Mendoza Mendoza
viernes 15 de abril de 2016

El Gobierno incrementa el control sobre los servicios extraordinarios de la Policía

Con la digitalización de los legajos se podrán regular los servicios extraordinarios y evitar problemas habituales, como el cansancio de los agentes, y lograr una distribución más equitativa de esa prestación.

El Gobierno provincial presentó el legajo digital para los 10 mil policías de Mendoza y dejó en claro que con esta herramienta no sólo podrá conocer qué hace cada uno de los agentes. También empezará a cambiar la regulación de los servicios extraordinarios, un tema que tantos dolores de cabeza ha ocasionado: policías cansados que duermen en lugar de patrullar, una distribución discrecional de esas horas que roza con el delito y accidentes fatales, entre otros.

El legajo digital para los policías permite acceder a datos tan elementales como la dirección de la casa que habita el agente, dónde está cada policía de servicio, si está de licencia, por qué motivo y hasta cuándo; si salió de franco o si ha tomado servicios extraordinarios; si fue trasladado a otra comisaría según la orden de quién; qué arma le fue asignada, chaleco, municiones, móvil, etcétera.
Anteriormente, todo esta rutina en torno al policía estaba volcada en papeles que hacían muy engorroso tener una visión rápida de lo que pasaba puertas adentro de la fuerza. Ergo, el control del desempeño y de los recursos era dificultoso.

Por eso, la disponibilidad de toda esta información le permitirá al Ministerio de Seguridad tener datos certeros y avanzar sobre una reforma del sistema de servicios extraordinarios. El problema no es nada simple de resolver porque los servicios extraordinarios son una parte muy significativa del salario policial.

En la actualidad, un policía cumple 63 períodos de horas ordinarias por mes y, por ahora, puede tomar hasta 60 períodos de servicios extraordinarios, que equivalen a 240 horas mensuales. Se pagan $400 las cuatro horas.

En la presentación que hizo el gobernador Alfredo Cornejo, junto con el ministro de Seguridad Gianni Vernier y el jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives, se informó que existe una investigación en marcha en la Inspección General de Seguridad sobre los servicios extraordinarios, porque han sido encontradas muchas irregularidades en la materia.

Munives ejemplificó que ubicó a un agente que cumplió 97 períodos de servicios extraordinarios, con lo cual "esta persona no pudo dormir nunca. Además, nos figuraba que prestaba servicios en Las Heras y estaba en Lavalle".

A su vez, Cornejo adelantó que están trabajando en un sistema que permita coordinar estos servicios con las empresas privadas de seguridad.

"Creemos que debemos trabajar en armonía con las empresas de seguridad y que esta actividad debe estar mejor regulada, se tiene que armonizar con los servicios extraordinarios de un policía. Los servicios privados, son exclusivamente privados. Los servicios extraordinarios, son de origen mixto porque hay una persona que presta servicios a un privado, pero es el Estado el que le pone todo para que pueda hacerlo como la capacitación y el arma. Queremos que el agente pueda cubrirlo en sus tiempos libres, pero no se ocupen en el momento que deben descansar para poder prestarle el servicio al Estado", indicó el gobernador.

Al finalizar, aclaró que "las investigaciones sobre los malos policías no derivarán en una purga al estilo de la policía bonaerense, sino en intervenciones puntuales para mejorar la calidad del servicio".
El mandatario destacó el cambio en la normativa vigente para que "los policías que no cumplan con su deber, como esos que en lugar de vigilar mandan mensajitos, puedan ser sancionados por su inmediato superior, ya que de lo contrario se acumulaban las causas en la Inspección General de Seguridad. Algunas importantes no fueron investigadas por falta de voluntad y otras porque eran muy menores".

Mucha nafta
Otro de los aspectos que están bajo la lupa es el gasto en combustible de los móviles policiales. De hecho, existe una pesquisa sobre 40 móviles que gastaron 1.500 litros de nafta en un mes , superando ampliamente el promedio necesario para cumplir con la jornada laboral.

El nuevo sistema de carga funciona con tarjetas que relacionarán al efectivo policial con el móvil. Además, tendrá un número de pin donde figurará la cantidad de litros consumidos.
Fuente:

Más Leídas