Mendoza Mendoza
domingo 07 de agosto de 2016

Cuatro horas y cuatro lugares para conocer la vida del general San Martín en Mendoza

Los primeros sábados de cada mes se pueden recorrer de forma gratuita algunos de los puntos claves de la gesta del Libertador en Las Heras y en Ciudad

Apenas han pasado unos minutos de las 10. En pleno centro de la Ciudad de la Mendoza, el sol anticipa lo que será, después, una jornada calurosa, pero ideal para pasar sin problemas cuatro horas en un recorrido por puntos claves de la historia del general José de San Martín en Mendoza.
Desde julio, todos los primeros sábados de cada mes hasta enero del año que viene, es posible hacer una gran retrospectiva y volver en el tiempo, más precisamente unos 200 años, para soñar, imaginar y sentir aunque sea un poco, a través de lugares y suelos que pisaron San Martín y su ejército, el espíritu del Libertador.

El recorrido comienza en la esquina de Garibaldi y San Martín. Unas 30 personas abordan un micro amarillo, con asientos azules y acolchados, que los llevará a los cuatro puntos que se visitarán. Dos de Capital y dos de Las Heras.

La primera parte del trayecto es explicada por Ana Camargo, la guía turística de Ciudad. Ana toma un micrófono, que falla algunas veces, y cuenta, siempre con mucha simpatía, que lo primero que verán los turistas será el lugar en donde vivió San Martín, su casa. Arriba del micro sólo hay una familia de Quilmes (provincia de Buenos Aires) y el resto son todos mendocinos que quieren conocer más de la que es, en definitiva, su propia historia.

La casa está situada en la calle Corrientes al 343. Ahí en medio del centro lo que se ve es una construcción de dos plantas de ladrillo visto arriba, y abajo con un portón de metal y unas ventanas vidriadas. En este punto es en donde tiene que entrar en juego la imaginación.

"Ustedes van a ver una construcción moderna, pero por documentos que hay en el Archivo Histórico de la provincia, se pudo saber que este es el lugar en donde vivió San Martín desde el 7 de setiembre de 1814 hasta enero de 1817", explica Ana. Cuenta que la propiedad le pertenecía a Trinidad Álvarez, quien ayudó incluso en el nacimiento de Merceditas, la hija del general.

En ese lugar se realizan, desde el año pasado, excavaciones arqueológicas.

Horacio Chiavazza, responsable de la excavación, dijo en su momento que habían hallado pisos de baldosas propias del siglo XIX, elementos muy fragmentarios de lozas, metales (clavos) y huesos de animales consumidos en aquellos años. En este primer parate hubo un pequeño percance. La idea era mirar desde adentro el pozo de cuatro metros de profundidad pero, por algún error de logística, nadie abrió y hubo que ver, lo que se podía, desde la ventana.

La segunda parada, que por supuesto no podía faltar, es en el Área Fundacional. En esta plaza, San Martín tomó posesión de su cargo como gobernador de Cuyo en 1814 y, además, proclamó públicamente, en 1817, el patronazgo de la Virgen del Carmen de Cuyo para el Ejército de los Andes.

Segunda etapa
La segunda mitad del recorrido es en Las Heras. Allí cambia la guía y la encargada de llevar la tropa hacia una visión de San Martín en su faceta militar es Noelia Molinier. Ya es mitad de la mañana y todos dejan sus abrigos en el colectivo y comienzan a circular algunos mates.

En este departamento, el tour para primero en la Capilla Histórica El Plumerillo, un sitio en donde según explican los historiadores y relatan los guías, el general iba a rezar. Muestran así, un lado espiritual del Libertador.

Allí, la encargada de guiar a los mendocinos que ofician de turistas en su propia provincia es Alicia Rivera, quien espera a todos y los invita a hacer "un viaje al pasado".

El último punto es uno de los que más le gustan a los visitantes. Se trata del Campo Histórico el Plumerillo, en donde el general entrenó, capacitó y formó al Ejército de los Andes, de 4.700 hombres, aunque en total llevó a 8.700 personas, ya que no todos iban a pelear sino a cumplir otras funciones.
"Estoy muy emocionada. Vine a este lugar hace 22 años y lo he vuelto a ver otra vez recién ahora. La verdad es que está todo muy bien organizado", comenta Fabiana Schmidt (50), que es mendocina pero que tiene un acento raro. "Vive en Alemania desde hace muchos años", aclara su mamá, Haydeé Rossi (75), con quien realiza el paseo. Ambas se toman una foto junto a un friso de San Martín.

Fuente:

Dejanos tu comentario

Más Leídas