Mendoza Mendoza
domingo 16 de octubre de 2016

"El consulado no tiene que ser una fábrica de pasaportes y el cónsul una figura lejana"

Ivo Michele Polacco, el nuevo cónsul de Italia en Mendoza dio sus impresiones sobre la provincia y lo que quiere hacer desde su rol

Llegó a la Argentina por primera vez hace dos meses, con su esposa, Anna, su hijo Ataúlfo –de apenas 4 meses– y sus dos perros. Apenas pasó unos días por Buenos Aires y siguió viaje hasta su destino: el Consulado italiano en Cuyo, que tiene su sede en la provincia. El nuevo cónsul de Italia, Ivo Polacco, es abierto, amigable y está aún sorprendido por la belleza de Mendoza y por haber descubierto, además del vino –que ya había probado tanto en Venezuela como en Perú, dos de sus destinos anteriores– el aceite de oliva. "No tenía conocimiento de que tuvieran un aceite tan bueno, me resultó muy grato probarlo", dice.

–¿Desde cuándo se dedica a la profesión diplomática?
–Desde el 2000, antes de estar en Argentina fui cónsul de Italia en Maracaibo (Venezuela) y en Lima (Perú). Mi arribo a Mendoza fue diferente, porque como había muerto el cónsul Pasquale Pede, me consultaron si estaba interesado en este destino, y aún no habían transcurrido dos años desde mi último destino. Si bien las circunstancias fueron trágicas, para nosotros fueron afortunadas.

–¿Se siente bien en Mendoza, entonces?
–Sí, Mendoza es una ciudad muy bella, me gusta, y le gusta a mi esposa, que es todavía más importante (se ríe).

–Claro, porque si no fracasa el trabajo.
–Si no se pone difícil todo. Es un problema que tienen muchos en la carrera diplomática. A veces te envían a un destino donde por un motivo u otro la esposa no sigue, son cuatro años muy duros en los que uno está separado de su familia de origen.

–Su hijo va a ser casi mendocino.
–Sí, va a empezar el preescolar aquí, va a tener el "vos" que yo no tengo.

–Pero usted habla bien español.
–Después de 8 años en Sudamérica he aprendido. Pero cada país tiene sus particularidades. En cada lugar hay palabras diferentes.

–¿Cuál es la impronta que le quiere dar a su gestión?
–Uno de mis objetivos primarios es hacer un consulado más abierto, donde la gente venga a consultar lo que necesite y encuentre una respuesta. Para esto he tomado dos decisiones, una es atender directamente a la gente. Los jueves a la tarde atiendo a las personas que quieran hablar directamente conmigo, sin cita, es por orden de llegada. Desde las 15.30.

–¿Atiende a todos los que vienen a hablar con usted ese día?
–Sí, aunque si es necesario hago una pausa con una pizza (risas).

–Les decimos a los que vengan que traigan algo.
–No, en serio, lo que quiero es que las personas que vengan puedan hablar directamente conmigo, y no tener que pedir una cita porque conocen a alguien del entorno del consulado. El cónsul no tiene por qué ser una figura inalcanzable. Si tienen alguna consulta o inquietud me pueden venir a ver.

–¿De qué otra manera pueden comunicarse con usted?
–Si hay alguna urgencia, yo siempre tengo un par de citas reservadas para esto. Lo que tienen que hacer es escribirme a un correo electrónico, consul.mendoza@esteri.it llega directamente a mi computadora. Yo normalmente contesto.

–¿Este es el sistema si hay una urgencia?
–Sí, esto lo hacemos así porque hay 60.000 italianos en Mendoza y muy poca gente en el consulado. Entonces se forman colas por los pasaportes, ciudadanías y otros trámites.

–¿Qué situaciones se contemplan?
–La tramitación de un pasaporte porque se pierde una beca de estudios o un trabajo, por ejemplo, también por una situación complicada de salud, una urgencia familiar. En estos casos deberían explicarme el suceso, y si tienen alguna documentación que acompañe la solicitud, escanearla o sacarle una fotografía y adjuntarla. Lo que debe quedar claro es que hay que justificar el pedido, porque hay gente muy creativa para hacer pedidos.

–¿Qué cantidad de trámites realizan en este consulado?
–Damos 6.000 pasaportes al año, y gestionamos cerca de 1.000 ciudadanías. Que es muy poco, porque hay que tener en cuenta que la ley italiana no pone límites a las generaciones, una de cada dos personas de la provincia puede tener un antepasado italiano y está en su derecho de pedir la doble ciudadanía. Mi idea es doblar la cantidad de trámites en este sentido, en lugar de tramitar 1.000 ciudadanías, tramitar 2.000. Y subir el número de pasaportes a 6.500, para reducir los tiempos de espera en el consulado.

–¿Hay períodos en los que se incrementan estos pedidos?
–Sí, en las épocas previas a las vacaciones se pone más complicado, pero por el momento estamos en una etapa tranquila, de demanda constante.

–¿Qué otro objetivo tiene para su gestión, actividades culturales o de promoción turística?
–En realidad, el consulado no es solamente una fábrica de pasaportes ni de ciudadanías. Queremos avanzar en un programa cultural y turístico que sea diferente de lo que se viene haciendo. De promoción de las excelencias italianas, que no sean las que siempre se dan a publicidad. Es decir, todo el mundo sabe que Venecia es una ciudad muy bella y de los monumentos de Florencia. Pero queremos apuntar a que se conozcan otras ciudades, con sus paisajes, sus comidas típicas.

–La cocina italiana es muy exitosa en nuestro país.
–Pero poca gente conoce las comidas regionales, la cocina siciliana con gran influencia árabe, la cocina piamontesa, que ha tomado muchas cualidades de la francesa. También el turismo, lo que queremos es promover ciudades no clásicas, como Turín, con su palacio de Stupinigi, uno de los más bellos del mundo, pero no es muy conocido. Vamos a crear un programa de eventos culturales, charlas y presentaciones, que muestre a los mendocinos una Italia poco conocida, que salga de lo común.

–¿Cómo van a difundir estos eventos?
–A través de la página web, los periódicos, y también otro de mis objetivos es tener presencia en las redes sociales; estamos tratando de armar una página de Facebook que sirva de intercambio con la comunidad italiana en Mendoza y guía para gestionar trámites. La gente no tiene porqué ser experta en burocracia italiana. Es importante que se tenga acceso a explicaciones sencillas, para que cuando vengan a realizar una gestión no les falte ningún requisito. Esto produce que los tiempos se alarguen innecesariamente.

–Además del consulado, ¿se puede acudir a asociaciones, por ejemplo, para buscar asesoramiento?
–El trámite hay que hacerlo en el consulado, pero estamos pensando en brindar asesoramiento a los comités, a las asociaciones italianas, para que brinden información a la gente, a fin de que cuando vengan al consulado tengan todos los papeles en regla para tramitar sus requerimientos.

–¿En qué consiste el próximo referéndum?
–Es un referéndum constitucional que se va a realizar en Italia el 4 de diciembre, en el exterior antes. Y es para cambiar la forma del Parlamento. Actualmente el sistema es como en Argentina, una Cámara de Senadores y de Diputados que actúan en paralelo. La idea es modificar el Senado para que sea más bien una cámara de la región, que trabaje con las autonomías locales y con poderes más limitados, dejando la Cámara de Diputados como cámara electa directamente por el pueblo, sería la cámara principal.

–¿Cómo votan los italianos en Mendoza?
–Van a recibir un sobre en casa, con las instrucciones y la tarjeta para votar, y tendrán que traer el sobre al consulado.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas