), Evangelina Salazar (Remedios de Escalada) o Ana María Picchio (la negrita Jesús), entre otras.

"El pueblo estaba revolucionado. Recuerdo que en el hotel Turismo se quedaban los actores principales y los que trabajan en la utilería en el Hotel Italia. Ahí nosotros nos poníamos a ver cómo hacían las espadas con madera, que pintaban de plateado", recordó Ana Solustri sobre la superproducción de Leopoldo Torre Nilson. Con su hermana Rosana eran niñas por ese entonces y aprovechaban los viajes que se hacían cuando llevaban las viandas de comida que su padre, Gualtiero, se encargaba de enviarles desde el hotel Italia.
4-Alfredo-Alcón-como-San-Martín-en-plena-grabación-en--el-Manzano-Históricoi.jpg
4-Alfredo Alcón como San Martín en plena grabación en  el Manzano Histórico
4-Alfredo Alcón como San Martín en plena grabación en el Manzano Histórico

El meteorólogo Bernardo Razquin, una de las figuras

Entre tantas otras figuras, surgió también en la página de Facebook la de Bernardo Razquin, que aparece rodeado de un grupo de hombres de la zona, entre los que se encontraban Justo y Melquíades García, Chalo Vidal, Orlando Gottardini, Heraldo Sosa y Francisco del Río. La foto fue tomada en una de las expediciones que el famoso meteorólogo hizo en la década del '60 al cerro Tupungato, adonde llegaba acompañado de los locales que eran sus amigos, además de algunos topógrafos y geólogos para estudiar la tierra y el clima.

"Le fascinaban Tupungato y la montaña. Acá tenía amigos y decía que era su pueblo preferido. Era un apasionado por el volcán Tupungato, donde estudió mucho el clima de la zona desde ahí. Él ya estudiaba el retroceso de los glaciares. Y buscó sin éxito en la pared este del Tupungato los restos del avión inglés que cayó en 1947", detalló Orlando Gottardini (hijo), quien vivió con su padre las visitas del "señor del tiempo" de aquel entonces.

"Era un hombre de baja estatura, siempre con una boina tipo vasca. Contaba historias y todos prestaban atención porque era una persona con mucho carisma y conocimiento. Llegaba y revolucionaba a la gente, que estaba feliz de que anduviera por acá; era muy humilde", agregó.

3-Junto-a-Bernardo-Razquín-aparecen,-entre-otros,-los--baqueanos-Correa-y-Pizarro,-Justo-García,-Orlando-Gottardini-(padre-e--hijo),-Framcisco-del-Río,-Chalo-Vidal-y-horacio-Molet.jpg
"El señor del tiempo". Bernardo Razquin (de boina) con baqueanos.
"El señor del tiempo". Bernardo Razquin (de boina) con baqueanos.

"Carlitos", famoso corredor de Turismo Carretera

"El objetivo primordial es rescatar y mostrar los valores de aquellas personas que con su sacrificio y trabajo hicieron grandes aportes a nuestra comunidad". Esta es la descripción que aparece en la página de Facebook "Tupungato y su gente-visto por dentro", un sitio que durante las últimas semanas ha removido un sinfín de sentimientos entre los tupungatinos, a través de fotos y recuerdos de hace varias décadas.

"Me gustan mucho las redes sociales y ante tantos agravios que se ven en este medio me pareció que podía aportar algo que nos permitiera crear vínculos de convivencia a través de hechos y personajes que marcaron una época en el corazón de cada uno", describió Enrique Solustri (52), quien la creó hace más de un mes y subió inmediatamente una foto antigua de sus familiares, convocando a otros para que aportaran las suyas.

La idea prendió inmediatamente entre los usuarios de la red social, al punto de que en apenas 15 días ya había alcanzado los 1.000 seguidores.

Entusiasmados, los tupungatinos han ido acercándole sus fotos o publicándolas, para que otros etiqueten a sus contactos, sumen más datos o vayan compartiéndolas en sus muros. Hay desde promociones de estudiantes hasta casamientos, inmigrantes, inauguraciones, entretenimientos y equipos deportivos.

El mentor de este sitio se animó a distinguir como preferencia entre lo que ha ido publicándose el recuerdo de Carlos Mazzeo, reconocido corredor de Turismo Carretera, quien falleció muy joven en un accidente automovilístico. "No sólo por las bondades de Carlitos como ser humano, sino también porque fue una época dorada de nuestro departamento en lo social, económico y deportivo", amplió.

Con la foto de este deportista fueron compartiendo también una decena de imágenes referidas a lo que generaba el automovilismo en la zona, en épocas donde el autódromo Nicolás Vila era el lugar por excelencia para pasar los domingos, haciendo un asado en los cerros y disfrutando de las carreras en El Peral.

Hay una de 1975 en la que este corredor posó junto a Chiquito Mazzeo, Gato Acuña y Chevecha Gómez, y otra que muestra a un grupo de jóvenes alrededor de su máquina mientras él la hacía revisar en un taller que se ubicaba frente a la Rotonda del Centro.

2--En-el-autódromo-Nicolás-Vila-posan-Carlos-y-Chiquito--MAzzeo,-Gato-Acuña-y-Chevecha-Gómez.jpg
En el autódromo. Carlos y Chiquito Mazzeo, Gato Acuña y Chevecha Gómez.
En el autódromo. Carlos y Chiquito Mazzeo, Gato Acuña y Chevecha Gómez.




Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas