Mendoza - San Martín San Martín
lunes 18 de septiembre de 2017

Da la misa en latín, de espaldas y las mujeres deben cubrir su cabello

Se trata del cura Ariel Jesús Damin, de la parroquia Virgen Misionera del Santísimo Rosario, de Alto Verde, niega todo modernismo.

Perdida en Alto Verde, San Martín, entre viñas, hay una casona de adobe de 100 años. Es una parroquia: la de la Virgen Misionera del Santísimo Rosario. Pulcra, impecable, parece una parroquia más, pero no. Allí se dan las misas en latín, se entonan cantos gregorianos, el sacerdote está de espalda a los fieles y mirando al altar, y las mujeres se deben cubrir la cabeza con una mantilla "para ocultar su cabellera, que es su principal belleza y nada debe competir con la belleza del Señor".

Podría creerse que es una parroquia perteneciente a la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, la corriente tradicionalista católica fundada por Marcel François Marie Lefebvre en 1972, pero no. "Los lefebvristas reconocen a Francisco. Para nosotros es el jefe de Estado Vaticano, pero es un Papa ilegítimo", dice Ariel Jesús Damin, el párroco de ese lugar.

Años atrás, cuando monseñor José María Arancibia presidía la Iglesia mendocina, les ordenó cerrar este lugar. Envió a su obispo auxiliar, Sergio Buenanueva, a informarles lo resuelto. "Vinieron de muy mala manera, casi violentos", dice Damin. "Ahora –el actual arzobispo de Mendoza– Carlos María Franzini nos ignora completamente".

"Somos católicos, apostólicos, romanos, de la congregación de Los Esclavos de María y nos oponemos al modernismo", dice el sacerdote y sostiene que ellos reconocen como autoridad máxima a Daniel Lytle Dolan, un cura de origen irlandés que reside actualmente en Cincinnati y que fue formado por el lefebvrismo, pero luego expulsado.

La parroquia está en la esquina de las calles Espejo y Martínez, cuando las dos ya son de tierra y rurales. Tiene 300 feligreses asiduos, de todos los estratos sociales, que asisten de la zona, pero también de otros lugares de la provincia y que cada vez son más. Algunos son obreros y otros personas conocidas. El ex vicegobernador de Mendoza, Cristian Racconto (durante la gobernación de Jaque), es uno de ellos. El padre Damin, con cierta reserva, confirma el dato. "Sí, viene cada tanto, quizás una vez por mes", dice.

alto-verde-2.jpg
Ariel Damin.
Ariel Damin. "El Papa les abre las puertas a los adúlteros sin que tengan que cambiar de vida"

El sacerdote cuenta que se mantienen gracias a la limosna de los feligreses o a la recaudación de alguna reunión solidaria. Dice que incluso su madre "dona una de sus pensiones". Esto les permite a los sacerdotes dedicarse exclusivamente a dar misa, los sacramentos y vivir en estudio y oración. Un estado semicontemplativo.

Damin califica las misas actuales en iglesias católicas como "un show" y sostiene que lo único que se busca es "aumentar el número de feligreses, que haya mucha gente y la popularidad, pero con poca conversión y poco conocimiento".

Agrega: "Es lo que condenó el Papa Pío X (jefe de la Iglesia católica entre 1903 y 1914) para aquel que quiera cambiar los dogmas de la fe, que es la suma de todas las herejías".

A esta congregación se los confunde con los lefebvristas porque, como aquellos, no reconocen el Concilio Vaticano II, que se inició con Juan XXIII y concluyó con Pablo VI.

Los Esclavos de María
Ariel Jesús Damin no lo dice, pero algunos fieles cuentan que los sacerdotes de la congregación de Los Esclavos de María son auxilio oculto de la Iglesia tradicional para cumplir algunas funciones, como la de realizar algún exorcismo.

También son tenidos como referencia por las escuelas de grafología, que analizan la psicología de las personas a través de los rasgos y las formas de su escritura.
Fuente:

Más Leídas