Mendoza Mendoza
miércoles 24 de agosto de 2016

Diversidad sexual: tras un escándalo que recorrió el país, reprograman charla

Por presión de sectores religiosos se había frizado una disertación del ente nacional de Derechos Humanos

La conformación de una mesa a la que se sienten juntos la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la Comuna y representantes de las iglesias católica y evangelistas pretende ser el punto final al "tole tole" que se armó en este departamento sureño cuando se suspendió una charla sobre diversidad sexual.

La polémica se presentó sobre el fin de semana: la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación tenía pautado con antelación dictar un ciclo de charlas sobre "Derechos humanos, género y diversidad sexual". El viernes sería la tercera jornada, pero nunca llegó a concretarse.

La decisión de suspenderla se tomó luego de que representantes evangélicos y católicos expresaran ante las autoridades comunales la preocupación sobre la temática que se abordaría y las formas.
El desenlace en ese momento fue que desde la Secretaría de DDHH manifestaran todo su enojo y pusieron en lo más alto la palabra "censura" y el tema recorrió el país.

"Para nosotros es algo que está superado ni tuvo sentido la polémica porque nunca se censuró, solo se pospuso y ahora la intención es que en setiembre, estimamos, todas las partes preocupadas por el tema, tanto de la Iglesia católica como evangelista y otros credos, formen una mesa amplia con los responsables de la Secretaría de Derechos Humanos para dialogar e informar a los que estén interesados en el tema", afirmó José Vílchez, secretario de Gobierno del Municipio.

El alto al fuego fue reconocido por la Secretaria de DDHH que el lunes colgó un comunicado en Facebook en el que aclara: "En diálogo telefónico con el secretario Claudio Avruj, el intendente Walther Marcolini manifestó su compromiso para llevar adelante, en el corto plazo, las jornadas suspendidas. Motivo por el cual, Avruj agradeció la preocupación, dio por superado el episodio, y acordó con Marcolini trabajar de manera conjunta en la realización de capacitaciones y otras acciones de promoción de Derechos Humanos".

Desde la vereda de enfrente, el vocero del Obispado confirmó: "Nos propusieron una reunión, sentarnos a dialogar y ofrecer nuestra postura. No tenemos problema, porque si no se puede opinar en contrario ¿dónde está la democracia? Además, si solo se debe escuchar una campana cuando se habla de género, tampoco sería una capacitación, sino propaganda y colonialismo ideológico", dijo el padre José Antonio Álvarez.
Fuente:

Más Leídas