Mendoza - Guaymallén Guaymallén
domingo 10 de abril de 2016

Diseñan un nicho para llevar las cenizas de los difuntos

En la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, de Maipú, se construyó un columbario y un cinerario (fosa común).

La comunidad religiosa de Maipú, y de toda Mendoza, dispone desde este domingo de un espacio destinado a la colocación de las cenizas de las personas fallecidas, ya que en la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, a cargo del padre Miguel López D'ambola (52), concretaron la construcción de un cinerario y un columbario.

El primero es una fosa común donde se ponen las cenizas de los difuntos, mientras el segundo es una especie de pequeños nichos donde se colocan las urnas. El columbario es el primero de la diócesis, mientras cinerarios hay en la Catedral de Loreto, en la Ciudad de Mendoza, y en la Sagrada Familia, de Guaymallén.

El objetivo es, aprovechando que la Iglesia acepta la cremación de los cuerpos como un adelanto a la descomposición natural, tomar la vieja costumbre de tener lo que antes se conocía como camposanto dentro del templo, reivindicando la idea de que los difuntos puedan estar en un espacio que sea destinado a la oración.

"La cremación no es algo nuevo, lo que la Iglesia anima es a que las cenizas, al ser una obra de misericordia igual que el entierro de los muertos, estén siempre en un lugar santo. Lo que no se admite es desparramarlas o tenerlas guardadas en el placard de la casa", explicó el cura.

La obra ya está lista y hoy recibirá la bendición del arzobispo de Mendoza, Carlos María Franzini, que lo dejará inaugurado y disponible para su uso.

Este espacio destinado a las cenizas está ubicado en uno de los jardines de la iglesia, el de San José, que llevará una imagen suya dado que es el patrono de la buena muerte.

"La idea fue hacerlo ameno para que sea un lindo lugar de oración, para que las personas que quieran venir a rezar puedan hacerlo en un ámbito que invite, que te mueva desde adentro confiando en que ahí está lo que era su cuerpo, pero también en la creencia de lo eterno que es lo que tenemos que propagar", dijo.

Las personas que opten por la cremación del cuerpo de un familiar y quieran depositar las cenizas en la iglesia deben acercarse a la parroquia. Allí deberán concretar un pequeño contrato, ya que en el caso del cinerario las cenizas van juntas y, por ende, son irrecuperables. El columbario tiene un plazo de 10 años y luego puede pasar al cinerario.

"La persona tiene que venir junto con otro familiar avalando la colocación de las cenizas en el cinerario. Con el columbario no hay inconvenientes porque si después quieren pedir las cenizas se las devuelven", añadió.

La parroquia está abierta siempre de 7 a 24, porque implementó la adoración continua desde hace más de un año y medio. Desde la mañana hasta la misa vespertina está abierta para que las personas puedan ir a rezar de igual manera que lo harían en un cementerio, sólo que dentro del espacio de la parroquia.

Además, todos los segundos sábados del mes se realizará la misa particular por las personas que descansen allí.

Una capilla de adoración
Además del cinerario y el columbario, en la iglesia se está construyendo una capilla de adoración, destinada particularmente a eso pero también para la misa diaria, evitando así utilizar siempre el templo grande.

La parroquia Nuestra Señora de la Candelaria cuenta actualmente con más de 230 adoradores, cada uno de ellos con un día y un horario establecido para asistir, sumado a todos los que entran y pasan sin estar registrados.

Esta obra, al igual que las anteriormente mencionadas, fueron financiadas con la generosidad de la comunidad, que de a poco fue colaborando con la iglesia.

"Las personas de Maipú son sumamente generosas y les gusta participar sentir que esto es suyo. Los sacerdotes estamos un tiempito, en cuatro años seguramente esté en otro lugar, pero esto queda para la comunidad", recalcó el religioso.

Además, en otro de los jardines, el de María, se están construyendo "los misterios del rosario", que consiste en un gran rosario y una gruta donde colocarán a la Virgen.

"Queremos un gran espacio para la oración", cerró el padre.

Colaboró la comunidad
Para la construcción del cinerario y del columbario, como también para la capilla de adoración, la iglesia Nuestra Señora de la Candelaria contó con el aporte y la generosidad de los fieles, que fueron divulgando la novedad y la necesidad de ayudar económicamente para la concreción de las obras.

Decorado para crear un espacio ameno que invite a la oración
La construcción del cinerario y del columbario se hizo en uno de los espacios verdes de los que dispone la parroquia Nuestra Señora de la Candelaria, en Maipú.

Allí, con un estilo muy moderno, colocaron la fosa común y los nichos donde pueden depositarse las urnas con las cenizas. Sin embargo, el detalle es que para llegar hasta el espacio de oración es necesario cruzar a través de un pequeño puente de madera elevado sobre un espejo de agua, que a su vez se conecta con el césped del jardín.

Según el padre, Miguel López D'Ambola, "fue pensado y diseñado para crear un espacio ameno donde los familiares puedan venir a rezar por los que ya no están".

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas