Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 03 de agosto de 2017

El mapa de las 5 plazas existe y se conserva como una joya

Está en el Archivo Histórico de Mendoza y es uno de los documentos más importantes, que data de 1863

El paso del tiempo hizo de las suyas y fue tiñéndolo de marrón. Lo que no logró en 156 años es que se borraran los trazos de esa idea de vanguardia y algo "alocada" para la época, pero fundamental ante la necesidad de que la ciudad de Mendoza renaciera de los escombros después del terremoto de 1861.

Aún hoy se lee con claridad atravesando al mapa el "San Nicolás" –en alusión al nombre de la estancia adonde se trasladaría hacia el Sur el casco urbano– y en el centro se ve una plaza parque de 4 manzanas y otras 4 plazas más, equidistantes, a modo de satélite. Lo firma Julio Balloffet y la fecha corresponde al 20 de marzo de 1863.

Ese trozo de papel no es un documento más. Es el esbozo original del proyecto urbanístico y paisajístico que dio nacimiento a la Nueva Ciudad de Mendoza. Y hoy está resguardado en el Archivo Histórico de Mendoza como una de sus principales joyas bibliográficas, a disposición de quien quiera conocerlo.

mapa 5 plazas.jpg

Su importancia, hasta hoy, no es menor. Las 5 plazas vendrían a darle a Mendoza orden, regularidad, higiene y eficacia funcional, según la intención de su mentor, un agrimensor francés contratado por el ministro de Gobierno Eusebio Blanco, que se animó a sugerir que lo ideal era aplicar ese modelo europeo.

"Para la época la necesidad era tener en cuenta el contar con espacios libres para que en caso de volver a tener una emergencia sísmica, la gente se resguardara en esos lugares", le describirán desde el Archivo mendocino a cualquiera que acuda a conocer el registro de lo que no fue sólo la imitación de un modelo foráneo, sino un plan que vino a darle soluciones a Mendoza ante dos de sus particularidades de entonces: los sismos y el desierto.

Para lo primero, este sistema en damero –calles en ángulo recto, creando manzanas (cuadras) rectangulares– era eficaz para el escape y refugio de la población ante el siniestro. Para lo otro, planteaba una ciudad sombreada por árboles. En el mapa que hoy se conserva en el Archivo, Balloffet se encargaría, además, de numerar las manzanas alrededor de la plaza principal, la Independencia, y de las parcelas en las que se dividiría.

También aparecen los nombres que iban a tener las plazas en esa época. La que hoy es España se nombra como Montevideo; la San Martín como Cobo; la Italia era Lima y la Chile fue la única que conservó la misma denominación.

Las cinco plazas y su organización urbanística no se replicaron en otros sitios de Mendoza, y no son comunes en el resto del país. Eso las vuelve atractivas a los ojos del mundo.
Fuente:

Más Leídas