Mendoza Mendoza
miércoles 24 de agosto de 2016

El comercio local no repunta y se pierden 50 empleos por mes

Ese número se calcula entre despidos "por goteo" y retiros voluntarios. El crítico panorama fue alertado por Guillermo Pereyra, titular del Centro Empleados de Comercio. Lo positivo: no hay cierre de empresas

En un contexto nacional, donde la economía no crece y no hay signos de que la situación mejore en el corto plazo, el comercio en Mendoza no escapa a esa realidad. El diputado provincial titular del Centro Empleados de Comercio (CEC), Guillermo Pereyra, afirmó que entre despidos "por goteo" y retiros ofrecidos por las empresas, se pierden 50 puestos de trabajo por mes.

Ese "goteo" al que hace referencia se explica porque no hay grandes cantidades de despidos, sino pocos casos en diferentes empresas o comercios. Desde hace un tiempo se daba en personas que trabajaban media jornada o en negro, pero ahora también se está viendo en los trabajadores formalmente registrados.

Para poner un ejemplo, el legislador del Frente Renovador graficó el caso de una zapatería que tiene diez empleados, pero que, al no querer perder ganancias, considera que puede seguir trabajando bien con uno o dos trabajadores menos.

En esos casos, el titular del CEC consideró que es poco lo que pueden hacer, ya que la relación laboral es individual. "Nosotros actuamos corroborando que si ha sido despedido sin causa se le abonen al empleado el preaviso, las vacaciones adeudadas, el salario, la indemnización y demás. Más no podemos hacer porque el empleador, mientras cumpla con todo lo que dice la ley, está en su derecho", expresó.

La otra modalidad que se está utilizando con habitualmente es el retiro voluntario, considerado por el CEC como "despido encubierto", dado que por más que al empleado se le pague la indemnización, le den el preaviso, le paguen el sueldo y le conviene económicamente por diversas razones y acepte el retiro, son puestos de trabajo que se pierden.

Esta situación se está replicando en toda la provincia y desde el CEC consideran que tuvo su comienzo en localidades como Rivadavia o Tunuyán, donde las economías regionales no repuntan, o en las comunas del Este, donde la cosecha se vio afectada por las contingencias climáticas.
De esta manera, al no producir, no se toma personal, y al haber menos personas trabajando, disminuye el consumo.

El único aspecto alentador es que no están cerrando comercios en la provincia. "Todos tenemos expectativas de que esto mejore, tenemos que salir de esta situación. Las expectativas son deseos, pero viendo cómo está marchando la economía, no estamos viendo medidas que favorezcan a los trabajadores", consideró Pereyra.
Fuente:

Más Leídas