Mendoza - Mendoza Mendoza
miércoles 01 de junio de 2016

Denunciaron por acoso e irregularidades a una funcionaria de la Corte

Daniela Favier, relatora del máximo tribunal de Mendoza, fue acusada de tráfico de influencias y amenazas en beneficio de un cliente suyo.

Un secretario judicial de la Quinta Cámara del Trabajo denunció penalmente y ante la Suprema Corte de Mendoza a una relatora del máximo organismo de justicia por tráfico de influencias y amenazas, ya que según el denunciante la funcionaria de la Sala II de la SCJM lo presionó y utilizó su cargo para beneficiar a un cliente suyo. La presión consistió en que debía modificar un decreto que perjudicaba a su cliente y si no lo modificaba lo haría ella en la Suprema Corte.

La denunciada, Daniela Favier, funcionaria judicial de la Corte local, habría manipulado el trámite de un expediente laboral en el cual ella fue apoderada del actor.

Mariano Fugazzotto, de la Quinta Cámara del Trabajo, presentó la denuncia el 18 de mayo de 2016 ante la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia.

Lo que dice el escrito
En el escrito, el secretario judicial afirma que "la doctora Favier me llamó por teléfono al interno de la secretaría manifestándome en tono agresivo que debía cambiar un decreto de mero trámite que yo había dispuesto en los autos 19.176, caratulados "Saavedra Arancibia Nabucodonosor contra New Plast SRL y otros por despido".

Indicó además que Favier (quien como relatora de la Suprema Corte tiene el impedimento de intervenir o influir en otro tribunal) le indicó telefónicamente y de modo intimidante cómo debía hacer el nuevo decreto del expediente, adelantándole que si no lo hacía como ella disponía, lo iba a resolver de esa manera la Sala II de la Suprema Corte de Justicia de la provincia, por lo que propuso una determinada modificación para beneficiar a su entonces cliente, pretendiendo de esta manera salvaguardar su responsabilidad profesional.

El secretario del tribunal laboral comunicó de inmediato el hecho a los jueces de la cámara laboral (Antonio Sánchez Rey, Viviana Gil y Esther Baglini), y afirmó en su denuncia, refiriéndose a la relatora, que "tal situación de acoso provocó en mi persona que desde ese momento conviva con cierta presión, ello no sólo por el intimidante llamado sino más bien por lo que aconteció posteriormente".

Remarcó además que la relatora, ante su negativa, presentó un recurso ante el tribunal para modificar la decisión que había tomado el secretario en el decreto y que no favorecía a su cliente.

Sin embargo, el recurso fue rechazado por los jueces de la cámara y "ante eso, la parte recurrente –la relatora Favier– interpuso un nuevo recurso y antes de que se resolviera sobre el mismo, inesperadamente se recibió un oficio de la Suprema Corte solicitando la remisión del expediente".

El secretario envió la demanda en cuestión al máximo tribunal y "al poco tiempo el expediente volvió con una resolución que dejaba sin efecto el decreto de mero trámite".

Fugazzotto expresó en la denuncia contra la funcionaria de la Corte que lo acontecido le provocó "un concepto de inseguridad jurídica y descreimiento de la Justicia, entendiendo tal conducta como una clara limitación a la libertad y ejercicio de mis funciones como secretario de un tribunal con autoridad propia e independiente de la Suprema Corte".

La Corte
Queda ahora en manos no sólo de la Justicia penal sino también de la misma Corte tomar cartas en el asunto e impulsar la investigación, a fin de determinar la posible responsabilidad de la funcionaria involucrada, ya que de probarse su accionar irregular debería ser apartada de su cargo a fin de evitar vulnerar la credibilidad e imparcialidad de la Justicia de Mendoza.
Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas