Mendoza Mendoza
domingo 03 de julio de 2016

Después de 10 años es refaccionado el dique Cipolletti

Con una inversión de $2 millones, se comenzó con la limpieza de las compuertas. El río fue desviado para poder hacer los trabajos

"Hace frío acá. Se siente más que en otras partes", dice el hombre, y las palabras se convierten en vapor. Ya es mediodía, pero en el dique Cipolletti parece que recién amaneciera. El hombre es quien está de guardia, a cargo del lugar desde donde se controlan las compuertas del dique. No hay agua allí. Todas están abiertas y el río se ha desviado, para permitir que se haga allí un trabajo de mantenimiento integral.

Las compuertas 5, 9 y 12 se han retirado totalmente y ahora están en un taller metalúrgico de Godoy Cruz. Cada una pesa unas 7 toneladas y mide 8 metros de ancho por 4 de alto. Se les está quitando el óxido, reparando las chapas, se les están cambiando los rodamientos, los ejes y luego se les efectuará un arenado para quitarles los últimos residuos y finalmente pintarlas. Una tarea parecida se hará en el mismo dique con las 14 compuertas restantes.

Este tipo de trabajo integral hace más de una década que no se realiza y se destinaron $2 millones para ejecutarlo.

El dique Cipolletti fue inaugurado el 30 de enero de 1890 como Tomas del Canal Zanjón.

Años antes el gobernador Tiburcio Benegas, ya preocupado por el aprovechamiento de las aguas de los ríos provinciales, decidió que el ingeniero Guillermo Villanueva, administrador del Ferrocarril Andino, aprovechara un viaje a Europa para contratar a un especialista en hidráulica.

El contratado fue el ingeniero César Cipolletti, quien ya era una autoridad en la materia. Nacido en la isla Tibetina (Roma) el 30 de noviembre de 1846, se recibió de ingeniero hidráulico en la Universidad de Roma.

El llamado a licitación decía que la obra consistía en "la construcción y colocación de 17 compuertas de hierro y sus mecanismos necesarios para las tomas de aguas sobre el río Mendoza".

El contrato fue "celebrado por el Sr. Cipolletti, en representación del Gobierno de la Provincia, con los señores J. Ray, Charonne y Cia, para la construcción de las mencionadas compuertas", dice textualmente. El gobernador era Oseas Guiñazú.

Una crónica del diario Eco de Mendoza de su edición del 2 de febrero de 1890, es decir tres días después de la inauguración, cuenta que "asistieron al acto de inauguración el señor ministro de Hacienda, doctor Godoy; el superintendente de Aguas; el jefe de la Oficina Hidráulica, ingeniero César Cipolletti; el presidente del Superior Tribunal de Justicia, Dr. Bombal; el ingeniero Emilio Mantegazza, representante de la empresa Juan E. Clark y Cia, constructora de dichas obras, y otras personas distinguidas cuyos nombres no recordamos".
Fuente:

Más Leídas