Mendoza Mendoza
domingo 03 de julio de 2016

El segundo semestre ya llegó, con turismo en baja y apuesta a la obra pública

El cierre del Aeropuerto impactará en la actividad y la construcción necesita salir de la parálisis. Falta aumentar el empleo. La expectativa que lanzó el Gobierno nacional quedó a mitad de camino.

El implacable comienzo del segundo semestre de este año no ha tenido piedad con el deseo y el tan mentado anuncio del gobierno de Mauricio Macri de recuperación económica y respiro para los argentinos a partir de este mes.

Todos los analistas y aún el propio Gobierno han admitido que no será tan fácil sacar la cabeza del agua y comenzar a mover la economía en esta segunda parte del año. Ahora la esperanza se patea para el año que viene.

Los especialistas coinciden en un diagnóstico general. El sinceramiento de las tarifas y la suba de los combustibles recalentaron la inflación en el primer semestre y esto atentó mortalmente contra las posibilidades de mejora para el segundo tramo del año. Con inflación alta, la llegada de inversiones genuinas y productivas se retrasa, y esto a su vez demora todas las posibilidades de salir del pozo.
Ya lo admitió la propia vicepresidenta de la Nación, Gabriela Michetti: "Este año comenzaremos a ver la luz al final del túnel pero la recuperación llegará el año que viene", sinceró la funcionaria.

En un sondeo realizado, referentes locales coinciden con el pronóstico y con todas las encuestas y análisis nacionales también hacen la misma lectura. Estiman que la inflación bajará, que la economía crecerá más (aunque finalizará el año con caída), que llegarán más inversiones y que algunos sectores, como la construcción, comenzarán a dinamizar el empleo.

Mendoza no escapará al panorama general aunque con un agravante: el cierre del Aeropuerto hará caer la actividad turística, una de las más importantes que aporta a la económica provincial.
Un punto clave será la reactivación de la obra pública para motorizar al sector de la construcción. También ayudarán a impulsar la aguja hacia arriba las posibilidades que tengan las empresas de la metalmecánica de reactivarse.

Apertura de las importaciones
Ciertos sectores industriales están preocupados por la apertura de las importaciones que anunciara el Gobierno.

La metalurgia es unos de los sectores que podrían resultar golpeados si se abre el ingreso de productos foráneos. "Es imposible competir con los productos chinos. Tenemos regímenes impositivos y laborales que nos impiden competir en precio con esos productos", dijo Julio Totero, presidente de Asinmet (Asociación de Industriales Metalúrgicos).

El cierre del Aeropuerto
Las posibilidades de reactivación serán nulas en el sector turístico receptivo en Mendoza en este segundo semestre porque el cierre del Aeropuerto El Plumerillo, previsto del 7 de setiembre al 7 de diciembre, va a complicar seriamente la actividad. Hay preocupación por la caída del nivel de reservas hoteleras y por la caída de congresos y eventos empresariales, una de las aristas más rentables del turismo receptivo.

El empleo es lo más sensible
Asinmet, la entidad que nuclea al sector de la metalmecánica, ha hecho una evaluación sobre el nivel de actividad en el sector y da como resultado que en Mendoza cayó 9% en la comparación entre mayo de 2016 y mayo de 2015. Si se tiene en cuenta el nivel de empleo, la reducción fue de entre el 4% y el 5%. En Mendoza, alrededor de 13.000 personas trabajan en el sector de la metalmecánica pero 600 de éstas han quedado sin trabajo en el último año. "Lo que hay que dejar claro es que esta situación no se ha producido en los pocos meses que lleva este gobierno. Viene de antes. Lo que vemos es que la caída aún no se detiene. No queremos decir que la caída sea fabulosa, pero existe", sostiene Totero.

En este rubro la caída más abrupta se produjo entre 2013 y 2014, cuando ocurrió la crisis en IMPSA, porque en Mendoza hay muchas empresas chicas que trabajaban prestando servicios para la empresa de Pescarmona, explicó Totero.

Desde Adecco, una de las agencias líderes en colocación de empleo, sostienen que aumentó el flujo de gente que busca trabajo, porque no lo tiene o porque busca otro mejor. Desde las empresas hay cautela. "El empresariado está expectante, está agazapado esperando a ver qué pasa. Esa es la actitud predominante en la demanda", sostuvo Ernesto Ferioli, director Región Cuyo de la empresa.

La tendencia es buscar personal multitarget; es decir que sea capaz de hacer distintos tipos de tareas. Que puedan cumplir funciones en diferentes áreas de una empresa. El objetivo de las empresas es hacer más eficientes las estructuras. Esos perfiles son difíciles de cubrir, explicó Ferioli.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas