Mendoza - Mendoza Mendoza
domingo 22 de mayo de 2016

En el centro de la escena por la hecatombe del Zoológico

La directora del paseo parece tambalear en su puesto por la gran cantidad de animales que murieron desde que ella se hizo cargo. Su propuesta del ecoparque ahora es motivo de discusión

En extinción. Parece inevitable. Después de años de agonía, da la sensación de que el Zoológico de Mendoza está dando sus últimos estertores. Y parece que con él, también, el cargo de director. Quien lo ocupa en este momento y desde hace pocos meses es Mariana Caram, una profesional joven que la gestión provincial vio como alternativa salvadora pero que por ahora está pagando el precio de la hecatombe.

En medio del caos, de la muerte de animales que esta semana aumentó día a día, Mariana Caram y su área de prensa decidieron que no fuera ella la que hablara. A pesar de que esta nota necesitaba hacer un perfil de ella, desde el Zoológico se resolvió que las comunicaciones fueran sólo en conferencia de prensa y que, al menos la última, fuera dada por Humberto Mingorance, secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial.

"La directora está abocada a resolver la situación. Está muy ocupada y no ha tenido tiempo de atender a los medios. Toda la información se ha dado en conferencia de prensa", se excusaron.
El Zoológico está bajo el estado de emergencia ambiental, declarado hace unos días por la Legislatura. Esto implica que además del presupuesto asignado, tendrá otros $2.350.000 para ejecutar por adelantado y tratar de detener la mortandad y mejorar las condiciones generales en las que sobreviven los animales.

Pero a pesar de esto, no está claro todavía si Mariana Caram será quien se sacrifique y pague el costo político de esta crisis, más allá de que le quepa a ella la responsabilidad o no.

Esta mujer de 41 años, apenas contó quién era cuando la administración del asumido Alfredo Cornejo anunció que sería la directora. Ahora, en plena hecatombe, sólo hizo alguna declaración al comienzo, en las que apenas dio algunos detalles muy específicos pero no arriesgó ninguna definición.
Cuando estaba en el umbral de su cargo, Caram dijo que su objetivo era el de convertir el lugar en un parque ecológico que no cuente con animales en cautiverio, salvo los rescatados del tráfico ilegal y que deban pasar por un período de readaptación, antes de devolverlos a su ambiente. En ese momento el término ecoparque ya era su muletilla.

Mariana Caram es ingeniera industrial. Viajó a Estados Unidos e hizo allí una maestría sobre Desarrollo Internacional Sustentable.

El trabajo en equipo
Ya elegida por el gobernador Cornejo y al momento de asumir su cargo, Caram le dijo a Diario UNO que "siempre estuve en mi carrera focalizada en la energía y el ambiente. Me mueve hacer realidad las cosas que me propongo y coordinar proyectos en los que haya que trabajar con equipos de gente".
En ese momento recordó que los primeros cinco años como profesional los dedicó a organizar proyectos para realizar un cambio en la cultura organizacional de las centrales térmicas de Mendoza. Cuando estuvo en Estados Unidos, después de concluir su maestría, trabajó allí en proyectos de investigación con profesionales de otros países.

"En ese entonces trabajé en el área de salud en la lucha contra el dengue. Mi perfil ha ido cambiando de sectores, pero se mantienen siempre la tarea y el eje de impulsar estrategias para que entre todas las personas de un equipo logremos juntas una misión", sostuvo.

Dio clases de cambio climático y energía sustentable para la Universidad Di Tella y también "trabajé para la Escuela de Negocios Harvard en Argentina, que tiene una oficina en Buenos Aires. Ahí estuve con un proyecto a nivel internacional para países emergentes que finalmente se truncó por la crisis económica mundial", contó en ese momento.

Caram también formó parte de una ONG internacional en Suiza, trabajando en la medición de desempeño de resultados organizacionales con la recopilación de datos de 30 países.

Antes de llegar a la dirección del Zoológico, Caram fue consultora del Banco Mundial, desde Mendoza.
En un entrevista concedida al periodista Javier Cusimano, la novel funcionaria dijo que "mi interés por el Zoológico comenzó cuando vivía en Italia. Las repercusiones mediáticas de la situación del oso Arturo me movilizaron y despertaron en mí el interés por trabajar para realizar un cambio. Me contacté con la ONG Oikos y junto con otras organizaciones locales armamos el inicio del proyecto que terminó presentándose en la Legislatura", sostuvo.

Fuente:

Más Leídas