Mendoza - Luciana Rodríguez Luciana Rodríguez
jueves 01 de diciembre de 2016

Desde AMPROS denuncian falta de profesionales para casos de maltrato

La asociación gremial que representa a los médicos realizó una presentación en la Fiscalía de Estado y en la Bicameral de Salud.

La Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (AMPROS) realizó una grave denuncia ante la Fiscalía de Estado y la Comisión Bicameral de Salud de Mendoza por la falta de profesionales para la atención de problemáticas vinculadas a la niñez, la carencia de infraestructura tanto edilicia, informática y de movilidad, y el desborde en los Órganos Administrativos Locales de toda Mendoza, donde se resuelven casos de abuso, maltrato y vulneración de los derechos de niños, niñas y adolescentes.
"Lejos de funcionar bajo los parámetros de la Ley 26.061 de Niñez y Adolescencia, los profesionales han manifestado las limitaciones extremas en sus condiciones de trabajo, en las que rozan la mala praxis, ya que frente a la cantidad de procesos, es imposible hacer un seguimiento personalizado de cada uno de ellos", manifestaron en un comunicado.

Existe un acta acuerdo firmado en 2015 entre la Subsecretaría de Trabajo y AMPROS, donde se manifiesta que los profesionales abordarán los casos que personalmente puedan verificar, de acuerdo con sus posibilidades laborales y de traslado, "ya que no cuentan con la movilidad correspondiente para atender las mencionadas problemáticas y aseguran estar sobrepasados entre la demanda y la capacidad para brindar respuestas acordes", expresó el médico Daniel Aguerregaray, de la entidad gremial.

A raíz del caso Luciana Rodríguez (3) –emblemático porque dejó al descubierto las falencias existentes en el sistema, ya que murió por el maltrato recibido por su padrastro– "quedó claro que la responsabilidad recae sobre el personal profesional y el hilo se corta por lo más delgado. Los funcionarios políticos nunca han pagado las consecuencias de la desidia a la que son sometidos a diario, víctimas y profesionales", remarcó Aguerregaray.

Entre las dificultades más importantes a revertir, se mencionó la ausencia de equipos de profesionales que atiendan problemas de abuso, maltrato infantil, violencia intrafamiliar y adicciones. "Otro de los inconvenientes graves es que la DINAF no presenta un organigrama, es decir, las responsabilidades quedan diluidas. Las personas a cargo de los OAL son llamados coordinadores, cargo inexistente", enfatizaron.

Desbordados
Según afirman los propios involucrados, hay profesionales que atienden más de 200 casos, cifra que impide resolverlos de manera adecuada. Deberían formar equipos interdisciplinarios para atender la problemática, siendo lo óptimo 3 profesionales por grupo.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas