Mendoza - Mendoza Mendoza
jueves 08 de septiembre de 2016

"Disculpe, ¿me da permiso?", fue el denominador común del primer día sin aeropuerto de Mendoza

Los ómnibus que partieron de Mendoza al aeropuerto Sarmiento de San Juan llevaron a muy pocos pasajeros.

"Disculpe, ¿me da permiso?. Perdone que lo pisé con el equipaje, no lo vi. ¿Me deja pasar? Tengo que tomar este avión". Estas fueron las principales frases que salieron de boca de los pasajeros que este miércoles sobrecargaron el aeropuerto Domingo Faustino Sarmiento, de San Juan, al punto de entorpecerse unos a otros.

Esa estación debutó absorbiendo 8 vuelos que antes salían de El Plumerillo, cerrado desde el miércoles por tres meses. Este cierre y las demoras supone hicieron descender el flujo de viajeros que solían partir de Mendoza a sólo el 40% en el primer día.

Tan baja fue la cantidad de viajeros que para los primeros vuelos San Juan-Buenos Aires salieron de la terminal de ómnibus de Mendoza colectivos de dos pisos con sólo 5 pasajeros.

El récord lo marcó, sin dudas, el primer micro que partió hacia el aeropuerto de San Luis: con capacidad para 50 pasajeros, llevaba sólo uno, forzado a entablar alguna conversación con el chofer, único compañero de viaje.

"En este primer día de cierre de El Plumerillo hemos tenido sólo el 40% de los pasajeros que habitualmente salían del aeropuerto mendocino. En el caso de los vuelos que parten de San Luis, llevaron sólo el 3% del pasaje normal de un vuelo de El Plumerillo, mucho menos de lo que esperábamos", admitió Mónica Miguel, subgerente de la terminal de ómnibus, quien controló uno a uno los transportes terrestres que partieron de la terminal.

Si bien la Secretaría de Servicios Públicos de Mendoza había destrabado un día antes el conflicto que tenía con los remiseros del aeropuerto local, sobrevolaba la amenaza de que estos bloquearan la salida de los micros hacia San Juan o que cortaran rutas.

Esto hizo que durante la madrugada tres móviles y dos motos con efectivos policiales se concentraran en calle Alberdi, de Guaymallén, frente a la playa Este de la terminal, a los que se sumaron los agentes que recorrían la zona caminando. Además colocaron vallas frente a la sala de espera, pero nada se alteró y los colectivos salieron a horario.

Un frío viaje de madrugada
"Nos hemos muerto de frío. Cuando miré el celular, me marcaba 2 grados bajo cero arriba del micro y nunca pusieron la calefacción", se quejó Carlos Saynerich (69), uno de los primeros pasajeros en arribar al aeropuerto de San Juan desde Mendoza.

A su reclamo se sumó el de otros disgustados viajeros a los que les pareció un despropósito que salieran de la terminal tres colectivos a San Juan, dos de ellos llevando sólo 5 y 6 pasajeros.

"El operativo lo dispusieron las aerolíneas y como no podíamos prever la ocupación, se destinaron dos micros por vuelo. Ahora seguramente esto se aceitará con los días y de ser necesario se dispondrán de trafics", señaló Pedro Giromini, gerente de seguridad de la empresa Intercargo, que contrató los colectivos.

Familiares y medios afuera
Minutos antes de las 9 de la mañana en el aeropuerto de San Juan, los pasajeros de un vuelo de Lan que debía partir a esa hora supieron que el avión venía retrasado "por mantenimiento" y que deberían esperar al menos dos horas. A ellos se fueron sumando los viajeros que iban a partir a las 9.44 en un vuelo de Aerolíneas, la presencia de algunos medios y los mendocinos que en pocos minutos hicieron que el aeropuerto se desbordara.

"Sáquenme a los periodistas de acá. La gente se está tropezando con los cables", gritó uno de los encargados de Aeropuertos Argentina 2.000 a un empleado de seguridad. A la orden le sumó que familiares y acompañantes de quienes salían de ese aeropuerto los despidieran afuera para no colmar aún más las instalaciones.

Para albergar a los cientos de viajeros que triplicarían la cantidad de pasajeros que llegan al aeropuerto sanjuanino, se dispuso de una carpa de 500 m2, que sirve para embarque y arribos de vuelos nacionales.

Sin embargo, a primera hora del miércoles aún no se habían activado las máquinas para el autochek in, lo que retrasó la utilización de ese espacio. Finalmente, pasadas las 10, llegaron los primeros pasajeros que inauguraron la carpa.

Viajar en colectivo, una opción segura y temprana
“Yo viajo a mis ensayos todos los miércoles y después de esta experiencia, ya decidí irme a Buenos Aires en colectivo. Hoy mi vuelo saldrá dos horas retrasado y con eso ya perdí un valioso encuentro con el grupo Los Potros Malambo”, contó con evidente disgusto la bailarina mendocina Samira Naia (24).

La joven, que integra el ballet Rakkasah, tenía que cumplir con un ensayo pactado de 12 a 18, al que no logró llegar, ya que por el retraso que sufrió arribó a Buenos Aires, casi a las 13.

Su molestia fue compartida por varios pasajeros, que evaluaban viajar de Mendoza a Buenos Aires en colectivo para llegar cerca de las 8 de la mañana.

ecos.jpg

Fuente:

Más Leídas