Mendoza - Alfredo Cornejo Alfredo Cornejo
lunes 29 de agosto de 2016

"El convenio del Casino es un mamarracho, acá no hay nadie estable si no rinde el concurso"

El gobernador de Mendoza cuestionó a la bancada peronista que restó quórum en la Legislatura para que se cayera la sesión que iba a introducir cambios en el convenio laboral de los trabajadores del Casino.

El gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo cuestionó con dureza a los legisladores opositores, entre los que se destacó el massista Guillermo Pereyra, que negaron el quórum en la sesión legislativa que iba a tratar cambios en el convenio de los trabajadores del Casino.

"Este convenio que firmó Pérez (anterior gobernador) es un mamarracho, le da privilegios al gremio de designar al personal entrante y pasarlo a planta permanente. Nosotros queremos cambiarles tres artículos relativos precismamente a la designación", dijo Cornejo.

El mandatario se mostró confiado en que podrá lograr su cometido en la Legislatura pese a que se repite el escenario de la oposición retirándose del recinto para negar el número que habilite su tratamiento sobre tablas. "Acá no hay nadie estable si no rinde concurso", bramó Cornejo para dejar en claro el nuevo espíritu que le quiere dar al convenio del Casino.

Luego se tomó un tiempo para criticar a los legisladores opositores que retacean el quórum: "En privado muchos de ellos saben que el convenio es un mamarracho, con este reglamento el VEA no le permitiría a Pereyra designar sus contrataciones en los supermercados", ironizó.

Enojo oficialista

El tema de la ratificación del Convenio de los trabajadores del Casino tiene a mal traer al gobierno de Cornejo.

Primero fue la instalación de una carpa que se mantuvo en el ingreso al casino provincial desde la fecha de los despidos –fines de enero– hasta principios de mayo. Después, el fallo de la 5ª Cámara del Trabajo que avaló la validez del acuerdo.

Esta vez fue la Legislatura la que le salió en contra con un tema más que polémico. Esto porque aún están en juego alrededor de 80 puestos de trabajo de empleados que se encontraban en planta temporaria en Casinos.

Lo que el Gobierno intentó –y ya logró a medias, puesto que fue ratificado por el Senado– es lograr la aprobación del convenio, que nunca se envió al Poder Legislativo para su ratificación. Eso sí, con modificaciones. Los puntos conflictivos son la creación de una comisión con mayoría de participación del personal que evaluaría el ingreso, los ascensos y las promociones de empleados. Por otra parte, se suman las garantías de los trabajadores que se encontraban en planta temporaria de pasar a planta permanente. Y por último, la consagración del derecho a la sucesión en los cargos para los hijos de los empleados que se jubilan o mueren.

Fuente:

Más Leídas