Mendoza - Francisco Pérez Francisco Pérez
miércoles 23 de marzo de 2016

Denuncias, cortinas de humo y excentricidades

El cascoteado y abandonado (por sus compañeros) Paco se defendió acusando al actual mandatario de Mendoza y diciendo que se trata de una cortina de humo (política) para tapar la continuidad de los fracasos tras el cambio de mando.

Cuenta el (no tan) mito urbano que un ex intendente se tuvo que acostumbrar a variadas tandas de delicatessen y excentricidades diarias, todas pagadas obviamente en efectivo, siempre con "cash".

Rituales estos que no esconde, y a los que vio obligado a profundizar con el correr de su gestión. Este hombre, mientras más aumentaba su confort y platos gourmet, más bajaba en propiedades, vehículos, viajes, tarjetas y plazos fijos, tanto para él como su familia... Ni para sus palos blancos. Varios de los que alimentan el mito de este sujeto también son sus chupamedias y aún gracias a éste lucran con una banca en la desacreditada legislatura o en algún concejo deliberante ensuciando la democracia que tanta sangre costó para recuperar.

Esta tóxica introducción viene a cuento para referenciar a uno de los hechos políticos de la semana en Mendoza: la denuncia al ex gobernador Francisco Pérez, por "supuesto enriquecimiento ilícito", presentación que le realizaron los senadores del actual oficialismo. El cascoteado y abandonado (por sus compañeros) Paco se defendió acusando al actual mandatario de Mendoza y diciendo que se trata de una cortina de humo (política) para tapar la continuidad de los fracasos tras el cambio de mando.

Que bueno sería que prospere la denuncia y que se investigue a fondo, y que si existiere corrupción haya una condena... Y sería extraordinario que la cortina sea una bomba de humo expansiva y abarque a otros ex gobernadores, a ex vicegobernadores, a ministros, asesores y, claro, a intendentes actuales y anteriores. Ya vimos que el año pasado algún ex mandatario provincial devenido en legislador nacional hizo como otros de sus colegas de bancada declaraciones juradas cuyas propiedades fueron asentadas con un valor de algunos miles de pesos, aunque en realidad cuestan varios millones.

Pero claro, lo más seguro es que cuando el humo se aclare y el acusador, el fiscal y el juez se laven la cara, seguirán por lavarse las manos, ya que más de uno de estos lo más seguro es que pueda caer del lado de ese prolífico mundillo en que no puede justificar de donde le llueven los bienes.

Por otro lado, 40 años de resistencia y lucha nos dejan una enseñanza: hoy un grupo de ex jueces federales están sentados en el banquillo de los acusados esperando la condena por su complicidad en delitos de lesa humanidad. Y ojalá que acá no llegue la cortina de humo, y que la Justicia siga a los ex magistrados y fiscales provinciales de los distintos fueros que también estuvieron implicados en los bestiales crímenes, atropellos y robos de los gobernantes dictatoriales.

La nueva mayoría del Senado mendocino, esa que llama al diálogo pero sin "permiso" para hablar, tiene la obligación de continuar la denuncia contra el ex gobernador, de sacar a la luz todas pruebas que tienen. Han puesto en la palestra a la corrupción como sistema, ahora que no se detengan a esconder a sus aliados.
Fuente:

Más Leídas