Mendoza - Francisco Francisco
lunes 18 de septiembre de 2017

De un cura mendocino: "Francisco es un papa ilegítimo"

Lo dijo el cura Ariel Jesús Damin, de Alto Verde, San Martín, que da la misa en latín, de espaldas y las mujeres deben cubrir su cabello.

En Alto Verde, San Martín, hay una casona de adobe de 100 años. Es una parroquia: la de la Virgen Misionera del Santísimo Rosario. Pulcra, impecable, parece una parroquia más, pero no. Allí se dan las misas en latín, se entonan cantos gregorianos, el sacerdote está de espalda a los fieles y mirando al altar, y las mujeres se deben cubrir la cabeza con una mantilla "para ocultar su cabellera, que es su principal belleza y nada debe competir con la belleza del Señor".

Podría creerse que es una parroquia perteneciente a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, la corriente tradicionalista católica fundada por Marcel François Marie Lefebvre en 1972, pero no. "Los lefebvristas reconocen a Francisco. Para nosotros es el jefe de Estado Vaticano, pero es un Papa ilegítimo", dice Ariel Jesús Damin, el párroco de ese lugar.

Años atrás, cuando monseñor José María Arancibia presidía la Iglesia mendocina, les ordenó cerrar este lugar. Envió a su obispo auxiliar, Sergio Buenanueva, a informarles lo resuelto. "Vinieron de muy mala manera, casi violentos", dice Damin. "Ahora –el actual arzobispo de Mendoza– Carlos María Franzini nos ignora completamente".

alto-verde.jpg
Pose. En el oficio religioso el cura no mira a los fieles, sino siempre al altar.
Pose. En el oficio religioso el cura no mira a los fieles, sino siempre al altar.

Dice Damin que nadie los puede expulsar ni excomulgar
A pesar de la extrema rigidez de sus formas, Ariel Damin, originario de la zona Este y formado en San Luis, atendió sin inconvenientes a Diario UNO, permitió fotos y habló libremente.

Dice que no pueden ser expulsados de la Iglesia católica ni excomulgados, porque no reconocen al Papa con autoridad para hacerlo. Así de simple.

No son muchos sacerdotes. Hay dos en Mendoza, otros dos en Rosario, en Córdoba hay tres, en Buenos Aires hay otros dos y en El Bolsón hay cuatro y un seminario, con cierta relación con los jesuitas.

Sostiene: "Estamos ante una feligresía que vive en la ignorancia. Acá vienen en secreto feligreses, catequistas y hasta sacerdotes de la Iglesia tradicional a buscar consejo y reconociendo que no tienen atención espiritual y formación" y agrega: "Hoy la confesión es un trámite de cinco minutos, sin ninguna claridad en la parte moral".

De paso vuelve a criticar a Francisco I, diciendo: "Está dejando la puerta abierta para que los adúlteros, para que puedan comulgar sin cambiar de vida. Eso un Papa legítimo no podría hacerlo".

La charla concluye cuando un niño entra, lo saluda besándole la mano y le avisa que sus padres han venido para que el padre Ariel les bendiga el auto que acaban de comprar. Ariel va, con gusto. La familia también le besa la mano y espera a que el sacerdote rocíe agua bendita sobre el auto –un viejo Dodge 1500– y rece junto con ellos.
Fuente:

Más Leídas