Mendoza - Lavalle Lavalle
viernes 01 de septiembre de 2017

Ella es Lita y a sus 85 disfruta el "trueque" de semillas que sigue vigente

Y tiene feria. Productores de toda Mendoza se reunirán este sábado para el intercambio, también de saberes, en San Carlos.

No se cuida ni protege lo que no se conoce. Eso se lee escrito en una caja de cartón forrada de blanco. "Estoy armando mi stand y lo que voy a llevar el sábado", dice Olga Firpo de Funes, mientras señala semillas y algunos plantines. Esta reconocida vecina de San Carlos, más conocida como Lita, hace referencia a lo está preparando para la III Feria de Intercambio de Semillas y Saberes que organiza el INTA La Consulta junto con el programa Pro Huerta, que se desarrollará mañana en el IES Rosario Vera Peñaloza.

Por tercer año consecutivo esta mujer de 85 años será una de las participantes en este particular "trueque" y feria de productos de la agricultura familiar, en el que no sólo ofrecerá semillas sino sus conocimientos y experiencias. Es que ese también es el espíritu de este evento, que busca "poner en valor las semillas, pero también las culturas", y que convoca a productores y vecinos del Valle de Uco y de todo Mendoza, ya que han llegado en otras oportunidades de Lavalle y San Rafael.

Como ella, hay muchos pobladores locales que enarbolan la bandera de la soberanía alimentaria, pero que apuestan además a mantener intactas algunas tradiciones de la antigüedad, como la de aquellos agricultores que supieron reunirse para intercambiar sus productos y sus semillas, para ampliar la diversidad de sus huertas y para interactuar socialmente.

"Aunque no lleves ni traigas nada, estos encuentros siempre son muy positivos", realza doña Lita, que es una de las principales "socias históricas" del INTA, con el que dice que empezó a vincularse por el tema de la agricultura y todo lo referido a la tierra en la década del '60. Esto, alentado también por su labor como maestra rural, que desempeñó durante varias décadas junto con su esposo, Oscar Funes, reconocido ciudadano sancarlino cuyo nombre se usó para nombrar a una de las escuelas de la zona.

"Es que se aprende más con la gente. Yo he nacido, criado y vivido siempre en el campo. Y jamás me voy a olvidar de una capacitación de la Unesco para organizar comunidades rurales en la que nos enseñaron que al campo no hay que llegar a civilizar a nadie, sino para aprender con ellos", resalta Lita, que recorrió casi toda Argentina y hasta algunos países de Latinoamércia instruyéndose en educación para la ruralidad, pero también en el cuidado del ambiente y en prácticas saludables, como la del intercambio de semillas o la producción de alimentos.

En su huerta, hoy se lucen desde frutillas, ciboulette, orégano, almácigos para lechuga y acelga, hasta la quinua y el yacón. Este último lo trajo a Mendoza en una de sus "andanzas", como señaló, y descubrió que en tierras valletanas se da de forma maravillosa. Para mañana ha preparado también manzanilla, salvia y albahaca.

En general, al momento de dar consejos para que cada uno pueda producir lo suyo para "saber qué come", asegura que no hace falta "casi nada", sino convencerse de sus beneficios. "Ni un pedazo de tierra necesitás, podés hacerlo en un cajón, en una rueda", señala, además de mencionar como ingrediente principal el agua, recurso cuyas condiciones hoy cuestiona poniendo el alerta en su derroche y su contaminación.

La Consulta: el mayor banco de germoplasma de hortalizas
semillas-2.jpg
Convocatoria. Las dos ediciones anteriores contaron con mucho público.
Convocatoria. Las dos ediciones anteriores contaron con mucho público.

"Se promueve el valor de la autoproducción de semillas y la conservación de las especies criollas. La importancia es poder ejercer nuestra soberanía alimentaria, decidir qué guardar, qué sembrar y con esto, con qué alimentarnos. También conservar nuestra cultura, porque una semilla conlleva toda una cultura asociada a su domesticación. El ser humano viene cultivando desde tiempos inmemoriales y sus conocimientos pasan de generación en generación. Entonces, si la semilla no se conserva, esa cultura se pierde", explicó la ingeniera Inés Lorello, del INTA La Consulta, acerca de unos de los objetivos del evento de mañana.

Esta agencia anfitriona no sólo cuenta con programas de interés para el sector, sino que es cuna de uno de los bancos de germoplasma con más variedad en Latinoamérica. Es el único del país especializado en la custodia de semillas auténticas de hortalizas, teniendo más de 2.500 variedades de este cultivo y más de 5 mil en total.

Funciona desde hace más de 15 años, y reúne variedades de distintos rincones del país. "Lo que intentamos es revalorizar la guarda y conservación de semillas nativas a través de eventos como este, promoviendo el uso de este tipo de semillas en los huerteros que visitamos, difundiendo el uso de las criollas", amplió con respecto a sus funciones, María Laura Costella, responsable técnica de la AER.
Fuente:

Más Leídas