Mendoza Mendoza
lunes 19 de septiembre de 2016

El celular en la clase, la lucha de los profesores

Buscan regular su uso. Puede ser un dolor de cabeza o una herramienta para mejorar el estudio en el aula. Los testimonios de los protagonistas marcan que no hay regla única sino una fórmula para cada realidad

Los profesores libran todos los días una batalla desigual con sus alumnos para lograr que dejen de lado el smartphone y puedan meter la cabeza en la clase. En Mendoza cada escuela regula cómo y cuándo se puede usar el celular y muy pocas lo han incorporado como herramienta.

La polémica se reabrió a partir de que se viralizara la carta que escribió un profesor universitario uruguayo que decidió renunciar a dar clase rendido porque sus alumnos no le prestaban atención, absorbidos por el smartphone.

Con matices diferentes a la realidad que planteaba ese profesor, los docentes mendocinos también tienen que lidiar a diario con adolescentes que están pegados a sus smartphone, que les interesan poco las clases tradicionales y que si se les permite usar el teléfono para hacer una tarea puntual se tientan y se sumergen en Facebook o WhatsApp durante un pestañeo del profesor.

La normativa general que regula el uso del celular en la escuela está estipulada en la Resolución 445, según recordó Sara Lucero, de la DGE. Esa resolución establece que cada escuela debe redactar sus propias normas de convivencia.

Lucero reconoció que el problema es complejo pero alentó a los docentes a incorporar la tecnología: "No hay que negar la existencia de la tecnología. Los adolescentes de hoy no son los mismos de hace 10 años, por eso los docentes deben salir de las estructuras".

Opiniones

"Acá el problema no es la tenencia, sino la pérdida". Directora de la Escuela 4-023 Molinero Tejeda (Nivel Medio) Paula Corazza
Hay que contextualizar. En esta escuela el problema más grave no es la tenencia del celular, sino la pérdida. Eso es lo más complicado. Porque desaparecen en segundos cuando los chicos se descuidan, lo apagan y en unos minutos ya está en otro curso o del otro lado de la medianera desarmado. Nosotros dejamos claro en las normas de convivencia que la escuela no se hace responsable por la desaparición de los celulares. De todas maneras no es el tema que más nos preocupa en nuestra comunidad escolar, lo más grave es el consumo de drogas y la violencia.

Hay profesores que lo incorporan a las clases, la profesora de Lengua hace que un compañero grabe a otro mientras lee en voz alta para que después el chico pueda evaluar como leyó. En este caso sirve para incentivar.

"Todos los días hay sanciones por usar el celular". Directora de Estudios del Instituto Profesor Arlington Lucero (IPAL) (N. Medio) Federica Narváez
En nuestra institución está prohibido el uso del celular en clase. Sí lo pueden usar en el ingreso y la salida, en los recreos y en las horas libres. Pero aunque los chicos lo saben, todos los días tenemos chicos sancionados. Si bien sabemos que hay que incentivar la incorporación de nuevas tecnologías, los profesores aún no están preparados para explotar su uso. Sí hay materias, como Informática, donde es preferible usarlo porque los chicos tienen equipos más modernos que las computadoras de las escuelas. Pero es muy difícil el uso didáctico, porque no saben reconocer cuál es el límite. Si el profesor pide que lo usen para una tarea puntual, después pierde 20 minutos de la clase pidiéndoles que lo guarden. Y siempre se corre el riesgo de que lo usen mal o de que terminen grabando a un profesor que los está retando.

"Es mejor que la fotocopia, no se lo olvidan". Coordinadora pedagógica del Instituto Profesor Arlington Lucero (IPAL) Andrea Chía
El gran problema de la regulación del celular en el aula es que trabajamos con adolescentes que, naturalmente, buscan siempre transgredir la norma. No saben identificar el uso responsable del celular con el uso personal. Nosotros estamos de acuerdo con la alfabetización digital, sabemos lo importante que es, pero cuesta implementarla. Hay profesores que buscan integrarlo a sus clases, como en la hora de Comunicación, para hacer fotografías o para guardar archivos. Para esto resulta más práctico que pedirles que traigan una fotocopia al día siguiente. La fotocopia seguro que se la olvidan, pero el celular jamás. Por ejemplo, en las clases de Inglés es útil, porque los chicos ya no tienen que llevar el diccionario bilingüe. Lo importante es que cada docente pacte reglas con los alumnos.

"Hacer interesante la clase es el mejor método". Profesora de Psicología Educacional en la Facultad de Educación de Arte y Diseño Claudia Zozoya
En la universidad no sufrimos la problemática del celular interfiriendo en las clases. Ellos saben que yo apago el celular durante las clases y eso también marca pautas y evita disturbios. Busco que las clases sean atractivas y trato de captar la atención, camino por el aula y establezco contacto visual con ellos. Hay que generar comunicación y vínculo para atrapar al alumno, es el mejor método. Nunca hemos tenido que pedirle a un alumno que se vaya de la clase. Les recuerdo que tienen la libertad par irse cuando quieran. Si las normas no se cumplen, también existe un código de convivencia que se puede hacer cumplir, pero antes que prohibir es mejor explicar. También se puede llegar a la instancia de penalizar. Pero cuando se trata de alumnos de universidad es mejor usar como herramienta la reflexión grupal y personal.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas