Mendoza Mendoza
viernes 29 de abril de 2016

En el Acceso Sur se produce un accidente por día

La construcción de la tercera trocha no redujo la cantidad de siniestros sino que la aumentó. Lo positivo es que son de menor gravedad que años atrás. Mejoró la circulación y casi no hay colapsos

Contra todos los pronósticos, la ampliación de la tercera trocha del Acceso Sur no redujo la cantidad de accidentes viales sino que los aumentó a uno por día. Mala utilización de los carriles y de las velocidades son las causas principales. Sí dio resultado para evitar los colapsos, y además los siniestros suelen ser de menor gravedad que años anteriores.

Según una nota publicada por Diario UNO en 2011, en el Acceso Sur, en el tramo comprendido entre calle Juan José Paso y Acceso Este, se producía en promedio un accidente cada 39 horas.

El director de Seguridad Vial, Oscar Hómola, aseguraba en aquel momento que esa ruta estaba comenzando a colapsar y que una de las alternativas era agregar una trocha en cada una de las autovías, teniendo en cuenta el resultado positivo que había dado en el Acceso Este, donde se registraban menos accidentes de tránsito.

Sin embargo, considerando los datos actuales, la construcción parcial de la tercera trocha no está dando los resultados esperados. Hasta el momento se concretó el primer sector desde Juan José Paso hasta Rodríguez Peña y está comenzando la construcción de la segunda parte, que va desde Rodríguez Peña hasta el Acceso Este.

En la actualidad, en la ruta por la que diariamente circulan 65 mil vehículos, se produce un accidente cada 24 horas. "En la mayoría de los casos no revisten importancia en cuanto a las lesiones. Si los hay son de menor cuantía, como es el típico latigazo cervical", expresó Hómola.

Tanto es así que en lo que va del año sólo hubo que lamentar tres muertes por siniestros viales, ninguna producto de choques entre dos o más vehículos. Uno de los decesos se produjo con un peatón que cruzó indebidamente caminando y fue atropellado, mientras el otro tuvo como protagonista a un automóvil que volcó de madrugada, donde fallecieron el conductor y el acompañante.

Falta de costumbre
Uno de los motivos que sugirió Hómola como causal del alza de los accidentes es que los mendocinos no están acostumbrados a manejar en vías de circulación rápida. "Vemos que van muy lento por la central, digamos 60km/h, que es lo mínimo permitido, es decir, deberían ir por el primer carril de la derecha, y vienen vehículos de atrás que se los encuentran de golpe. También ocurre lo opuesto, con quienes van demasiado rápido por la vía del medio, o serpenteando, pasando autos por la derecha", dijo.

Uno de los aspectos más importantes para evitar accidentes y que poco se respeta es el de la distancia de conducción, que no es fija, sino que debe ser prudente teniendo en cuenta a la velocidad que se maneja.

Por ejemplo, un vehículo que circula a 100km/h necesitará para frenar y detenerse 103 metros, si la velocidad es menor, también se reducirá la cantidad de espacio necesaria para frenar. "Si vengo a 120km/h, pegado al auto de adelante, cualquier imprevisto como puede ser que se cruce un perro, no me va a dar tiempo a esquivarlo si decide frenar o realizar un cambio brusco de dirección", explicó Hómola.

Situación en los ingresos
Al contrario de lo que se podría pensar, que con más espacio se producirían menos accidentes, la estadística indica que se incrementaron. Pero también a la inversa de lo lógico si se tiene en cuenta que los vehículos desarrollan una mayor velocidad, los siniestros son menos graves. Esto se debe a que la tercera trocha estiró el flujo vehicular evitando colapsos, y de esta manera también los choques en cadena que involucraban a más de dos automóviles.

El otro aspecto positivo es que en los ingresos al acceso también mejoró la situación. "Antes, sobre todo en el ingreso de Sarmiento, se producían muchos accidentes. Eso mejoró en el 200%. Hay un trayecto corto que no le permitía al que ingresa hacerlo fácilmente; hoy, con el ensanche de las vías se disminuyó totalmente", concluyó Hómola.
Fuente:

Más Leídas