Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
martes 30 de agosto de 2016

El gobernador Alfredo Cornejo sostuvo que hacen falta inversiones del exterior para modernizar el Iscamen

El mandatario recorrió la planta de Santa Rosa y remarcó que en los últimos años se deterioró el equipamiento.

La bioplanta del Iscamen se encuentra en el departamento de Santa Rosa y constituye una pieza fundamental para el Programa de Erradicación de la mosca del Mediterráneo de la provincia. "Estamos aquí para poner en valor el trabajo de este lugar. Es la quinta planta más grande del mundo y una de las primeras en Sudamérica", dijo el Gobernador Alfredo Cornejo luego de recorrer las instalaciones.

La productividad que garantiza la bioplanta y su impacto en la agricultura provincial ha permitido que sea referencia para muchas provincias de Argentina. "Queremos producir para Mendoza, pero también queremos hacerlo para el resto del país. Para ello necesitamos del buen funcionamiento del Iscamen", señaló Cornejo tras explicar que "la bioplanta se creó en el 2007 cuando Laura Montero era ministra de Economía y sirve como instrumento de políticas económicas".

"En los últimos años se ha deteriorado el equipamiento de la planta. Necesitamos buscar inversiones para comprar dos nuevas maquinarias en el corto plazo. Cada una de ellas cuesta 100 mil dólares, es necesario buscar inversiones en el exterior para esto", subrayó Cornejo y explicó: "Actualmente la Planta funciona al 40%, pero si logramos la financiación para los equipos lograremos que funcione al 100%".

"Queremos recuperar el estatus sanitario, libre de mosca del mediterráneo, tanto en el Sur como en el Valle de Uco. Esto es importante para poder exportar nuestros productos, como así también para comercializarlos en el mercado interno. Tengo como meta lograr recuperar, antes de fin de año, este estatus sanitario que se ha perdido", dijo el mandatario.

gobernador en el iscamen 01.jpg
Foto: Prensa Gobierno de Mendoza
Foto: Prensa Gobierno de Mendoza


La planta

En esta fábrica existe una colonia de insectos reproductores en jaulas diseñadas especialmente para que los huevos puestos por las hembras caigan en canaletas con agua y puedan ser recolectados.

Luego se desarrolla un recorrido por todo el proceso productivo que va desde la recolección de los huevos hasta su desarrollo en larvas de distintos estados y pupas o capullos. En cada una de las salas de la planta se reproducen las condiciones naturales que el insecto requiere en cada etapa de desarrollo.

Cuando el futuro adulto se encuentra en el interior de la pupa, comienza a diferenciar sus células sexuales y es en ese momento cuando se esterilizan.

La esterilización se realiza mediante un proceso utilizado y probado mundialmente sin afectar su capacidad de desarrollo ni su instinto de reproducción, dado que el propósito es que los machos esterilizados copulen a las hembras silvestres.

Los capullos o pupas, una vez esterilizados, se empacan en bolsas de papel. La liberación ocurre cuando los adultos han emergido casi en su totalidad dentro de la bolsa. La liberación de moscas estériles se hace por vía aérea y terrestre.

Una vez liberados, los machos estériles se aparean con las hembras silvestres, las cuales no dejan descendencia, cortándose así el ciclo biológico natural.

Mendoza agrícola

La provincia de Mendoza centra su matriz productiva y económica en la obtención de alimentos del desarrollo agrícola. Además, su historia e idiosincrasia están íntimamente ligadas a ello.

Desde los tiempos fundacionales, Mendoza, con el esfuerzo de su gente y con una institucionalidad construida en el tiempo, logró posicionarse como una zona agroindustrial, desarrollando productos en fresco y procesados que dieron la posibilidad de producir vino, conservas y distintos alimentos

Actualmente, sus más de 300 mil hectáreas colocan a Mendoza como la principal provincia productora de la Argentina, considerando frutas, hortalizas y vid. Esto ha permitido que muchas familias locales encuentren en el agro el sustento diario.

Sin embargo, la evolución mundial hacia productos con mayor calidad y sanidad ha significado la incorporación de nuevas estrategias, y de forma permanente, en el control de plagas para la obtención de alimentos, donde la búsqueda de métodos que minimicen el uso de agroquímicos es una constante.
Fuente:

Más Leídas