Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
viernes 13 de mayo de 2016

El peronismo quiere asumir su rol de oposición desde sus bancas legislativas

Hasta el momento el PJ fue complaciente con Cornejo, pero a partir del proyecto de Prisión Preventiva comenzará a fortalecerse como oposición.

"Se terminó la luna de miel", dicen algunos sobre la relación de los votantes y sus dirigentes. En el caso del gobierno de Alfredo Cornejo, la frase puede adaptarse a los bloques del principal partido opositor en la Legislatura de Mendoza.

Desde el oficialismo aseguran que el FPV ya ha dado señales de cumplir con una promesa que les hicieron cuando arrancó la nueva gestión: 6 meses de gracia. La aprobación de la mayoría de los proyectos legislativos relacionados con endeudamiento –con excepción al crédito que se pidió para iniciar la construcción de cárceles con capital de empresas privadas- en tiempo récord, sin pasar casi por comisiones ni ser discutidos demasiado en el recinto, así lo indica.

Pero el FPV va en camino de su normalización, tiene que suceder antes de octubre –por las fechas del cierre de listas en el PJ– y esto puede significar que las cosas no sean tan fáciles, al menos desde lo legislativo, para Cornejo. Sobre todo en materia de proyectos de ley de seguridad, donde si bien no necesita los votos del peronismo, sí quiere que las iniciativas salgan por consenso y no por imposición de mayoría de votos.

El termómetro
Los radicales saben que hay dos temas en los que el peronismo no puede negarles el apoyo: uno es en cuanto a salvatajes financieros para la provincia, esto porque, nobleza obliga, la gestión de Francisco Pérez dejó las cuentas públicas al rojo vivo.

El otro es la seguridad. Si el FPV quiere rearmarse, no puede dar la espalda a las iniciativas que están en el lado más sensible y vulnerable de la sociedad.

Por esto, los proyectos de seguridad que ha enviado el Ejecutivo han sido apoyados íntegramente, desde la emergencia hasta el defensor del policía.

Pero el proyecto de cambios en el código Procesal Penal para modificar el modo y los plazos en los que se dictará la prisión preventiva es el punto de inflexión en esta relación. El PJ no cerrará las puertas a su aprobación, sino que tenderá puentes de diálogo con el Ejecutivo, que deben leerse como un llamado de atención para ser tenidos en cuenta de ahora en adelante. Claramente, comienzan a jugar como oposición.

Esta fue la razón por la que se suspendió el miércoles la firma del despacho en la comisión de LAC. Si lo hacían sin introducir las modificaciones pedidas por el FPV, el proyecto no tendría la legitimidad que pretende el gobierno. Además, de surgir inconvenientes en la aplicación, el Ejecutivo debería hacerse cargo en soledad de las consecuencias.
Vienen más proyectos
Según una fuente del FPV, el de prisión preventiva no será el último proyecto para mejorar la seguridad que envíe Cornejo a la Casa de las Leyes. Vendrán un conjunto de iniciativas más en la temática, que a pesar de que no necesiten los votos del FPV para su aprobación, deberán ser discutidos en las comisiones.

Tiempo de ordenar
Hasta el momento, el clima de caos del principal partido de la oposición, desarmado después de la sucesión de derrotas del 2015, fue un beneficio para el actual gobierno, principalmente porque no hay una postura opositora clara, sino muchas oposiciones de distinto tenor, unas mucho más flexibles que otras.

En el discurso del 1 de mayo, Cornejo agradeció a los intendentes, que, en pos de gestionar, le han facilitado la tarea al gobierno, dirigiendo un juego opositor afín a las decisiones de gobierno.
Sin embargo, de cara a las legislativas del 2017, el peronismo se rearmará.

De hecho, ya lo está haciendo, comenzando por la disputa entre los que se quieren quedar con la presidencia del partido. Los que han demostrado ese interés son, por un lado, Omar Félix, hermano del intendente de San Rafael, Emir, ambos líderes de Integración Peronista. Por otro, Adolfo Bermejo, hermano del intendente de Maipú, Alejandro, ambos integrantes del sector Azul.

Hay otros puestos en juego, que los peronistas discuten puertas adentro de su desorganizada fuerza política, como lo es el puesto de dirección de la Inspección General de Seguridad, un sitio para el que hoy por hoy suena un peronista que se fue y volvió a las huestes del partido.

Leyes polémcias
-Financiamiento. Este proyecto salió antes de que terminara el gobierno de Francisco Pérez. Aunque fue cuestionado porque le daba la posibilidad a la entonces futura gestión de Cornejo de endeudarse. El peronismo apoyó por la presión de los intendentes.
-Presupuesto con déficit. Si bien el radicalismo como oposición fue reticente a aprobar endeudamientos, el FPV le dio esa herramienta a Cornejo a días de haber asumido.
-Aval a paritarias. La aprobación de acuerdos paritarios rubricados sin la firma del gremio mayoritario (ATE) en el sector de no profesionales de la Salud salió con el voto justicialista, a pesar de los reclamos gremiales.
-Defensor del policía . Es otra de las leyes en la que no hubo acuerdo interno dentro del PJ, porque algunos legisladores no estuvieron de acuerdo con darle el aval. Sin embargo, se convirtió en ley.
-Emergencias. Cornejo declaró las áreas de finanzas, salud y seguridad en emergencia, y recibió el voto positivo de sus adversarios políticos.
Fuente:

Más Leídas