Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 17 de mayo de 2017

El debate del huso horario: ¿sería un cambio sustancial o un dolor de cabeza para Mendoza?

Un grupo de científicos desempolvó la idea y la llevó al Gobierno. Mendoza recogió el guante y elevó el planteo a la Nación para que se aplique en todo el país o al menos en la mitad.

¿Cuánto podría cambiar la vida de un mendocino el sólo hecho de atrasar el reloj una hora? ¿Sería un cambio sustancial o un dolor de cabeza? Un grupo de científicos le presentó al secretario de Ambiente de Mendoza, Humberto Mingorance, un proyecto para que al menos Mendoza y las provincias del Oeste del país y la Patagonia cambien de huso horario durante el invierno. El funcionario recogió el guante y llevó la idea a la Nación para que el cambio se incorpore en todo el territorio y si no se puede, que coexistan dos husos: uno al este y otro al oeste.

La astrónoma e investigadora del Conicet Beatriz García es una de las impulsoras del proyecto. De realizarse el cambio, tendríamos una hora menos. En términos simples: sea cual sea la hora en la que usted lea esto, réstele una hora.

"Esto se debería hacer a nivel nacional. Humberto Mingorance está intentando ver la posibilidad de llegar a un acuerdo con los gobernadores de las provincias del Oeste. No es lo más indicado tener dos husos horarios, pero tampoco sería adecuado hacerlo Mendoza sola", explicó la astrónoma, quien señaló que lo ideal sería hacer el cambio este mes.

De hecho, el secretario de Ambiente llevó la propuesta de los científicos mendocinos a la Nación. "A la Argentina le corresponde como huso horario el -4. A nivel internacional así está definido. Hemos enviado a Ambiente de Nación y al Ministerio de Energía la idea de poder adoptar el -4, por más que en el verano vuelva a adelantarse. Además en junio, en la reunión del Consejo Federal de Medio Ambiente, también vamos a hacer un planteo formal para que se debata", comentó el funcionario.

El cambio, que podría o no darse este año, no se hará si la única provincia que está de acuerdo es Mendoza. "Hay que esperar a ver qué receptividad tiene. Por lo menos, las provincias del Oeste podrán adoptarlo y la Patagonia, para tener dos husos horarios. La idea es que en algún momento salga y quede definido por ley. No pretendemos acelerar ningún proceso pero sí dejarlo fijo", agregó y remarcó que Mendoza sola no hará el cambio. "Quedaríamos los mendocinos a contra reloj y eso complicaría todo mucho más", dijo.

Todos serían beneficios
En caso de atrasar los relojes, los mendocinos nos levantaremos en invierno ya con la luz del día (supuestamente y dependiendo de la hora). Y ese hecho, aunque parezca menor, no lo es. "El beneficio más importante tiene que ver con la salud. Al levantarnos de noche alteramos nuestro reloj biológico. El alterar tu vida, ir en contra del reloj biológico, implica estar distraído, desconcentrado, te sentís estresado, cansado y al no estar con todos tus sentidos alerta, tenés un nivel muy bajo de atención, se producen accidentes", ejemplificó.

La médica clínica Susana Cubillo explicó que el levantarse con la luz del sol cambiaría incluso los estados de ánimo de las personas. "La luz es un antidepresivo por naturaleza. El trabajo intelectual más importante es diurno. Inclusive es mejor para los hombres que trabajan con la fuerza, en los cultivos y demás. Despertarse al alba con luz es beneficioso para nuestro corazón, para las arterias, para la tiroides, los mecanismos de hambre, sueño y demás", comentó.

Es decir que, biológicamente, sería conveniente cambiar la hora, pero Cubillo puso el énfasis en el estrés. "Eso es fundamental, ayudaría a bajarlo. El tener un buen despertar mejora el humor", agregó.

En segundo lugar habría beneficios para el ambiente y para los seres humanos, aunque de forma no tan directa como los otros.

La astrónoma explicó: "De noche la Tierra pierde su calor. Lo que calienta la atmósfera es que se caliente la superficie de la Tierra con el sol. Cuando se inician las actividades de noche, la atmósfera está fría y no consigue hacer que esos contaminantes de los vehículos asciendan y se difundan sino que quedan atrapados en el ambiente y uno termina respirando de manera directa todos esos contaminantes".

"En último lugar pondría el ahorro energético. Lo que sí hay que tener en claro es que iniciar la actividad de noche obliga a prender todas las luces y cuando sale el sol no va a recordar apagarlas. La gente no presta atención", opinó Beatriz.

Huso horario vigente. La ley 26.350 establece dos horas oficiales para Argentina y define como huso horario oficial el 3 al oeste del meridiano de Greenwich para el invierno y el huso 2 al oeste para el período estival. No se aplica.

Hubo una experiencia similar hace 13 años
En 2004, durante el gobierno de Julio Cobos, Mendoza tuvo la experiencia de atrasar una hora los relojes. Sin embargo, no resultó tan beneficiosa como lo plantean ahora los científicos. En ese momento, el fundamento principal venía por el ahorro energético que produciría el cambio. Fue en marzo y el primer día eran las 23 y había luz solar.

La decisión se tomó a nivel provincial, con el aval de la Legislatura, porque Mendoza declaró la emergencia energética. Se plegaron luego al cambio, en el que Mendoza fue pionera, los distritos de Tierra del Fuego, Chubut, Santa Cruz, San Juan, La Rioja, Tucumán, Catamarca y San Luis.

"En 2004 estuvo mal aplicado y eso trajo otras complicaciones como horarios de vuelos y los horarios de apertura de sucursales bancarias. Por eso ahora Mendoza no lo va a cambiar sola", opinó el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

Para la científica Beatriz García, "la única contra es la cultura, es para el qué vamos a cambiar. Que lo hagamos solos no es útil".
Fuente:

Más Leídas