Mendoza - Mendoza Mendoza
sábado 10 de junio de 2017

El PJ mendocino analiza llevar figuras con fuerte presencia territorial

El peronismo todavía no cierra filas pero intenta evitar las PASO. La idea es presentarse como un frente de partidos.

El peronismo mendocino lucha contra sí mismo y por estas horas intenta dar a luz a una nueva criatura electoral, que simbolice su renacimiento a mediano plazo. Ambicioso plan para un grupo de dirigentes que aún no logra ponerse de acuerdo en nada, desde el elemental nombre de la agrupación que los contendrá hasta si harán su paso por estas legislativas juntos o separados de otros compañeros.

Omar Félix, el presidente del partido, no ha parado en toda la semana de hacer reuniones para intentar, al igual que un alquimista, encontrar la fórmula de la piedra filosofal, la que hasta ahora le es esquiva.
Lo que se sabe es que el peronismo intentará evitar las PASO siempre que esto no signifique asfixiar a quienes quieran competir en las internas.

Además, se presentará como un frente de partidos integrados por viejos aliados, como Nuevo Encuentro, de Martín Sabatella; el partido Unidad Popular, de Guillermo Amstutz y Pedro Basile; la agrupación Kolina, es decir Marcela Ilacua y Gustavo Maure; el Partido Solidario con Tatiana Mussatto; Nueva Acción de Gustavo Valls; Forja de Carlos Ciurca; el MIN de Leandro Fontán y el Partido Comunista.

El camino más elegido por los justicialistas mendocinos es dejar allá lejos la porteña pelea kirchnerista entre Cristina Fernández, si es que es candidata, y su hijo pródigo, Florencio Randazzo, y concentrarse en armar un proyecto exclusivamente con temas provinciales, atacando a Cambia Mendoza, pero identificándolos por supuesto con el Gobierno nacional "que aumentó las tarifas, que no controló la inflación de alimentos, que descuida a los jubilados, etcétera", dicen.

Pero esa distinción no está desprovista de otra meta más profunda, que es intentar escapar del principal argumento que hoy tiene el oficialismo para pelear por los votos, es decir los innumerables casos de corrupción de ex funcionarios kirchneristas.

Los y las soldados de Cristina aún analizan cómo llevar esta cuestión sobre sus espaldas y, por eso, son los más díscolos a la hora de conversar sobre un posible candidato de la unidad para competir en la lista de diputados nacionales.

Por esta razón, la intención de quienes están armando la estrategia electoral, los que conversan con todos, es llevar candidatos con fuerte presencia territorial para utilizar el plafón que le dan los intendentes que gobiernan o los que son ya muy conocidos. Por esto mismo hay nombres, como el del maipucino Adolfo Bermejo, que están en la lista de los nominados, mientras que Jorge Tanús, ya lanzado para ser diputado nacional, cuenta con el apoyo de "su" jefe comunal Jorge Giménez y del ciurquismo. El resto del sector azul está cavilando a quién apoyará.

A la par, Omar Félix aún no decide si será candidato para la Legislatura, otro ejemplo de que podrían utilizarse los viejos generales para ir a la guerra.
Fuente:

Más Leídas