Mendoza Mendoza
domingo 15 de mayo de 2016

El Defensor del Policía ya representó a 15 efectivos

Son un equipo de unos 20 abogados de Seguridad que los respaldan en casos de enfrentamientos mientras trabajan. También pueden convertirse en querellantes cuando un funcionario fallece durante un acto de servicio

Viernes 6 de mayo a la noche. Cerca de los boliches de Chacras de Coria un grupo de amigos comparten un asado. En medio de la comida son sorprendidos por dos asaltantes armados, que les quitan todo y a uno de ellos lo obligan a ir a su auto para que les entregue el estéreo. Allí, por una credencial, comprueban que el dueño del vehículo es policía y antes de que reaccionen, el uniformado saca su arma y le dispara 3 veces a uno de los ladrones. La novedad activó en el instante el trabajo del del Policía, integrado por un grupo de abogados que defienden a los uniformados en los casos en que se sospeche que cometió un delito o sufrió un daño en ejercicio de la función.

Si bien esta novedosa ía del policía se creó por ley en marzo pasado –cuando se modificó la ley 6.722 que rige a la policía local–, comenzó a funcionar en diciembre y desde ese tiempo a esta parte ya ha actuado en 15 casos en los que se vieron envueltos distintos funcionarios públicos.

Se trata de aquellas situaciones en las que un efectivo actuó para evitar un mal mayor, defendiéndose a sí o a otros, o en legítima defensa, en ejercicio de su función (estipulado en el artículo 34 del Código Penal). Desde el momento en que ocurrió el hecho, son asistidos gratuitamente por un abogado del Ministerio de Seguridad –el equipo está conformado por unos 20 letrados– que lo defiende en temas de materia criminal, correccional o de faltas, que deriven de sus actos. Internamente continuará investigando lo sucedido la Inspección General de Seguridad.

"La idea es darle un respaldo inmediato a una persona, que después de un enfrentamiento en el que ha disparado cree que se le viene el mundo abajo, que era que lo que venía sucediendo porque llovían acusaciones de abuso de poder. Durante varios años ha habido una industria de juicios de querellantes contra policías. Eso hacía que el efectivo temiera por su estabilidad laboral, porque decía 'si yo por hacer un acto de servicio, voy a tener que pagar un abogado de mi bolsillo y atravesar un juicio, con un grupo de querellantes en contra estoy perdido', y entonces evitaban los enfrentamientos", explica el ministro de Seguridad, Gianni Venier.

Lo que el ministro dice por lo bajo, es que detrás de ese temor de los efectivos, se escondía una práctica cada vez más frecuente: nadie acudía en el acto a una llamada del 911 para evitar ser los primeros en llegar y tener que enfrentar una situación violenta o armada, y con esa actitud se perdían varias investigaciones e incluso la posibilidad de evitar violentos enfrentamientos.

Se es policía las 24 horas
Tanto en el caso ocurrido el viernes en Chacras de Coria, como en el asesinato del policía Ariel Tobares (39), quien murió el 7 de diciembre cuando cumplía con un servicio extraordinario e intentó desbaratar un asalto arriba de un trole en Las Heras (ver aparte), tanto el efectivo como los sucesores de Tobares fueron asistidos por este del Policía, porque se considera que un uniformado nunca pierde "Estado policial". "Es porque ante un hecho delictivo todo efectivo recobra el Estado policial y tiene el deber de actuar. Es decir en el instante recobra sus derechos y también sus obligaciones", remarcó Federico Rivero, jefe del departamento de Legales del Ministerio de Seguridad, a cargo del equipo del del Policía.

Representan a la familia si el efectivo fue herido o murió
Si un efectivo muriese cumpliendo con su deber -como sucedió en el caso de Ariel Tobares (39)- , su familia podría acudir al Defensor del policía para que les proporcione un abogado que se constituya en querellante en la causa penal que se genere tras el crimen.

"Es un derecho del policía y de su familia, si este falleciere o sufriera una herida grave. Es una asistencia integral que se le brinda para que la familia pueda accionar legalmente contra el delincuente que provocó la muerte del efectivo", confirmó el ministro de Seguridad, Gianni Venier, quien aseguró que de suceder algo así, en el acto se le ofrece a los familiares de la víctima fatal la chance de la representación.

"Hoy un uniformado no puede costear un abogado particular"
"Un policía no puede pagar lo que cuesta la defensa penal que le supone una falsa denuncia que llega a un juicio. Por eso durante un tiempo Amuppol (Asociación Mutual del Personal Policial) contrataba abogados para representarlos y en otros casos terminaban haciendo una colecta entre ellos mismos para pagarle al abogado", cuenta Daniel Sosa Arditi, uno de los letrados que ha representado y representa a varios efectivos.

El abogado recordó que si el efectivo es acusado de abuso en la legítima defensa, en el caso de que haya abatido a un maleante, la figura penal es de homicidio y arriesga una pena de prisión perpetua. "Esto hace que muchos sean reticentes a sacar el arma o a llegar a un enfrentamiento porque saben que aunque actúen bien, puede aparecer una falsa denuncia con un abogado querellante, pueden pasar a pasiva y perder parte de su sueldo, aunque sean inocentes", apuntó Sosa Arditi.


Fuente:

Más Leídas