Mendoza Mendoza
viernes 10 de agosto de 2012

En algunos colegios católicos impiden la vacunación contra el papiloma porque, dicen, las induce a las chicas a tener sexo

Lo dijo el jefe del Programa Provincial de Inmunizaciones, Rubén Cerchai. El virus se trasmite por vía sexual, incluso con la práctica de sexo oral de la mujer al hombre. El Consejo de Educación Católica negó su injerencia.

Carina Pérez
cperez@diariouno.net.ar

“En algunos colegios religiosos estamos teniendo dificultades para colocar la vacuna contra el papiloma virus. Les dicen a los vacunadores que pongan todas las del calendario oficial menos ésa”, indicó el jefe del Programa Provincial de Inmunizaciones, Rubén Cerchai.

Esto sucede porque en esas comunidades educativas entienden a la vacunación contra el virus del papiloma humano (VPH) en las nenas de 11 años como una autorización velada a tener relaciones prematrimoniales en vez de conservar su virginidad, uno de los conceptos más significativos de la doctrina católica. Es que este virus se trasmite por vía sexual, incluso con la práctica de sexo oral de la mujer al hombre posible portador sano del mismo.

Cerchai, como responsable de cumplir las metas de vacunación dispuestas por el Ministerio de Salud de la Nación, aclaró que el Estado podría cuestionar la decisión de no colocársela a las niñas ya que la vacuna fue incorporada al calendario oficial y por lo tanto pasa a ser obligatoria para completar el esquema de inmunizaciones. Pero esto “ traería más disputas y lo que pretendemos es persuadir a los papás, es convencerlos de la utilidad de esta vacuna. Creemos que con el tiempo y luego de que sea generalizada su colocación, estas resistencias empezarán a ceder”, manifestó el funcionario para explicar por qué hasta el momento no han explicitado de qué colegios se trata.

Desde el Consejo de Educación Católica negaron que exista alguna recomendación para impedir que las chicas sean vacunadas.

“El consejo no es ámbito de discusión de este tipo de temas. Nunca fue tratado en particular ni nadie nos ha consultado al respecto, dijo Matías Mussoto, vicepresidente del CONSEC local. Agregó que “si hubiese ocurrido así, cada comunidad educativa es autónoma para tomar esa decisión”.

Mussoto reconoció que dentro del espectro de colegios católicos algunos son más estrictos en cuanto al seguimiento de la doctrina, pero eso depende de lo que propone cada uno para formar a sus alumnos.

En este sentido, desde la Dirección General de Escuelas se limitaron a comentar que las escuelas son un medio donde el Ministerio de Salud acude para llegar mejor a los chicos, pero no es responsable ni de prohibir ni obligar a poner una vacuna ya que son los padres quienes firman el consentimiento respectivo para que sus hijos reciban en ese ámbito la inmunización.

La vacuna fue sumada al calendario argentino a principios del año pasado y para octubre comenzaron a ser colocadas las primeras dosis a las chicas de 11 años, con la intensión de completar para mediados del año actual las tres dosis que requiere el esquema para que sea realmente efectiva la inmunización.

La vacuna contiene los serotipos del virus más comunes, el 16 y el 18, causantes del 80% de los casos de cáncer de cuello uterino.

Hasta el momento el 76% de la cohorte de niñas del año 2000, fecha de corte impuesta para determinar la población objeto de la vacunación, ha recibido la primera dosis. Y de este grupo, el 62% ya tiene la segunda dosis, según datos oficiales del Vacunatorio Central, contabilizando todas las chicas registradas en centros de salud y escuelas visitadas por los vacunadores.

En cambio, las niñas del 2001, es decir las que fueron tomadas sólo por la estrategia de inmunización en las escuelas y que están cursando el sexto grado, alcanzaron 22% en el primer trimestre del año lectivo (marzo, abril, mayo) pero ese porcentaje podría ser mayor porque las notificaciones de la cobertura de junio y julio no están terminadas.

Por qué vacunar a los 11 años
Porque todas las investigaciones realizadas al respecto mostraron que tiene mayor eficacia en la preadolescencia. Y en nuestro país se decidió hacerlo en la escuela aprovechando la misma visita para colocar varias vacunas, como las de la hepatitis y contra el coqueluche.

 

¿Cómo se trasmite el virus?
Por contacto sexual, y muy fácilmente. Por eso es muy común su presencia. Se calcula que 4 de cada 5 personas van a contraer algún tipo de virus del papiloma. Permanece en forma silenciosa a través de los años, sin dar síntomas. El hombre es portador sano en la mayoría de los casos.

¿Por qué afecta más a las mujeres?
Porque el cáncer más frecuente causado por el VPH es el de cuello uterino. En cambio, el cáncer de pene o de ano por este virus es pocas veces visto.

¿Se pueden vacunar las chicas mayores de 11 años que ya no son vírgenes?
Sí, pero no tiene la misma efectividad, y hay varios criterios, unos indican hasta los 25 y otros hasta los 40 años.

Fuente:

Más Leídas